ANA ROMERO · Peluquería & Belleza

Castilla-La Mancha se forma en donación de órganos

Los donantes, las familias y los profesionales sanitarios fueron los artífices de que el año pasado 175 personas recibieran un trasplante en Castilla-La Mancha, de ahí que cerca de 480 profesionales sanitarios de esta región se hayan formado en los últimos doce años sobre el proceso de donación y trasplante de órganos.

En esa nueva edición del curso han participado 43 alumnos, de los que 36 son médicos y enfermeras de Albacete, Alcázar de San Juan, Ciudad Real, Cuenca, Hellín, Puertollano, Talavera, Guadalajara y Toledo, y 7 de centros sanitarios de Madrid, Galicia, Cantabria, Canarias y Cataluña.

Los verdaderos protagonistas son los donantes y sus familias

Durante la clausura del curso, el director general de Asistencia Sanitaria del Sescam, José Antonio Ballesteros, ha explicado que es muy importante que los profesionales conozcan los beneficios de los trasplantes y sus resultados; las etapas del proceso para el diagnóstico de la muerte encefálica y las patologías que pueden derivar en ella; la correcta valoración y mantenimiento del donante; el procedimiento del trasplante; la donación en asistolia; y también adquirir las técnicas para la comunicación de malas noticias y la solicitud de la donación.

Así, ha recordado los buenos datos cosechados el año pasado, con 82 donaciones de órganos, la cifra más alta lograda en la región desde que se contabilizan estos datos y que supone un 10,88 por ciento con respecto al año anterior. Con estas cifras se ha conseguido superar la barrera de los 40 donantes por millones de población, con un incremento superior a cuatro puntos con respecto a los datos del año anterior. Estas cifras nos posicionan muy por encima de la media europea, que está en 20,8 donantes por millón de habitantes.

Otro objetivo alcanzado durante el año pasado fue la disminución de las negativas familiares, situándose en mínimos históricos y, por primera vez, por debajo de la media española: un 14,4 por ciento en Castilla-La Mancha frente al 15,6 por ciento del conjunto del país. Al cierre del año pasado, las negativas familiares estaban casi 40 puntos por debajo que hace dieciséis años y cuatro puntos menos de la que se registró en 2015 (18,1por ciento).

No debemos bajar la guardia

“Aunque son unos datos que nos hace ser optimistas, no nos deben hacer bajar la guardia y por eso vamos a seguir dando un mayor impulso a la información, a la formación y a la concienciación de los ciudadanos sobre una decisión, la de donar órganos, que puede brindar una nueva oportunidad de vivir o de mejorar la vida a otras personas que necesitan un nuevo órgano”, ha afirmado Ballesteros.

Finalmente, ha agradecido la labor de todos los profesionales implicados en el proceso de donación y trasplante y recordó que desde que se pusieron en marcha los programas de trasplante renal en Albacete y Toledo se han realizado ya más de 750 injertos renales.

El curso “El proceso de donación de órganos y tejidos” va dirigido a profesionales sanitarios, médicos y enfermeras, que se puedan ver implicados en el proceso de donación y trasplantes, fundamentalmente de Unidades de Cuidados Intensivos, Urgencias y Neurología. Es impartido por los coordinadores de trasplantes de Castilla-La Mancha, profesionales de la Organización Nacional de Trasplantes, además de un magistrado y una forense de Toledo

Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo