ANA ROMERO · Peluquería & Belleza

Clubes de lectura, herramienta terapéutica

El Autor

Juan Manuel de la Cruz

Director de la Biblioteca Pública del Estado en Albacete

La lectura, en sí misma, es una actividad antisocial. Puede resultar curioso y paradójico que un bibliotecario comience así, con una frase tan fuerte y supuestamente negativa, un artículo en el que resulta evidente que el autor va a promocionar y patrocinar la lectura como un valor muy positivo. ¡Cómo no va a ser así si soy bibliotecario!

Pero seamos sinceros: la lectura es antisocial. Mientras leemos difícilmente podemos hacer otra cosa: no podemos mantener una conversación, ni ver la televisión, ni hacer ninguna otra actividad. Es cierto que te relaciona con otros mundos y otras ideas, pero requiere una concentración y una atención que te impide comunicarte con otros seres humanos, de los de carne y hueso me refiero. Se trata de un encuentro íntimo y privado entre lector y escritor, un encuentro a veces cálido a veces agresivo, generándose una especial intimidad y complicidad entre ambos.

Sin embargo, lectores y bibliotecarios conseguimos la cuadratura del círculo al fusionar el imprescindible recogimiento que exige la lectura, con la sociabilidad y la relación con el mundo exterior. La lectura nos abre los ojos, nos descubre nuevos mundos y posibilidades, nos despierta los sentidos… y un club de lectura amplia ese mundo a las relaciones personales convirtiéndose en una poderosa arma de “amistad masiva” y socialización.

¿Qué hacemos en un club de lectura…?

Compartir lo leído, intercambiar ideas, hablar en definitiva de nuestras vidas a través de otras vidas. Cuando leemos un libro, sumamos nuestras propias vivencias, lecturas anteriores, situaciones personales, convirtiendo el ejemplar que tenemos en nuestras manos en único. El escritor es dueño de la obra mientras escribe, pero una vez publicada pasa a ser de todos y cada uno de los lectores, que la interpretamos y hasta modificamos de acuerdo con nuestra vida y nuestras experiencias personales. Si encima nos reunimos con una periodicidad determinada y todos leyendo el mismo libro ¿qué conseguimos? ¡Magia! Un acto de sociabilidad plena, de integración, de conversación: intercambiamos ideas, debatimos sobre lo que propone el autor, exponemos nuestro punto de vista y escuchamos el de los demás; nos sorprendemos y/o admiramos de lo que oímos… Hacemos camino mientras caminamos (versión libre de Antonio Machado).

Con todo ello es fácilmente comprensible establecer una relación con la Sanidad y la Salud. Las ventajas terapéuticas son evidentes y así lo entiende el Servicio de Salud Mental de Albacete que en el mes de junio de 2017, en estrecha colaboración con la Biblioteca Pública del Estado en Albacete, ha puesto en marcha un club de lectura en la propia Biblioteca dentro del Programa de Tratamiento Asertivo Comunitario que viene funcionando desde 2002. Estamos ante un tratamiento intensivo, integral y comunitario para personas con enfermedad mental donde se priorizan las intervenciones en el propio domicilio de los pacientes y su entorno habitual según explica la psicóloga y trabajadora social que están al frente del programa. El club de lectura nace, así,  como una actividad de integración comunitaria y social.

Cristina Forner, psicóloga clínica y Encarna Añó trabajadora social, responsables del programa, señalan algunos de los beneficios que se han observado: la utilización de un recurso normalizado, recuperación del hábito lector, reflexionar sobre su enfermedad a través de la lectura y el debate, mejorar la forma de relacionarse y comunicarse expresando opiniones y aceptando argumentos contrarios, aumentar la responsabilidad con el cuidado y devolución de los libros, mejorar la constancia, la pertenencia al grupo, la autoestima… Y todo en un entorno divertido y agradable que proporciona la Biblioteca. Hasta el nombre del club es significativo: “Malamente”. Nombre elegido por los propios miembros después de un intenso y divertido debate.

El club surgió como “idea veraniega”, pero al ver la fantástica respuesta de los implicados, se mantendrá a lo largo del año contando con la profesionalidad de las personas responsables del club y, desde luego, con el apoyo total y absoluto de la Biblioteca facilitando recursos y lotes de libros con títulos adecuados y cuidadas ediciones.

Una colaboración Biblioteca / Salud que es uno de los motores de la Biblioteca Pública del Estado en Albacete que tiene en la función social, en el acceso de todos los ciudadanos a la lectura y la cultura (y cuando decimos “todos”, son “todos”, sin ningún tipo de discriminación: ni social, ideológica, capacidad intelectual, religiosa, dificultad de acceso, etc.) su mayor y principal compromiso de servicio público. Esta colaboración, esta complicidad entre Biblioteca y distintos agentes sociales, lo llevamos en nuestro ADN.

¿La lectura es de verdad una actividad antisocial? Queda claro que NO.

Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo