ANA ROMERO · Peluquería & Belleza

Condena de 80.000 euros por una mala intubación

El Juzgado Contencioso Administrativo número 3 de Toledo ha condenado al Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) a pagar 80.000 euros a la familia de un paciente de 25 años que murió por una mala intubación en 2009, según reza una sentencia remitida por el Defensor del Paciente.

Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam)

El joven acudió al Servicio de Urgencias del Hospital Virgen de la Salud de Toledo por malestar general y, ante la sospecha de complicación neurológica, se indicó un TAC craneal bajo sedación.

El Defensor del Paciente denuncia que “la incorrecta intubación del paciente para la sedación ocasionó una encefalopatía anóxica aguda que conllevó el cese completo e irreversible de la actividad cerebral hasta el fallecimiento”.

Esta organización “lamenta que la sentencia aplique la teoría de la pérdida de oportunidad para reducir la indemnización por el hecho de que el paciente acudiera por una patología grave, más cuando la autopsia no describe ninguna enfermedad grave y, en todo caso, el paciente falleció por una mala intubación y no por la influencia de una supuesta enfermedad no diagnosticada”.

No obstante, según el juez, es “fácilmente rechazable” el argumento de la familia sobre la “defectuosa información” facilitada al paciente, ya que “al menos hubo información oral y se facilitó clara y repetidamente” a sus padres.

En un primer momento, los recurrentes solicitaron un importe de 191.138 euros, que posteriormente rebajaron a 125.00 euros.

Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo