ANA ROMERO · Peluquería & Belleza

Cupidos, sobre ruedas y sin alas

El Autor

José Vaquerizo

Presidente de Metasport Castilla-La Mancha y ex atleta paralímpico

Para que las agencias matrimoniales sepan que sí hay personas con parálisis cerebral en el mundo.

Muchas personas piensan que los que se “juntan” con alguien que depende de una silla de ruedas para desplazarse tienen que ser por decreto buenas personas, casi un ángel caído del cielo o un santo sin poderes milagrosos. Si eres alcohólico o consumes alguna sustancia prohibida o eres un delincuente y quieres mejorar tu imagen siempre te queda la opción de hacerte amigo de una persona “sobre ruedas”.

Las consecuencias de ir acompañado de estas personas con “capacidades diferentes” son muchas, entre ellas es que te ven más guapo, atractivo o sexy aunque no lo seas, con lo que te puede cambiar la vida por el simple hecho de ir con estos “espásticos rodantes”. Así que, si eres una persona que por cualquier motivo te cuesta ligar o tener alguna historia erótica festiva sexual, únete a estos “cupidos sin alas”.

Por mi experiencia, doy fe, sin estudios ni investigaciones, que a los amigos de una persona en silla de ruedas les va mejor en su vida erótico festiva porque las sociedades con mentalidades retrogradas se crean una imagen de los que se “juntan” con personas en silla de ruedas.

Mientras tanto yo, como muchos “cupidos sobre ruedas”, reúno todas las cualidades. Somos simpáticos, agradables, buenas personas, súper héroes y todos los piropos del mundo, pero nuestro papel es siempre el de “Celestina”.

Personalmente, me siento muy feliz por contribuir a favor del amor en el mundo, quizás por mi espíritu hippy, pero creo que ya va siendo hora de que surja alguna hazaña de estas que tienen mis amigos en mi vida, aunque soy de los que piensa que surgen cuando menos te lo esperas, sin buscarlo. Además, yo no soy de ese estilo de personas, sobre todo hombres, que parece que están mendigando un “amor” llegando a extremos de “baboseo” y cansino insospechados.

Por la paz y el amor en el mundo, pon una persona con discapacidad en tu vida, empezarás a experimentar un cambio. “El aprender no ocupa lugar, ni el saber tampoco”.

Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo