ANA ROMERO · Peluquería & Belleza

Diabetes: el único camino se llama investigación

Diabetes Cero es un movimiento nacional, una fundación, que lucha por la investigación. Nació hace tres años, cuando un grupo de padres no se resignaba a que sus hijos viviesen el resto de su vida con esta patología sin luchar por encontrar una cura. Su forma de combatir la diabetes se fue extendiendo por las redes sociales y hoy cuenta con más de una decena de delegaciones repartidas por toda España. Ya cuenta con una referencia en Albacete que servirá de apoyo a este movimiento en Castilla-La Mancha, la médico María Serna.

Diabetes Cero tiene una única finalidad, trabajar para que el avance en investigación no se frene. Visita a los científicos en sus propios laboratorios y ve de qué carecen, si es de personal o de tecnología avanzada, con el fin de poner solución a sus problemas.

La fundación publica en su web las investigaciones en un lenguaje coloquial para que todas las personas afectadas por la diabetes puedan entenderlas. Recauda fondos mediante eventos deportivos -como el que reunió en Albacete a más de 1.300 corredores-, culturales, conciertos o mercadillos.

Esta fundación es consciente de que en la actualidad la investigación dirigida por un solo científico no es suficiente, deben estar en contacto diferentes disciplinas, pues cada una aporta una perspectiva y conocimiento único, de ahí que apueste por financiar varias líneas a la vez. Compartiendo sus datos de forma colaborativa, estos científicos pueden hacer frente a los obstáculos más importantes que afronta la investigación de la diabetes. Los laboratorios que ha visitado Diabetes Cero tienen un investigador principal, pero el proyecto lo lleva a cabo un grupo de científicos donde trabajan informáticos, matemáticos, físicos, bioquímicos, ingenieros, biólogos o inmunólogos.

Así, la fundación ha podido comprobar que hay investigaciones muy avanzadas tanto a nivel nacional como internacional. Pero antes de dar su apoyo a un equipo, Diabetes Cero consulta con sus expertos, como son Ramón Gomis, director científico de IDIBAPS (Barcelona) y presidente de la FSED (Fundación Sociedad Española de Diabetes); Luis Castaño, director Científico del Hospital Biocruces (Bilbao) o Manuel Aguilar, jefe de Endocrinología del Hospital Puerta del Mar (Cádiz).

La actividad de Diabetes Cero se desarrolla de forma ajena a los intereses políticos y farmacéuticos. Tampoco entra la política, ya que se trata de padres con ideologías diferentes y de distintas regiones.

Diabetes Cero sólo busca apoyar la investigación sobre la cura biomédica

En España hay casi 6 millones de personas con diabetes de los cuales 30.000 son diabetes tipo 1. La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune. Surge en la infancia y a día de hoy aún se desconoce su causa.

El sistema inmunológico detecta a las células betas pancreáticas como “intrusas” y las destruye, con lo que estos niños tienen que inyectarse insulina de por vida. Es una enfermedad engañosa pues aparentemente el niño no manifiesta signo alguno, pero 10 años después de que desaparezca la reserva pancreática pueden aparecen complicaciones. Esta enfermedad afecta al sistema nervioso y al circulatorio por lo que las consecuencias que acarrea engloban todo el organismo: ceguera, amputaciones, retinopatía, neuropatía o enfermedades cardiacas.

Los niños con diabetes se pinchan doce veces al día

Estos niños se pinchan, entre controles de glucemia y administración de insulina, unas 12 veces al día, todos los días de su vida. Deben llevar una dieta equilibrada y hacer mucho deporte. Además, uno de los controles de glucemia se debe realizar de madrugada. Se trata de una vida de sacrificio que los padres de la fundación Diabetes Cero están dispuestos a cambiar.

Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo