ANA ROMERO · Peluquería & Belleza

El devenir del hospital que costó una peseta

Imagen del traslado, hace 35 años, de la vieja residencia del Perpetuo Socorro al Hospital General. Fotografía: chospab.es

Lo cedió la Diputación al Insalud, durante 99 años y por el precio simbólico de una peseta, porque no lo podía mantener. Esta anécdota forma parte de la historia del Hospital General Universitario de Albacete, un centro sanitario, referente en Castilla-La Mancha, al que cada paso le ha costado la pelea constante entre etapas políticas, administraciones y burocracia. Así, si bien su proyecto se encargó en 1970, no abriría hasta 1985.

En 1975, el hospital estaba terminado, pero quedaría una década en barbecho por la enorme complejidad y coste tanto del traslado como de la puesta en marcha. Tanto se habló de aquel moderno hospital y a tantas trabas se enfrentó que el jefe de la UCI, el doctor Jaime Fedriani, se apostó la barba a que aquello no arrancaría nunca. Y se la tuvo que afeitar.

Fotografías publicadas en www.chospab.es, propiedad de José Parreño.

El 18 de abril de 1985 empezó a funcionar el Hospital General de Albacete tras realizar el traslado de cerca de un centenar de pacientes de la antigua Residencia. Aquello fue un reto con el que se volcó incluso la Base Aérea de Los Llanos y, a pesar de la dificultad, se logró sin contratiempos. Los doctores Ferrandis y Zorita, junto con Llanos Garijo al frente de la enfermería, fueron los artífices junto con el doctor Antonio Marrón y la buena voluntad de cientos de trabajadores.

Hernando Martínez - The Growthcoach - Business and sales coaching

Un año más tarde, el ministro de Sanidad, Ernest Lluch, inauguraba oficialmente el actual Hospital General de Albacete con una plantilla cercana a los 1.400 profesionales. A partir de entonces, todo fue crecer y avanzar, desde contar con el único servicio de Neurocirugía de Castilla-La Mancha hasta un servicio de Vascular puntero, la Neonatología o la llegada de la Radioterapia. Al tiempo que el centro sanitario crecía se reducían los viajes de los pacientes a otras provincias -algunos morían en el camino- en busca de especialidades.

Marcaron un antes y un después la Facultad de Medicina, que inició su andadura en 1998, y las transferencias sanitarias, que llegaron en 2002. También afectaría al crecimiento del Hospital General Universitario la construcción de sus homólogos en Hellín, en 1990, y en Almansa y Villarrobledo en 2007.

Y si la reforma del Hospital General va a cámara lenta, su construcción tampoco llegó de la noche a la mañana. Hay que remontarse a la Dictadura. En 1970, la Diputación Provincial encarga un nuevo proyecto de modernización del Hospital Provincial de San Julián al arquitecto Antonio Escario. El 1 de mayo de 1971, con la asistencia del presidente de la Institución Provincial, Antonio Gómez Picazo, se coloca la primera piedra para el nuevo edificio que, levantado sobre el viejo, queda terminado en 1975. Costó 361 millones de pesetas.

Después de añadir edificios como el de Radioterapia, de reformar las Urgencias y la sexta planta o de construir la polémica pasarela, 25 años después de su apertura, el hospital se había quedado pequeño. El 26 de mayo de 2010 el Gobierno de Castilla-La Mancha, a través del Sescam, licita las obras de construcción de la primera fase del nuevo Complejo Hospitalario Universitario de Albacete, e incluso lo publica en el Diario Oficial de la región. El plazo de ejecución de las obras era de 60 meses.

El proyecto contemplaba la ampliación del centro sanitario en más de 36.000 metros cuadrados y la reforma de casi 25.000 metros cuadrados. Se construirán dos nuevos edificios, uno que acogerá todos los servicios de Salud Mental y otro el área Materno-Infantil.

En la actualidad, sin embargo, las obras no han entrado al edificio. Se han quedado en el aparcamiento y la pasarela. La reforma lleva el mismo camino que la construcción en su día.

No hay que olvidar que ese solar donde hoy se levanta el Hospital General vio nacer en junio de 1922 al Hospital de San Julián. El arquitecto del proyecto, Ramón Casas Massó, que acababa de fallecer, dejó en su testamento 25.000 pesetas para terminar la capilla y las galerías cubiertas. Este nuevo hospital se mantendría en funcionamiento hasta 1975, es decir durante 53 años.

Más información y fuentes

Del Hospital de San Julián al General

El emblema del Hospital General y Universitario

Hospitales a la italiana

Reforma del Hospital, una década de promesas

El Hospital General recupera la memoria

Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo