ANA ROMERO · Peluquería & Belleza

El trabajador que carga peso se expone al 30% de los accidentes

Albañiles, repartidores u operarios de almacén podrían evitar lesiones cambiando de hábitos a la hora de trabajar. Y es que el 30% de los accidentes que se producen en el mundo laboral son el resultado de cargar peso, una situación que provoca que el número de jornadas de trabajo perdidas por incapacidad transitoria sea del 33% del total. Tampoco están exentos de riesgos quienes trabajan delante de un ordenador. En ambos casos, se pueden seguir sencillas pautas para evitar riesgos.

El 28 de abril se celebra el Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo (SST), una campaña internacional destinada a promover la salud y la seguridad en el trabajo. El Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Castilla-La Mancha (Coficam) ha querido unirse a esta celebración recordando que durante este año 2017 la campaña de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) se centra en la necesidad fundamental de los países de mejorar su capacidad para recopilar y utilizar datos fiables sobre seguridad y salud en el trabajo. Dicha recopilación y utilización de datos es indispensable para detectar nuevos peligros y riesgos en el ámbito laboral, identificando sectores peligrosos y desarrollando medidas de prevención eficaces. En definitiva, estos datos son los fundamentos para establecer prioridades y medir el progreso.

Los fisioterapeutas castellano-manchegos se suman a la campaña recordando los riesgos más frecuentes en aquellos puestos de trabajo donde los requerimientos físicos y posturales son mayores, y haciendo algunas recomendaciones para prevenir y reducir en lo posible los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales de dichos trabajadores. No hay que olvidar que en el ámbito de la salud laboral es necesario adaptar el trabajo a la persona considerando sus capacidades y evitando los riesgos que puedan comprometer su salud.

Trabajadores que realizan actividades con requerimientos físicos elevados

Estos trabajadores (construcción, industria, repartidores, operarios de almacén, etc.…) desarrollan actividades que conllevan manejo de cargas elevadas y movimientos repetitivos durante su jornada laboral, lo que les hace mantener posturas determinadas durante largos periodos de tiempo. Ante el elevado riesgo de sufrir lesiones del sistema musculoesquelético, sobretodo en zonas de columna, hombros, codos y rodillas, como lumbalgias, cervicalgias, tendinopatías, epicondilitis o dolores articulares, los fisioterapeutas recomiendan seguir una serie de pautas para prevenir el riesgo de lesión en este tipo de trabajos.

Consejos prácticos y medidas preventivas para los sobre esfuerzos

  • Acercamiento del peso. Cuando se sujetan, levantan o transportan cargas, éstas se deben mantener lo más cerca posible del cuerpo. De esta forma, la fuerza a la que se somete la columna es menor.
  • Búsqueda del equilibrio. El equilibrio, depende fundamentalmente de la postura de los pies; éstos deberán estar separados (50 cm. aprox.) para aumentar la base, consiguiendo un mejor equilibrio si uno de ellos se desplaza respecto al otro.
  • Orientación de los pies. Es necesario orientar los pies en el sentido del desplazamiento, encadenando así los dos movimientos de levantar y desplazar. Cuando sea necesario efectuar giros, se evitará la torsión del tronco con carga, se deberá girar todo el cuerpo mediante pequeños movimientos de los pies.
  • Posición de los brazos. Los brazos deben mantenerse pegados al cuerpo, para que sea éste el que soporte el peso. Los brazos se mantendrán estirados, manteniendo la carga pero no soportándola; y teniendo precaución de no levantar una carga pesada, por encima de la cintura, en un solo movimiento.
  • Espalda recta. Levantar pesos con la espalda recta, ayuda a reducir los esfuerzos sobre la columna vertebral.
  • Utilización de la fuerza de las piernas. Los músculos de las piernas son los más fuertes del cuerpo, por ello, en toda operación de manutención manual se usarán estos músculos, mediante la flexión y extensión de las piernas.
  • Posición de las manos. El objeto debe ser agarrado utilizando las palmas de la mano y los dedos, y no únicamente las puntas de los dedos. Cuando mayor sea la superficie que se abarque, se tendrá más seguridad y se producirá menos fatiga.

Actividades de mayor carga física a nivel postural en posición sentada

Este grupo de trabajadores (administrativos, personal de oficina, dirección de empresas…) realizan tareas de gestión documental e informática, pasando largos periodos de tiempo sentados. En casi todos los trabajos administrativos se utilizan equipos informáticos que, aunque nos ayudan en nuestras tareas, también puede provocar determinados problemas de salud como molestias en la zona de cuello y espalda, fatiga y alteraciones visuales.

Consejos prácticos en caso de utilizar pantallas de visualización de datos

Coficam advierte que en los puestos de trabajo con pantallas de visualización las causas de disconfort están ligadas generalmente con la posición sedentaria mantenida y la situación de los diferentes elementos que determinan el puesto (pantallas, portadocumentos, teclado).

Puesto de trabajo

  • Pantalla. Ha de colocarse frente a la persona, a una distancia entre 40 y 90 cm., de modo que queda espacio suficiente en los laterales para los documentos, etc.
  • Teclado. Debe estar a una altura que las manos se encuentren elevadas por encima del codo. Durante la operación del tecleo, es importante que los antebrazos, muñecas y manos estén en posición neutra.
  • Ratón. Se debe trabajar con el antebrazo, muñeca y mano en posición neutra, no ejerciendo fuerza sobre el mismo.
  • Mesa. Deberá ser una superficie amplia para admitir la distribución de la pantalla y los diferentes elementos del puesto de trabajo. Debe permitir colocar la pantalla a una distancia adecuada (40 cm. como mínimo) y el teclado de manera que se puedan apoyar las muñecas en la mesa al teclear.
  • Silla. Un buen asiento proporciona un soporte estable al cuerpo, consiguiendo una postura confortable y permitiendo descargar la musculatura de la espalda y discos intervertebrales. Cada persona deberá regular en base a sus características antropométricas, los diferentes elementos de la silla, como son:
  • Altura del asiento. Debe permitir trabajar con un ángulo recto en la articulación del codo.
  • Inclinación y altura del respaldo. Que consiga mantener la espalda bien apoyada, permitiendo el descanso de la zona lumbar.
  • Apoyabrazos. Servirá de apoyo en las tareas, relajando la tensión muscular de la espalda.
  • Reposapiés. Este elemento es necesario en caso de que debido a la estatura del trabajador no pudiera realizar su labor con los pies apoyados en el suelo.

Postura de trabajo

  • Espalda. Debe quedar apoyada en el respaldo de la silla y en posición vertical.
  • Brazo. En postura relajada, los codos cerca del cuerpo y antebrazos horizontales, formando un ángulo recto desde el codo.
  • Manos. Relajadas y las muñecas no debe estar dobladas hacia los lados.
  • Piernas. Muslos aproximadamente horizontales, la parte inferior de las piernas debe encontrarse en ángulo recto respecto a los muslos. El borde de la silla no debe oprimir la parte interna de las rodillas. Los pies apoyados horizontalmente sobre el suelo. Si es necesario, utilizar reposapié
  • Cabeza. Debe permanecer en posición vertical. La línea de la visión paralela al plano horizontal. Se evitará trabajar con la cabeza o el tronco girados.

Pausas en el trabajo

  • Para prevenir el cansancio postural, visual y mental es necesario introducir periodos de descanso entre las tareas.
  • Si es posible, elaborar un plan de trabajo diario combinando la posición de pie y sentado.
  • Aprovechar las pausas para realizar estiramientos de los músculos de las manos, brazos, hombros y espalda.

El Autor

Rafael Sánchez

Fisioterapeuta, colegiado número 7 de Coficam

Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo