ANA ROMERO · Peluquería & Belleza

La magia del silencio

El Autor

Gabriel Quintanilla

Psicólogo

Alguna vez nos hemos  parado a pesar ¿qué es el silencio?,  estoy seguro que muy pocas personas se hacen esta pregunta. Estamos acostumbrados a transitar por entornos cada vez más ruidosos, más bulliciosos, es más, parece que nos da miedo el silencio. ¿Qué es lo primero que hacemos normalmente cuando llegamos a casa?, pues encendemos el televisor o  la radio, llamamos a alguien por teléfono. No aguantamos el silencio.

Los entornos en los que nos movemos son tan ruidosos que nos hemos adaptado a ellos y echamos en falta ese ruido cuando no lo tenemos, llegando a pensar que el silencio es algo negativo y hasta cierto punto nos causa ansiedad, por eso buscamos lugares bulliciosos y llenos de ruido.

Sin embargo, ¿qué es el silencio y por qué es importante? El silencio no es pasividad sino actividad y relación con uno mismo,  el silencio no tiene nada que ver con la ausencia de ruido, en el silencio está la verdad, en el silencio es donde encontramos el verdadero sentido de la vida, pues es en él,  donde uno puede hablar consigo mismo y  donde uno puede estar en paz.

Pablo d´Ors, autor del libro “Biografía del silencio”, nos habla de la meditación como instrumento para alcanzar el silenciamiento interior y afirma que el silencio es hoy nuestra necesidad más primordial, pues no sabemos escucharnos y en consecuencia,  tampoco sabemos escuchar a los demás, puesto que nadie puede dar lo que no tiene.

Cuando estamos en silencio hacemos limpieza mental, pues cuando todo está limpio de contenidos mentales innecesarios, lo que aflora es el silencio. Un silencio profundo que sentimos nacer desde lo más íntimo de nosotros mismos y que no está, en modo alguno, condicionado por el mundo exterior. Es probable que en el exterior continúen los sonidos, las imágenes, las impresiones, las distracciones… pero ya no nos afectan.

Existen estudios que demuestran que hay procesos cerebrales que solo se pueden llevar a cabo en silencio y además es fundamental para la regeneración cerebral y neuronal (hasta hace poco se pensaba que las neuronas eran incapaces de regenerarse, hoy en día se sabe que sí se produce esa regeneración y el silencio es parte fundamental en el proceso). El silencio nos ayuda igualmente a estructurar la información que procesamos y asienta los datos  en nuestra memoria.

Kankyo Tannier, autora del libro “La magia del silencio” nos dice que el hecho de guardar silencio permite integrarse en otro tempo, más lento, más mesurado, frente a la agitación reinante, y nos propone un “pequeño”  minuto de silencio, y nos dice: deja lo que estés haciendo, levanta la mirada, mira el paisaje, toma conciencia de tu cuerpo, de tu respiración, y quédate quieto/a, sin hacer nada, durante algunos segundos. Apenas sesenta. Un pequeñísimo minuto en el que se abre un espacio distinto, donde los contornos del mundo son más nítidos… y eso no es nada comparado con todo lo que podríamos descubrir parándonos de vez en cuando en medio de la vida cotidiana.

Espero que disfrutes de tu minuto de silencio.       

Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo