ANA ROMERO · Peluquería & Belleza

La salud bucodental influye en todo

El Autor

Ismael Tárraga

Presidente del Colegio de Odóntologos y Estomatólogos de Albacete

El 20 de marzo es el Día Mundial de la Salud Oral. Este año el lema es “Boca sana y sabia toda la vida”. Una buena salud oral durante toda la vida previene la aparición de enfermedades y refuerza la salud general. La caries es la enfermedad más común en el mundo y la sufrirán el 95% de las personas a lo largo de su vida.

La salud bucodental tiene una enorme trascendencia en relación con las enfermedades sistémicas, como la diabetes, patologías cardiacas o infecciones a distancia.

La periodontitis afecta a la diabetes, ya que puede iniciar o aumentar la resistencia a la insulina de una manera similar a como lo hace la obesidad. De hecho, los diabéticos con periodontitis avanzada tienen más riesgo de mortalidad cardiorenal que los diabéticos sin periodontitis.

En mujeres embarazadas, cualquier infección bucal puede ser el motivo de partos prematuros y bebés de bajo peso.

Todo esto, nos lleva a incidir en la importancia de unos cuidados necesarios durante las distintas etapas de la vida, empezando durante el embarazo.

En esta etapa, son fundamentales los cuidados tanto para la madre como para la posterior salud de bebé. Es necesario que la embarazada acuda al dentista para vigilar su salud oral así como los hábitos saludables.

Hay que saber que, si bien los tratamientos dentales se pueden realizar en cualquier momento del embarazo con las oportunas precauciones, la mejor etapa para realizar tratamientos es en el segundo trimestre por ser en el que la mujer se encuentra más cómoda. En esta etapa, son frecuentes las náuseas, vómitos y la xerostomia (boca seca) así como la gingivitis del embarazo y la hipertrofia gingival por los efectos hormonales.

El dentista aconsejará técnicas de cepillado, como utilizar un cepillo pequeño y suave para evitar las náuseas. Limitar alimentos azucarados en las comidas, consumir fruta fresca, evitar bebidas carbonatadas o masticar chicle sin azúcar y con xilitol.

También enjuagarse con agua después de cada vómito para minimizar el efecto del ácido en la boca.

Los cuidados en el bebé y primera infancia son también esenciales para evitar infecciones que además de causar dolor pueden ser responsables de repercusiones sistémicas cardiacas, renales o articulares por ejemplo. Además de ser responsable de pérdidas prematuras de piezas dentales que tendrán una gran repercusión en la posterior erupción de la dentición definitiva ocasionando problemas mas o menos graves de apiñamientos y otros problemas ortodóncicos

En las etapas tempranas, el mejor consejo que se puede dar a los niños es el EJEMPLO.

No vale decir a un niño “cepíllate los dientes al menos dos veces al día”… si ellos no ven que nosotros lo hacemos. Los niños son grandes imitadores de su entorno y copiarán los hábitos saludables que nosotros realicemos.

Para finalizar, desde el Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Albacete instamos a los responsables políticos a reconocer que la salud bucodental es un pilar principal para el bienestar general y un derecho humano fundamental, y se deben implementar estrategias de promoción de la salud oral entre la población y dar prioridad a la vigilancia, control y evaluación de las enfermedades bucodentales.

Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo