Unidad de alta precoz – Prótesis Total de Rodilla - Clínica Santa Cristina Albacete

Matemáticas para predecir la esperanza de vida con un tumor

radio

Imagen de archivo de una intervención. Fotografía: Sescam

Un equipo de investigación multidisciplinar, liderado por la Universidad de Castilla-La Mancha, ha llevado a cabo un trabajo de uso de modelos matemáticos que ha permitido encontrar nuevos biomarcadores, basados en la forma y relacionados con la heterogeneidad de la imagen de los tumores cerebrales, que permitirá predecir la supervivencia de pacientes afectados por esta enfermedad. El estudio implica a hospitales nacionales e internacionales.

El grupo de investigación de Oncología Matemática de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), coordinador de un estudio multidisciplinar entre matemáticos, ingenieros, radiólogos, neurocirujanos, oncólogos y físicos de varios centros hospitalarios, ha obtenido, utilizando modelos matemáticos, nuevos biomarcadores basados en imagen médica que permiten predecir la supervivencia de los pacientes diagnosticados de glioblastoma, el tumor cerebral primario maligno más frecuente y más agresivo que existe.

El hallazgo es el primero de los frutos que arroja el proyecto Gliomat que arrancó hace tres años bajo la dirección del profesor de la UCLM Víctor Pérez García y que implica a personal de los hospitales General Universitario de Ciudad Real, Universitario Regional de Málaga, Clínico San Carlos de Madrid, Clínico Universitario de Salamanca, Marqués de Valdecilla de Santander, Fundación Instituto Valenciano de Oncología, Hospital Universitario de Berna (Suiza) y Auckland Radiation Oncology (Australia).

Los primeros resultados de esta investigación, que ha incluido datos de alta resolución de 117 pacientes en los que se han delimitado los tumores en la imagen y se han realizado los cálculos matemáticos correspondientes, han permitido además encontrar otros biomarcadores relacionados con la heterogeneidad de la imagen de los tumores cerebrales. European Radiology, la revista europea de Radiología más prestigiosa, y British Journal of Radiology han publicado estos resultados.

La utilidad de estas técnicas, según ha explicado el profesor Pérez García, es que “con imágenes simples de resonancia magnética tras contraste, que se realizan de rutina, podemos tener indicios sobre la supervivencia de un paciente concreto. Nos permite aplicar las matemáticas en un aspecto de importancia clínica básica y avanzar en el conocimiento del tumor”. Así, “uniendo estas nuevas variables a las ya conocidas podrán definirse escalas que permitan predecir la evolución de la enfermedad en un paciente concreto y saber qué terapias utilizar”.

investigadores

Parte del equipo investigador.

La personalización de las terapias en pacientes afectados por glioblastoma es el siguiente de los objetivos del equipo de investigación al que ahora se suman nuevas partes en el estudio: los hospitales Virgen de la Salud de Toledo, Virgen del Rocío de Sevilla, de Manises de Valencia y Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín. Igualmente, los investigadores han incrementado el número de casos estudiados y han conseguido reunir datos de más de 300 pacientes en alta resolución de imagen, “un hito a nivel mundial”, según Pérez, que permitirá discriminar “qué pacientes se benefician más, por ejemplo, de resecciones (extirpación quirúrgica de parte del tumor) más extensas o de ciertos tratamientos como los antiangiogénicos”.

El glioblastoma es el tumor más común y más maligno del sistema nervioso central, con una incidencia de 6 casos por cada 100.000 habitantes al año y con una supervivencia de promedio desde su diagnóstico en los casos en los que se aplica el tratamiento estándar de 14 meses. Hay pacientes que sobreviven más de dos años y otros que sólo logran sobrevivir unos meses.

De cara a planificar los tratamientos es importante disponer de medidas de pronóstico de la supervivencia de los pacientes de forma individual. Hasta la fecha solo se ha validado la edad del paciente -a mayor edad, peor pronóstico- y el estado funcional del mismo –el llamado índice KPS que mide la capacidad del paciente de realizar tareas rutinarias desde 0, ninguna capacidad, a 100, normalidad- como variables de pronóstico. El debate científico gira ahora en torno a si las resonancias magnéticas que se realizan antes de la aplicación del tratamiento contienen información útil para el pronóstico, pero aún no ha habido resultados concluyentes, de ahí la importancia de nuevos estudios multidisciplinares que permitan abordar el tratamiento de los tumores cerebrales desde nuevos puntos de vista.

Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo