ANA ROMERO · Peluquería & Belleza

Méritos para conseguir una plaza

El Autor

Juan Manuel Córcoles

Jefe de Servicio de Cirugía Torácica

Uno de los pecados de la sanidad pública es la falta de oposiciones y los años que tarda el personal sanitario en conseguir una plaza fija. Además muchas veces, la falta de consolidación del empleo, se ve agravada porque cuando sale la oposición el número de plazas es insuficiente a todas luces y sigue dejando a mucho personal en situación incierta hasta una futura oposición para la que pasarán años.

Además, el tema que realmente quiero tratar es el de los méritos que se tienen en cuenta a la hora de asignar las plazas que hay. Normalmente consiste en un examen de conocimientos de la especialidad y conocimientos de la ley, más los puntos que se consiguen por los méritos. Lo que se denomina un concurso-oposición. En esos méritos, se incluyen los años trabajados (¡lógico!), las publicaciones científicas, los capítulos de libro, la tesis doctoral y en las comunidades donde hay lengua oficial aparte del castellano, el título y grado de conocimientos de ese idioma (véase el catalán o el valenciano).

Me resulta curioso como cirujano, que cuando uno opta a una plaza para Cirugía, no se tengan en cuenta el número de intervenciones y los resultados de las mismas. Al fin y al cabo, se está optando para conseguir una plaza de cirujano, y debería primar ese aspecto sobre otros como el conocimiento de una lengua o la actividad científica (que puede tener relación o no con actividad asistencial) o el conocimiento de ciertos artículos de la Constitución, que saldrán en preguntas del examen pero que al poco tiempo se olvidarán.

Hace unos años, poder aportar esos datos, cuando toda la historia clínica era en papel era misión imposible. Ahora todo está informatizado, y es cuestión de darle a un botón, para que salgan el número de intervenciones de cada cirujano, la complejidad de cada intervención, los pacientes que se complican (morbilidad), los pacientes que fallecen (mortalidad), la estancia media, la tasa de reingresos… O acaso usted lector, si es paciente, ¿no ve lógico o elegiría que le operara un cirujano con alto número de intervenciones y con pocas complicaciones en vez de un cirujano que sepa hablar una lengua y tenga muchos años trabajados pero que opere poco o que tenga una tasa de complicaciones mayor? ¿No habría que tener eso en cuenta también para puntuar en una oposición?

No se trata de menospreciar los méritos que a día de hoy se tienen en cuenta. Tanto los años trabajados, como la actividad científica demuestran el esfuerzo de  la persona. De hecho la actividad científica suele ir ligada a la actividad asistencial, al menos en la parte de la cirugía, porque de los datos de las intervenciones o de las técnicas nuevas es de donde salen las publicaciones casi siempre. Pero, la reivindicación por mi parte es clara. Si se está optando a una plaza de cirujano ¿por qué hasta ahora no se están teniendo en cuenta las aptitudes para lo que está uno específicamente participando en un concurso-oposición? Se trata de dar valor a la cirugía y al cirujano, al que se esfuerza por aprender y poner en práctica técnicas nuevas. Aquel que se esfuerza para mejorar los resultados de sus intervenciones, que cada vez se compliquen menos sus pacientes, que cada vez fallezcan menos pacientes. Dar valor a aquellos cirujanos que operan casos más complejos que otros no pueden poner solución. Aquellos cirujanos que rescatan pacientes desahuciados y les dan una oportunidad.

Yo he visto compañeros médicos que dedican parte de su esfuerzo no en aprender técnicas nuevas, o mejorar resultados en salud. Por desgracia tienen que emplear tiempo en sacarse un certificado de un idioma que luego probablemente apenas usará en el trato con el paciente, o pedir vacaciones o dejar de bajar a quirófano o ver pacientes para dedicarse a escribir artículos porque es lo que le va a dar los puntos necesarios para tener una plaza.

¿No sería mejor dedicar el tiempo en operar más?, ¿en mejorar? No se trata de restar, sino de añadir. La actividad científica es muy importante para el desarrollo y avance de la medicina. Pero los pacientes ya están aquí y nos necesitan.

De paso, y si sirve, tampoco vendría mal que ofertaran más plazas para todo el personal sanitario. Todo el mundo tiene derecho a consolidación de empleo. Esos derechos que uno se estudia cuando va a opositar.

Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo