ANA ROMERO · Peluquería & Belleza

Oposiciones al Sescam, un reto complicado

El último anuncio, que decía que los exámenes serían en la primavera de 2018, no hace sino alargar la agonía de unas pruebas que van a estar más que reñidas. Se han presentado 78.120 solicitudes para 1.030 plazas, de las que sólo 662 son de acceso libre. Los aspirantes a celador, con 98 plazas para 18.446 solicitudes, se enfrentan a 188 candidatos por plaza. En Enfermería la ratio baja a 78 aspirantes por plaza y en Auxiliar de Enfermería se queda en 89. Los fisioterapeutas, con 24 plazas para 2.197 candidatos, tendrán a 91 compañeros compitiendo por un puesto.

Se han anunciado ofertas públicas de empleo para los años sucesivos, pero, de momento, la de 2016 lleva camino de resolverse bien entrado el 2018, por lo que la del opositor es una carrera de fondo que roza las posibilidades de una lotería.

Del total de las 78.120 solicitudes recibidas, 74.437 son para participar en las oposiciones de acceso libre, 2.877 para discapacitados y 806 de promoción interna, por lo que el grupo más numeroso se enfrenta a una probabilidad de uno frente a 112.

Los más afortunados, los médicos especialistas, se enfrentarán a 148 plazas para 3.048 aspirantes. No obstante, ninguna categoría lo tendrá fácil.

Pasarán a la fase de concurso siete aspirantes por plaza entre los que hayan obtenido un mínimo del 50 por ciento de la puntuación máxima.

En el baremo de méritos se incluirá como puntuable el periodo de formación de los residentes de Enfermería así como el predoctoral.

De otro lado, y en lo que se refiere a la fase de oposición, hay que tener en cuenta que el número de errores que penalizan pasa de tres a cuatro. Para las categorías de personal sanitario diplomado de grado, personal sanitario técnico y personal de gestión y servicios se ha modificado la nota de corte necesaria para superar esta fase.

En la fase de concurso, se ha introducido un nuevo apartado en el que se valora la experiencia profesional obtenida en programas de cooperación internacional en todas las categorías.

Los exámenes de las cuatro grandes categorías por volumen de aspirantes, Enfermería, Auxiliares de Enfermería, Celador y Auxiliar Administrativo, se celebrarán en las cinco capitales de provincia mientras que los del resto de categorías tendrán lugar en Toledo.

Castilla-La Mancha tiene previsto un total de 10.158 plazas en sucesivas ofertas de empleo público, lo que supondrá que, de 2017 a 2019, se convocarán más de 3.000 plazas al año.

Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo