ANA ROMERO · Peluquería & Belleza

¿Qué es la UCAPI?

La UCAPI tiene su consulta en el Hospital General.

La Unidad de Continuidad Asistencial (UCAPI) es una consulta, un puente entre los centros de salud y el hospital, una fórmula para que el paciente con múltiples patologías no se pierda entre listas de espera y puertas de urgencias. En Albacete cuenta con el aval del Servicio de Medicina Interna y con un nombre propio, el de su coordinador, el doctor Ignacio Hermida. Él ha demostrado en menos de tres años que el matrimonio entre Primaria e Interna funciona, que realmente hay una conexión entre la Medicina de Familia y la Especializada que hacía falta, que ayuda a los pacientes y ahorra urgencias, ingresos y costes.

La conexión es rápida y sencilla. El médico de cabecera dispone de un número de teléfono que descuelga un internista, bien Ignacio Hermida o su compañero Isaac Mora. A partir de ahí, ambos médicos atienden pacientes que, sin este recurso, acabarían derivados a las Urgencias del Hospital General o esperando una interconsulta. Ahora, en un sola mañana el enfermo puede regresar a su casa estabilizado, con todas las pruebas resueltas y con el tratamiento. Sólo en Albacete, se calcula que la UCAPI ha evitado más de 700 derivaciones a las urgencias hospitalarias y en torno a 300 ingresos.

Y es que el médico de Familia tiene las manos atadas. Ni puede hacer una analítica de urgencia, ni una ecografía o radiografía. Para facultativos como Carmen Somoza o Juan Solera, enviar a su paciente a Urgencias, sin saber qué es de él; sin poner en antecedentes al médico que lo vaya a ver, suponía un sufrimiento con el que ha acabado la UCAPI. De hecho, hay casos y dudas que resuelven con una simple llamada de teléfono.

La fórmula funciona, prueba de ello es que Guadalajara la puso en marcha en 2006 y tanto Cuenca como Toledo se han puesto en contacto con Albacete para seguir su senda, que no es otra que la de evitar a los pacientes caros e infructuosos circuitos.

La UCAPI nació en Albacete el 1 de febrero de 2015. Fue un empeño de Hermida avalado por su jefe de Servicio, Javier Solera. Empezó como proyecto piloto trabajando con los médicos de los centros de salud Zona 1 y Zona 8 de Albacete, al que se unió también La Roda. En una segunda fase, se sumaron Casas Ibáñez y los centros 3, 4 y 7 de la capital. En realidad, cualquier médico de Familia puede recurrir a la UCAPI, pero estar en la unidad significa que Hermida va a mantener reuniones periódicas con los centros para coordinarse mejor y analizar los casos más complicados.

El 1 de diciembre del año pasado, la UCAPI recibía el refuerzo de Isaac Mora y, desde hace seis meses, cuenta con el apoyo de un equipo de enfermería que también actúa de enlace con sus homólogos de los centros de salud. Esta unidad sólo funciona de lunes a viernes, de 8 de la mañana a 3 de la tarde, en un modesto despacho sin ventana en el que se turnan como pueden sus dos médicos, pero ya ha visto a más de 1.300 nuevos pacientes.

Médicos de Familia como Solera o Somoza son defensores a ultranza de este recurso al que dotarían de más tiempo, personal y espacio. De hecho, en opinión de Juan Solera, sólo es cuestión de voluntad política que los pacientes más vulnerables no se pierdan en el anonimato de las urgencias hospitalarias. Su compañera, la doctora Somoza, va más allá, y no duda al afirmar que “es lo mejor que se ha podido hacer en la sanidad pública”.

La pareja perfecta

Hablemos de continuidad asistencial

Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo