Clínica dental - Adolfo Fernández 967 047 134 Albacete

Telecomunicaciones se alía con Cardiología

José Joaquín Rieta.

Diseñan un avance informático contra las arritmias cardiacas. El grupo de investigación de Ingeniería Electrónica, Biomédica y de Telecomunicaciones de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), junto a investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), han desarrollado un nuevo software que mejora la caracterización de arritmias cardiacas. Su incorporación a los equipos clínicos de electrofisiología cardiaca actuales permitiría obtener una señal más nítida, definida y sin distorsiones en todo tipo de arritmias, fundamentalmente la fibrilación auricular, la más común en la actualidad. El estudio ha sido publicado en la revista Annals of Biomedical Engineering.

El trabajo está en fase experimental, pero en contacto tanto con empresas interesadas en desarrollarlo como con médicos. Lo firman los ingenieros en Tecomunicaciones, Miguel Martínez Iniesta y Juan Ródenas, del campus de Albacete; Raúl Alcaraz, que está en Cuenca, y José Joaquín Rieta, de la Politécnica de Valencia.

La implantación de dicho software mejorado podría ofrecer al cardiólogo información desconocida hasta el momento, lo que redundaría en una mejora de la práctica clínica y, en último término, del tratamiento de la arritmia.

Miguel Martínez Iniesta y Juan Ródena.

“Al permitir obtener señales más realistas y fidedignas posibilita que cualquier otro método para la evaluación del estado arrítmico del paciente, que tome como base dichas señales, pueda afinar mucho más y, en consecuencia, obtener información completamente personalizada del estado de la arritmia y de las posibles estrategias terapéuticas que pueden adoptarse”, apunta José Joaquín Rieta, investigador y coordinador del grupo Biosignals & Minimally Invasive Technologies de la Universidad Politécnica de Valencia.

En este trabajo, los investigadores realizaron un estudio en el que demostraron cómo los sistemas actuales de electrofisiología cardiaca realizan un tratamiento de la señal que puede alterar sustancialmente la morfología de los registros obtenidos.

“El problema reside en que las técnicas de filtrado que utilizan pueden ser inadecuadas, por lo que, si dichos registros son empleados posteriormente como base para la caracterización electrofisiológica del paciente, puede producir errores significativos en la estimación de parámetros esenciales sobre su estado arrítmico”, explica Rieta.

El software desarrollado por los investigadores de UCLM y de la UPV evita esos errores. De hecho, permite reducir hasta en un 40% la distorsión introducida por los sistemas convencionales de adquisición electrofisiológica.

Raúl Alcaraz.

“El método que hemos desarrollado facilitará la realización de análisis más precisos de la arritmia, lo que redundará en una mejor caracterización de su dinámica compleja y, en último término, en un mejor tratamiento posterior. Se trata de un paso más hacia la evaluación y atención personalizada del estado de la arritmia de cada paciente”, concluye José Joaquín Rieta.

Fibrilación auricular en datos

Actualmente, se estima que alrededor de 6 millones de europeos y 700.000 españoles padecen fibrilación auricular y se estima que su prevalencia se duplicará en los próximos 50 años por el envejecimiento de la población. El riesgo actual de padecer fibrilación auricular para una persona mayor de 40 años a lo largo de su vida es del 25%.

Además, el manejo de pacientes con fibrilación auricular supone más del 15% del gasto sanitario en enfermedades cardiovasculares. Por eso, la fibrilación auricular se está convirtiendo en un reto social, médico y de salud pública y se considera una enfermedad de atención prioritaria en los sistemas sanitarios del mundo desarrollado.

La referencia del estudio es la siguiente: Martínez-Iniesta, M. Ródenas, J. Alcaraz, R.Rieta, J.J. Waveform Integrity in Atrial Fibrillation: The Forgotten Issue of Cardiac Electrophysiology. Annals of Biomedical Engineering. DOI: 10.1007/s10439-017-1832-6

Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo