“1 cada 8 horas”, el grupo que quiere mejorar la sanidad

Hace dos años, el médico albaceteño Carlos Navarro Soria fundó con estudiantes, residentes y especialistas el grupo “1 cada 8 horas”. Pretendía tanto divulgar como denunciar con ironía aquello que escapa a los medios de comunicación y atenta contra los pacientes, como la precariedad laboral, las listas de espera o el abuso de los MIR en Urgencias. Hoy, diez sanitarios por vocación y actores por afición son un fenómeno en las redes sociales. Sólo en YouTube, los vídeos de “1 cada 8 horas” suman más de 107.000 reproducciones.

El doctor Navarro, especialista en Medicina de Familia, se ha convertido, junto a sus compañeros Cristina Barrios y Pablo Fabuel, en director, guionista y productor de unos vídeos que, si bien no reportan beneficio económico alguno, si están abriendo a la opinión pública debates que sólo estaban en los corrillos de facultativos.

CLINICA BAVIERA

Carlos Navarro Soria, médico especialista en Medicina de Familia.

El último de sus trabajos denuncia que comunidades como Andalucía estén poniendo a recién graduados al frente de consultas de Atención Primaria, cuando además de ser un peligro para los pacientes -por su falta de experiencia- es ilegal, ya que en la sanidad pública, por Ley, sólo se puede ejercer con la especialidad, que se consigue a través de años como interno residente bajo supervisión.

1 cada 8 horas” denuncia sin censura lo que sólo se habla en los corrillos

“1 cada 8 horas” retrata, también con ironía, los veranos de cualquier centro de salud, donde los sustitutos son imaginarios porque unos médicos asumen los pacientes de otros bajo el chantaje de así poder elegir las vacaciones. El resultado es un médico estresado, con demoras de hasta cinco días, situación que paga el facultativo, pero, sobre todo, el paciente.

Sin embargo, uno de los vídeos con más reproducciones fue el que trató de explicar el motivo de la huelga de los MIR de Granada. Aquí, “1 cada 8 horas” cuenta, con la credibilidad que le da a sus actores haberlo vivido, a qué se enfrenta un residente. Los médicos advierten de que un MIR es un médico en formación y que, como tal, debería ser supervisado. Pero la presión asistencial llegaba en Andalucía hasta tal punto que los pacientes de Urgencias se iban con el alta del residente sin que nadie hubiese ejercido esa supervisión. Y a esta situación se le suma que hacen guardias de 24 horas ininterrumpidas, lo que pone más en duda la seguridad del paciente ante este panorama.

Los actores de “1 cada 8 horas”, que no son sino personal sanitario, hablan sin censura de listas de espera, de pacientes tumbados en los pasillos, de jornadas maratonianas, de médicos en formación a los que nadie orienta y, en definitiva, de un sistema sanitario público que cada vez tiene más goteras. Este grupo retrata la situación, pero también propone soluciones, de ahí que su canal de Youtube cuente también con múltiples consejos.

“No queremos estar hartos desde el principio; nos gusta nuestra profesiones y nos preocupan nuestros pacientes”. Bajo estas premisas, este grupo de sanitarios, aprendices de Amenabar, tratan de promover un cambio en defensa de la sanidad pública.

Diario Sanitario · Sapere aude | Atrévete a saber

Suscribete a nuestro newsletter

Apúntate a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias de Diario Sanitario.

Te has suscrito satisfactoriamente!