• ¿Debe un docente poner adrenalina o insulina?

    La maestra Pilar Morón argumenta el motivo por el que los docentes deben estar preparados para un «rescate vital»

    El Autor

    Pilar Morón

    Maestra y delegada de la Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y Látex en Castilla-La Mancha (Aepnaa)

    Después de leer la noticia sobre la oposición de ANPE y SATSE, sindicatos docente y de enfermería, a que los maestros asumamos tareas sanitarias, me gustaría hacer una breve reflexión sobre ella.

    Nada que objetar a la enfermera escolar

    Vaya por delante que no tengo nada que objetar a la presencia de la enfermera escolar. Fundamentalmente, mi comentario se refiere al punto en que se equipara la administración de adrenalina o insulina con un paracetamol o una amoxicilina. En los casos que un alumno necesite una de las dos sustancias mencionadas en primer lugar, estaremos hablando de medicación de rescate vital. Está en juego su vida.

    Creo que los docentes, como responsables de la guarda y custodia de los alumnos durante el horario escolar, debemos estar preparados para atender estas contingencias, que pueden aparecer en cualquier momento y precisar de una atención inmediata; y que, curiosamente, no son criterio para enviar una enfermera escolar. Los centros educativos que disponen de esta figura es por otro tipo de patologías que requieren un control profesional directo.

    Pero, si se desencadena una reacción alérgica o una bajada de azúcar, ¿qué hacemos si la enfermera no está en el mismo edificio? ¿Y si ha salido a acompañar a un alumno con patologías en una excursión? ¿Y si el problema surge durante una salida y la enfermera no nos ha acompañado? ¿Y si está ausente por cualquier motivo?

    Formación para intervenir en caso de necesidad

    Una enfermera escolar, sí, pero una correcta formación del personal docente también, orientada tanto al reconocimiento e intervención en caso de necesidad, como a la prevención de la aparición.

    Y, desde luego, la figura de la enfermera escolar es la mejor para impartir esta necesaria formación.

    Enfermera escolar: más allá de curar heridas

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *