• Albacete aspira a lo más alto

    El equipo más laureado de Castilla-La Mancha se da dos años de plazo para llegar a la Champions. Pero si bien hoy el baloncesto en silla de ruedas bebe las mieles del éxito, el camino no ha sido fácil. Detrás hay tres décadas de esfuerzo y el sueño de unos jóvenes a los que la discapacidad, en lugar de frenarlos, les dio fuerzas. El Club de Baloncesto AMIAB compite hoy en la máxima categoría, no tiene rival a nivel regional y está entre los más temidos a nivel nacional. Si hoy jugadores jóvenes como Alberto Brox se ven en Europa es gracias a que en 1987 jóvenes como él se atrevieron a soñar.

    Hace treinta años, un grupo de chicos, víctimas de la poliomelitis y de los accidentes de tráfico, se conoció en el Centro de Recuperación de Minusválidos Físicos (CRMF) de Albacete, un recurso público que dota a sus internos de la formación necesaria para vivir con autonomía. Allí estrecharon lazos ocho amigos apasionados del deporte. Aunque sin recursos, se aventuraron en el mundo del baloncesto con sus sillas de paseo; se federaron y el primer año que compitieron a nivel nacional ascendieron, pero el CRMF carecía de recursos para sufragar los gastos del equipo.

    Hay que tener en cuenta que si hoy cualquier niño puede jugar al baloncesto sin invertir más de 40 euros en la equipación, una silla de ruedas «adaptada» puede costar más de 5.000 euros.

    Alberto Brox se dedica por entero al equipo.

    El caso es que aquellos amigos decidieron crear una asociación con el fin de captar fondos públicos y privados que patrocinaran su aventura deportiva. Así nació, en 1987, la asociación AMIAB, que hoy da trabajo a más de 700 personas con discapacidad.

    Aquel equipo fue durante años el líder de la segunda división, pero cuando ascendía a primera, la falta de recursos lo asfixiaba y volvía a bajar. Hasta que, hace cinco años, se produjo el cambio. AMIAB decidió invertir en fichajes y se trajo a un entrenador que había estado con los mejores, a Abraham Carrión, junto con jugadores de primera locales, nacionales y extranjeros. Así, hace cuatro años, llegó el ascenso a la Primera División de Honor y, desde hace tres, AMIAB compite a nivel europeo.

    José Carlos Jurado, hoy director técnico, formó parte de aquel grupo de amigos que se aventuró en el mundo del baloncesto, como José Aroca, José Joaquín Díaz, Emilio Sáez o Diego Heredia. Treinta años después, Jurado está satisfecho e ilusionado con el equipo, pero reconoce que «baloncesto» y «silla de ruedas» son dos apellidos a los que acompaña la discriminación. Echa de menos más atención por parte de las televisiones públicas. Y es que llenar la vitrina de trofeos regionales, nacionales y europeos no le ha valido a AMIAB para conseguir el apoyo esperado. Eso sí, su público, con 200 y 300 personas en las gradas, se mantiene fiel.

    Jóvenes como Alberto Brox, de Casas de Fernando Alonso, cogen hoy el testigo de José Carlos Jurado. Duros entrenamientos, con entre seis y siete horas al día entre la cancha y el gimnasio, dan forma a las victorias. Pero la clave está en que Albacete siga a un deporte que engancha. La silla de ruedas y la potencia de los jugadores dan a los partidos una velocidad superior al baloncesto sin adaptar. Así, quien quiera ver deporte con una acción trepidante, tiene una oportunidad este sábado, 11 de febrero, a las seis de la tarde, en el Pabellón Lepanto, donde la entrada es gratuita.

    La Copa del Rey o la Euroliga 2 son los próximos retos, los que llevarán al equipo, entre febrero y marzo, a Oviedo y Viena. Albacete viajará con una plantilla de primera capaz de alcanzar la Champions, con fichajes españoles, británicos, argentinos, mejicanos y colombianos, con Carlos Alberto Esteche, Daniel Robert Higcock, Luis Alfonso Cristen, David Brown, José Fernando Aceituno, Ademola Orgbemi, Maningi, Maning, Almudena Montiel, Alberto Brox, Jhon Edison Hernández, Lourdes Rico, Gabriela Michel Navarro, Martín Ernesto Arredondo y Efrain Martínez.

    Este equipo lo completan la presidenta, Encarnación Rodríguez; el director técnico, José Carlos Jurado; el entrenador, Abraham Carrión; el segundo entrenador, Jesús Torres; el mecánico, José Domingo Sousa y los delegados, José Luis Povedano y Emilio Sáez.

    Jurado, a la izquierda, durante los entrenamientos.

    El equipo cuenta con tres chicas.

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo
    Diario Sanitario · Sapere aude | Atrévete a saber

    Suscríbete a nuestra lista de correo

    Apúntate a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias de Diario Sanitario.

    Te has suscrito satisfactoriamente!