• Guerra sin cuartel en Cirugía Vascular

    Con dos MIR de baja y la renuncia de un tercero, la década de conflicto en el Servicio de Angiología y Cirugía Vascular de Albacete se hace insostenible

    De los cuatro MIR del Servicio de Angiología y Cirugía Vascular de Albacete, dos están de baja y uno ha renunciado a la plaza dispuesto a volver a presentarse al temido examen de interno residente. Los facultativos están divididos en una guerra que dura ya diez años y que puede acabar con la pérdida de la docencia. Pero este problema, si bien ha crecido, no es nuevo. Una auditoría de 2014, de un médico inspector, ya advertía de las dificultades tanto para aprender como para trabajar en el servicio, así como de la necesidad de un mediador en las sesiones clínicas para evitar las faltas de respeto.

    Y en esta batalla que amenaza con desmantelar un servicio crucial como el de Angiología y Cirugía Vascular, las víctimas son los propios médicos, los MIR y una enfermería exhausta, pero sobre todo unos pacientes que han visto peligrar sus vidas por las contradicciones en los diagnósticos y la falta de ‘humanidad’ que achacan al jefe de servicio, nombrado de forma provisional, por libre designación, en 2014.

    Era un servicio modélico con un jefe, el Dr Alberto Masegosa, de sobrada reputación médica, docente e investigadora. Así, el quirófano cinco, el suyo, lleva su nombre a petición de un servicio, el de Cirugía Vascular, que no tuvo fisura alguna a la hora de reclamar el reconocimiento para quien fuera su jefe. Con él nació el servicio y con su muerte empezó a perderse el legado.

    Un antes y un después

    El 11 de octubre de 2012 fallecía el Dr Masegosa y, según la auditoría a la que ha tenido acceso Diario Sanitario, la conflictividad que ya se barruntaba con la inevitable sucesión se precipitó. «Existe una relación directa de causalidad entre el nombramiento como jefe de servicio del Dr Martín Landaluce Chaves y la conflictividad existente en el servicio» (…), “que repercute de forma negativa en la calidad de la asistencia sanitaria». También «se está produciendo una repercusión negativa en la calidad de la formación que reciben los médicos residentes». Y si bien en aquella auditoría no se ponía en duda la profesionalidad del jefe de servicio provisional sí «su incapacidad para coordinar y gestionar grupos humanos». De hecho, un paciente, ingresado en 2022, ha denunciado a este periódico que «nadie me había tratado así en mis 73 años; la denigración fue total por parte del Dr Martín Landaluce».

    «Se tiene que ir de alta porque no hay camas. Y no se preocupe, se va a morir aquí igual que en su pueblo. De lo suyo, nueve y medio de cada diez, mueren». Estas frases se le quedaron grabadas a un paciente, con una aneurisma de aorta, que hoy puede contarlo porque se empeñó en que lo derivaran al Hospital Clínico de Valencia.

    Las enfermeras hablan de una descoordinación total y un trabajo sin descanso en un servicio donde nadie quiere quedarse; los pacientes alaban a todo el personal pero denuncian la falta de humanidad del jefe de servicio y es un secreto a voces que la docencia MIR está en el aire.

    Si en el año 2010, el Servicio de Angiología y Cirugía Vascular de Albacete afrontaba 700 cirugías al año, en 2018 no llegaba a las 200.

    Un servicio pionero

    En 2004, este servicio llevó a cabo con éxito la primera operación en el sistema sanitario público español para el tratamiento de dilatación de aorta mediante la colocación, por vía endoscópica, de una prótesis que permite mantener la función de las arterias renales. Esta técnica, denominada «tratamiento de aneurisma de aorta mediante endoprótesis con fenestración para arterias renales», situaba a Albacete entre los tres servicios con más experiencia de España.

    • Diario Sanitario ha tratado de contactar con el Dr Martín Landaluce a través de los responsables de prensa del Sescam sin éxito.

    27 comentarios

    1. El facultativo que falleció el 11 de Octubre de 2012 fue el Dr. Masegosa Medina, jefe de servicio en aquel entonces, y no el Dr. González Masegosa que afortunadamente vive en la actualidad.
      Sería más que desearle que se contrastara la información antes de publicarse…

    2. En ningún momento aparece el nombre del doctor González Masegosa y si el de Alberto Masegosa y doctor Masegosa.

    3. Que fácil es culpabilizar a una persona en concreto sin profundizar en cuáles han sido las causas que han llevado a esta situación.Y me explico:no informan que durante varios meses el servicio ha contado con menos del 50%de la plantilla de cirujanos vasculares por encontrarse en IL T y no han sido sustituidos.
      Se pueden imaginar ustedes lo complicado de
      dirigir un servicio con tantos c.vasculares ausentes

    4. Fernando Ruiz Grande

      La parcialidad de este artículo es llamativa y sugiere una estrategia de burda intencionalidad.
      Someter al escarnio público de esta manera al Dr. Landaluce es, sencillamente, injusto e inaceptable.
      Todo enfrentamiento tiene dos partes y la verdad nunca es blanca o negra, admite una escala innumerable de grises y exige negociación y cesión para ser resuelta.
      Este “conflicto”, incluidos procesos judiciales, no parece sencillo de resolver y exige un esfuerzo por parte de los actores implicados y por la Administración. No hay otro camino. Artículos incendiarios, parciales y anónimos no contribuyen más que a complicar la cosas.

      Quiero manifestar que el Dr. Landaluce es un profesional muy cualificado, con una faceta docente e investigadora poco común, reconocida a nivel internacional. Trabajé con él cinco años, destacando su empatía y buen trato con pacientes, familiares y compañeros de trabajo.
      Esta manifestación es personal e independiente de los cargos que actualmente desempeño.
      Sin otro particular.

      Fernando Ruiz Grande
      Angiólogo y cirujano vascular.

    5. He sentido vergüenza al leer este artículo.

      Fui paciente del Dr. Landaluce y cuando me lo encuentro por la calle necesito pararlo para darle las gracias por el trato que me dio y porque le debo una segunda oportunidad. También a mí me habló con absoluta claridad de los riesgos de la intervención quirúrgica antes de firmar el consentimiento.

      Me limito a exponer mi experiencia y a contar lo que hago.

      Siempre le estaré agradecido.

    6. Sorprendente la imparcialidad brilla por su ausencia. No se puede ser juez y parte.
      Señalar a una única persona con nombre y apellidos en un problema de todo un servicio no es correcto. El periodismo debe ir en la dirección de la imparcialidad, y no someter a una persona a escarnio público.

    7. No se ni por dónde empezar , el malestar que me ha producido leer esta noticia es inexplicable. He sido durante algunos años enfermera de este servicio , primero con el Dr. Masegosa y con el Dr. Landaluce como jefes de este servicio(ambos Grandes profesionales), referente en Castilla la mancha. Un servicio con pacientes crónicos, complicados y que requieren de una atención especial ,continua y con un trabajo duro por parte de enfermería (a veces agotador). Seguramente no sea fácil dirigir y digerir las dificultades que se presenten en un servicio así , pero poner en duda la profesionalidad de los facultativos al libre albedrío no creo que sea lo más correcto . Espero que todo se resuelva de la mejor manera y que sobretodo el Hospital de Albacete no pierda uno de sus servicios referentes.

    8. Con todos mis respetos; creo no es oportuno denunciar en esta publicación Diario Sanitario la situación por la que atraviesa el servicio de Angiología y Cirugía Vascular de Albacete, como bien decís desde hace más de 10 años.
      No es ético acusar de » falta de humanidad» al Dr. Landaluce y acusarlo de la falta de profesionalidad.
      Estas noticias no sirven más que para desprestigiar la imagen del jefe se servicio, no tiene otra lectura el «artículo» , malintencionado y poco contrastado.
      Para redactar este texto hay que tener en cuenta las consecuencias y el daño moral que se va a ocasionar, algo que no parece importar ni a periodistas ni a quién está verdaderamente detrás de la información.
      Lamentable publicación, por llamarlo de alguna manera…

    9. SI TENGO ALGO QUE AGRADECER INMENSAMENTE EN MI VIDA, ES HABER TENIDO LA SUERTE DE CAER EN MANOS DEL DR. LANDALUCE EN UNA SITUACION MUY EXTREMA. GRACIAS A ÉL, TENGO VIDA Y DOS PIERNAS. SU PROFESIONALIDAD, HUMANIDAD Y HUMILDAD SON EJEMPLARES. EN TODO MOMENTO ESTUVO IMPECABLE, ACCESIBLE Y CERCANO. UN COMPAÑERO SUYO, EL QUE PROVOCÓ MI SITUACIÓN , SE ESFUMÓ. LOS PROBLEMAS INTERNOS DE UN SERVICIO NO «DIAGNOSTICAN» LA PROFESIONALIDAD Y LA CALIDAD HUMANA DE LA PERSONA. QUIERO MÁS DOCTORES LANDALUCE EN MI VIDA

    10. Carolina Fernández Catalán

      La única guerra sin cuartel en la que estamos involucrados todos los miembros del servicio de Cirugía Vascular es la lucha incansable y diaria para impedir los efectos dañinos de las enfermedades arteriales, en todos nuestros pacientes y especialmente en los diabéticos. Hace 10 años el Dr. Martin Landaluce creó la Unidad de Pie Diabético del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete, siendo pionero en Castilla la Mancha. Soy la coordinadora de dicha unidad y en estamos orgullosos de haber mejorado la vida de nuestros pacientes.
      Dra. Carolina Fernández Catalán
      Angióloga y Cirujana Vascular

    11. Han sido años difíciles, cambiaron las prioridades, hubo que adaptarse a la nueva normalidad y seguir trabajando para ayudar a nuestros pacientes que es el desafío diario por el que entregamos nuestro esfuerzo, lo importante es que todos apoyemos en forma constructiva . Con trabajo y dedicación se seguirá creciendo.

      Todo mi apoyo a Martin y su equipo .

    12. Como residente formada en el Servicio de C.Vascular y actual adjunta del mismo me enorgullece tener al Dr. Landaluce como Jefe de Servicio. Agradezco su incansable apoyo y esfuerzo que ha dedicado a mi formación profesional y de valores humanos transmitida a los pacientes.

      Dra. Cristina Lozano Ruiz
      FEA Angiología y Cirugía Vascular

    13. Como residente formada en el Servicio de C.Vascular y actual adjunta del mismo me enorgullece tener al Dr. Landaluce como Jefe de Servicio. Agradezco su incansable apoyo y esfuerzo que ha dedicado a mi formación profesional y de valores humanos transmitida a los pacientes.

      Dra. Cristina Lozano Ruiz
      FEA Angiología y Cirugía Vascular

    14. Muy triste como se habla y se ensucia a un gran profesional,
      Hacer una noticia a costa de la reputación de un médico especialista es muy bajo, nos olvidamos cuando salíamos todos a aplaudir a los sanitarios, ojalá nunca necesite de ellos Sr. periodista.
      Y está claro que tomándose bajas no se saca nada adelante y que los únicos que pueden sacar el servicio adelante son los que se quedan trabajando..
      Mis respetos al Dr. y como simple lector me parece indignante el trato que le han dado.

    15. He leído en algún comentario “el daño moral y las consecuencias que se van a ocasionar con éste tipo de manifestaciones por parte del periodista o por quien está verdaderamente detrás de ésta lamentable publicación” algo que quisiera dejar claro con éste escrito.
      Soy el paciente de 73 años que fue preguntado por mi experiencia en planta 4ª por aneurisma de aorta y fui preguntado, quizás, por los testimonios que pudieran haber hecho mis compañeros de habitación y hubieran podido salir a la luz. Nunca llamé a ningún medio de comunicación y sí que me llamaron ellos al estar bien informados por alguien que conoció éste episodio. No soy amigo ni compañero del doctor Landaluce y mi versión es mi experiencia, no la amistad o el intentar “tapar” cualquier defecto o fallo (como algunos exponen) que se pudo producir y que al producirse se hubiera intentado arreglar o disculpar de alguna manera, por lo que sigo manteniendo mi postura de tratamiento desconsiderado, denigrante y poco común en alguien que ostenta la responsabilidad en ése campo.
      Hay algún comentario “amigable” que a mí me resulta un poco “jocoso” porque lo viví en primera persona, como el de la Sra. o Srta. Cristina Lozano, adjunta en el Servicio de Cirugía Vascular. Esta doctora me estuvo pasando consulta desde el 25 de marzo que ingresé en planta hasta el día 11 de abril que nos presentó el alta y no la aceptamos. Que pasó entonces……? Que a partir de ése momento pasaba todos los días por la habitación a ver a mis otros compañeros y hasta el día 22 de abril que nos trasladamos a Valencia, ni me miraba, ni me saludaba, ni me preguntaba por mi situación. Era igual que si estuviera viendo otro sillón en la habitación. Consideran los defensores de comportamientos un trato normal o vejatorio?
      Es normal el apoyo que pueden manifestarse los compañeros y lo entiendo, pero también es normal que los pacientes tengamos ésa pequeña oportunidad de poder expresarnos y nos traten con educación, respeto y sobre todo consideración por las situaciones críticas que pasamos por enfermedades o intervenciones.
      Que nadie intente hacer una mescolanza de todo el conjunto. Desde aquí quisiera dejar constancia del comportamiento y atención por parte de enfermeras, auxiliares, limpiadoras, celadores, dirección etc… como todos los enfermos esperamos y deseamos. Pero una cosa es diferente de la otra. No dudo de la buena formación del Dr. Landaluce, pero sí de su buen hacer y su calidad humana ya que solamente le vi en su despacho con ocasión de dilucidar el alta y nunca para consulta o algo parecido ya que por comentarios de planta, era poco conocido.
      Fue todo conforme se ha reflejado, aunque hay otras manifestaciones “menos suaves” que si alguien comete el error de intentar utilizar el poder, saldrán a la luz y quizás no sean del agrado de nadie. Alguien puede pensar que es una palabra contra otra, pero hay testimonios de compañeros y amigos que lo pueden corroborar.

      • Tiene usted toda la razón en expresar su disconformidad con el trato recibido, y seguramente existen muchas personas que no estén de acuerdo en el funcionamiento de la sanidad. Si así fuera todos los médicos tendrían algún artículo parecido a este, ya que en muchas ocasiones como personas pueden tener fallos, o días desafortunados. Lo que no es lógico que una persona anónima que no puede contratarse ataque gratuitamente a otra persona, con nombre y apellidos. Existen otras vías como atención al paciente donde se puede reclamar y ayudar a mejorar esta situación para el resto de los usuarios y si fuera necesario expedientar al facultativo .

    16. Mi madre es paciente de vascular hace años pues tiene pie diabético.
      Las tres últimas consultas las a tenido en el centro de especialidades con el jefe del servicio.
      La primera vez se demoró más de una hora en entrar porque el doctor salió varias veces hablar por teléfono, al cabo de una hora nos entran a consulta para verle los pies, este señor ni se levantó de la silla, con sus gafas de sol, ropa de calle, le dio órdenes a la enfermera desde su sillón.
      La segunda vez , más o menos igual, aun mandando a mi madre a otra consulta , después le tuvo otro buen reto para verla, igualmente sin levantarse, con sus gafas de sol etc
      Y la tercera la demora fue de 30 minutos, esta vez sí se levantó , le miro las heridas.
      En todos estos años en vascular, nunca habíamos tenido una experiencia de este tipo, pues siempre los facultativos se levantaban, miraban, incluso le han curado las heridas.

    17. Estimados lectores,

      soy enfermera y tengo el orgullo de decir que me formé en la UCLM (en el campus de Albacete). A día de hoy soy enfermera asistencial y docente en la Comunidad de Madrid.

      Cuando estudié el grado en enfermería las prácticas clínicas son variadas rotando por atención primaria, residencias de ancianos y diferentes complejos hospitalarios (tanto el CHUA como el Perpetuo Socorro). Concretamente, por la planta de cirugía vascular (hospitalización) es de las que mejor recuerdo tengo en cuanto al trato del paciente hospitalizado, empatía por parte de los sanitarios, aplicación de técnicas novedosas, cuidado del paciente y familiar, atención en la investigación de las cirugías y de los cuidados…

      En muchas ocasiones (sobre todo desde el punto de vista biomédico) la pérdida de un paciente es un fracaso, sin embargo, desde el punto de vista de la antropología es el ciclo de la vida (nacer, crecer y morir) entiendo que para los familiares sea lo más doloroso del mundo, pero los sanitarios amparados en el principio de beneficencia y no maleficencia intentan tratar siempre a los pacientes lo mejor posible y hacer todo lo que está en su mano.

      Espero que este testimonio pueda ayudar a la comprensión lectora y pueda dar una visión 360 de la situación de formación en este servicio y de la atención al enfermero en este servicio

    18. En otros servicios sí que se han producido situaciones reales con encubrimiento de la Gerencia.¿Qué «mano negra» hay detrás de este artículo?.¿Intervendrá el Colegio de Médicos con estas acusaciones tan graves? ¿Conocen algunos artículos del Código Penal?,¿Y el Sr. Gerente, refugiado en su despacho? … hace muchos años, que cada mañana uno tiene que hacer un esfuerzo sobrehumano para ir a trabajar a este hospital, y defenderse de personajillos que pululan en su interior, especializados en atacar al resto para ocultar sus limitaciones.

    19. Sorprende leer información tan poco contrastada y rigurosa, superficial, en un medio de prensa; empezando por un titular sensacionalista que encajaría más en el mundo de la prensa rosa. Sin embargo, no puede dar uno crédito a las afirmaciones que aquí se vierten. El Dr Martín Landaluce cuenta con un reconocimiento en Europa del que muy pocos cirujanos vasculares gozan en nuestro país, muy especialmente en lo que al mundo de la docencia postgrado se refiere, por tanto sería muy recomendable que los autores de este escrito hubiesen contrastado su información al respecto. Cuando detenidamente se lee este artículo se evidencia sin lugar a duda, desconociendo el fin último del mismo, la clara intencionalidad de un ataque personal a un médico que en en el terreno asistencial derrocha humanidad en el trato a los pacientes y una profesionalidad y competencia en el ámbito de la cirugía vascular que está fuera de toda duda, tal como pueden avalar los miles de pacientes que por él fueron tratados. El Dr Martín Landaluce es el sucesor natural del Dr Masegosa, habiendo dado, entre otras cosas, al Servicio de Cirugía Vascular de Albacete una proyección internacional.
      Si bien las relaciones personales dentro de todo servicio pudieran resultar complejas, cualquiera que haya tenido la oportunidad de tratar con el Dr Martín Landaluce evidencia inmediatamente su buena disposición al diálogo y a la resolución de conflictos, gracias a su carácter integrador de trato fácil y nada autoritario. Ante documentos de este tipo debe exigirse responsabilidad y rigor a la hora de informar.

    20. Manifiesto todo mi respeto como persona y como médico al Dr Landaluce.

    21. La conflictividad es según las palabras de este artículo la causa del problema. Es de agradecer a este periódico (nótese la ironía) la inestimable ayuda a resolver el problema. Se convierten ustedes en jueces sin ningún tipo de información (transforman en hechos probados la opinión de un solo paciente y una interpretación de datos torticera y parcial). Les recuerdo q son periodistas por si lo habían olvidado, ya saben, informarse e informar.
      Suscribo en todos los puntos el comentario previo de Fernando Ruiz Grande.
      Quiero manifestar que el Dr. Landaluce no solo es un profesional muy cualificado. Su implicación en la docencia sobrepasa los límites de su servicio y se extiende a nivel internacional, con ideas innovadoras q han revolucionado la formación y han sido seguidas en otras especialidades He compartido con él esta experiencia más de 10 años, y jamás he observado ningún trato dudoso. Su capacidad de trabajo, imaginación y recursos, siempre con el mayor de los respetos, han permitido ampliar la formación de estudiantes de medicina, residentes y adjuntos de vascular y otras especialidades en muchos lugares del mundo. Lo anterior son datos q se pueden contrastar fácilmente. Pero ustedes no han querido. Es más fácil juzgar sin hechos, no aportar nada y manchar el nombre de una persona, de un servicio, de un hospital, y de todos los implicados. Me pregunto quien firma semejante panfleto y me respondo también fácilmente ya q no hay nombre: un cobarde.

    22. Soy un italiano que vive en Almansa.
      Hace un ano mas o menos estaba en Espana y en plena noche me trasladaron de urgencia al hospital de Albacete con un aneurisma de aorta abdominal en principio sin solucion.
      El doctor Landaluce hizo lo imposible para trasladarme en helicoptero a un hospital de Valencia donde me operaron de inmediato colocandome una protesis. Operacion que no se podia hacer en Albacete.
      Por lo tanto no puedo mas que agradecer al doctor Landaluce su profesionalidad y humanidad. El me salvò la vida.

    23. Alvaro Osorio Ruiz. Angiólogo y Cirujano Vascular.

      Diario Sanitario… ¿Ustedes pagan realmente a alguien por escribir esta… basura? Quizás El “periodista”, no tiene twiter para verter su opinión sin fundamento (anónimamente claro). Háganselo mirar.
      Independientemente de afinidades, ustedes arrastran por el fango un servicio médico de prestigio, que sigue ayudando a pacientes cada día, a todos sus profesionales, y porqué no, también el legado del Dr. Masegosa que tanto ensalzan (Seguro que estará encantado, allá donde esté). Un gran trabajo, señor Periodista.
      Sobre el Dr. Landaluce creo que ya se ha dicho todo lo importante por parte de quienes realmente le conocen y saben de sus capacidades profesionales y personales. Por mi parte, solo quiero expresarle mi apoyo y mi reconocimiento.

    24. Luciana Collantes Chávez

      El Dr. Landaluce es profesional y personalmente intachable, con una gran disponibilidad y apoyo hacia los demás, un profesional muy docente y cualificado.

    25. Hace años trabaje como enfermera en el servicio de cirugía vascular.Cuando coincidia con el Dr Landaluce.el trato tanto con el personal como con los pacientes ha sido correcto y cercano

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *