• Servicio de ‘desatención’ al paciente

    Reclamar en el Sescam supone una espera de 30 días que no suele ir acompañada de una solución

    Con las listas de espera en cifras históricas y los teléfonos en un constante comunicar, el paciente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) puede pedir la hoja de reclamaciones en cualquier centro sanitario, quejarse a través de Internet o visitar en persona el Servicio de Atención al Paciente de su gerencia. Pero la respuesta, que no siempre es la esperada, puede tardar hasta 30 días.

    atención paciente sescam

    ▶️Pinche aquí si quiere poner una reclamación en el Sescam

    ▶️Aquí puede poner un agradecimiento

    Cuando hay pacientes que esperan años para entrar en quirófano; enfermos que son víctimas de las averías de la maquinaria; personas que se quedan sin tratamiento por desabastecimiento o quienes pasan semanas en el limbo del «no hay quirófano», todos los caminos llevan al Servicio de Atención al Paciente. Pero ahí el enfermo se debe armar de paciencia porque el personal, exhausto, no tiene la varita mágica para un sistema sanitario que ya tenía serios problemas antes de la pandemia.

    «Le informamos que ha sido trasladado para su estudio y valoración al departamento correspondiente, para que en el plazo de 30 días reciba contestación, según establece la Orden de la Consejería de Sanidad de 20 de febrero de 2003, sobre Reclamaciones, Quejas, Iniciativas y Sugerencias». Ésta es la respuesta que da el Sescam después de poner una reclamación, ya sea on line o presencial.

    Así, cuando el paciente llega al oncólogo sin las pruebas solicitadas, por la lista de espera; cuando ve cómo se demora su entrada al quirófano o cuando no le llega la citación para la consultar, el propio personal sanitario le pide que reclame al Servicio de Atención al Paciente. Allí, sus responsables se enfrentan con la desesperación de los afectados y estos con una burocracia que, después de 30 días, da respuestas que poco tienen que ver con la pregunta o queja.

    De todas formas, en un contexto complicado, en el que los efectos de la pandemia se han sumado a un sistema sanitario con goteras, la vocación de una gran parte de los profesionales sigue teniendo peso, de ahí que si bien las reclamaciones están ahí, en el banco de la paciencia, también hay un sinfín de agradecimientos. Las primeras no las publica el Sescam en su página web, pero los segundos, sí.

    ▶️Aquí puede consultar el 📩 Buzón del Lector de Diario Sanitario

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *