• «Atención Primaria está desbordada»

    Si primero fueron los colegios de Médicos y Enfermería los que dieron la voz de alarma, ahora son los equipos sanitarios afectados por brotes los que piden refuerzos para una Atención Primaria desbordada. Así, la médico Josefina Mansilla advierte de que el centro de salud de Ontur (Albacete) está desbordado por un brote en Fuenteálamo, situación que ha visto en Bonete, donde es alcaldesa, y que tiene la certeza de que se puede hacer extensible al resto de España y de Castilla-La Mancha. «Que llamen al Ejército si es necesario, pero que nos refuercen», pedía agotada esta mañana.

    Atención Primaria brote Fuenteálamo
    Imagen de archivo de una concentración, de octubre de 2020, pidiendo más medios para Atención Primaria.

    En brotes como el de la localidad albaceteña de Fuenteálamo hay casos COVID entre personas vacunadas que ya habían pasado el coronavirus

    Si bien los centros de salud están desbordados, la sintomatología está siendo leve

    Y es que los centros de salud están atendiendo al número de pacientes normal en este época, a los desplazados y al sinfín de casos COVID. Pero lo hacen con la mitad de la plantilla de vacaciones.

    Mansilla ha explicado que en el caso del brote de Bonete, donde es alcaldesa, hay gente a la que no se ha llegado a llamar. Mientras tanto, el centro de salud de Ontur, donde trabaja, se enfrenta a un brote en Fuenteálamo de tal magnitud que el rastreo no llega. Además, aún faltan resultados de las PCR que se hicieron el jueves pasado.

    «La gente que debería estar aislada viene al centro de salud porque está nerviosa. Los resultados de las pruebas no llegan. Anoche cené pasadas las once porque además de COVID hay pacientes crónicos y desplazados. Atención Primaria está desbordada; no podemos más», decía esta mañana Josefina Mansilla mientras explicaba que, afortunadamente, los casos de coronavirus son leves.

    Así, la vacunación está atenuando la enfermedad, pero no los contagios. De hecho, esta médico está viendo a pacientes que se contagiaron; se vacunaron después con las dos dosis y ahora están pasando el coronavirus de nuevo.

    Una vez más, es fundamental que se hagan pruebas; que se rastreen los posibles contagios; que se guarden los confinamientos y que siga la vacunación. Sin embargo, el personal sanitario está bajo mínimos, asumiendo vacaciones en un verano en el que sube la presión asistencial.

    La llamada quinta ola, protagonizada por una incidencia disparada en adolescentes y veinteañeros, alcanza de lleno a Atención Primaria.

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *