• Aumenta la demanda de vacunas para viajar al extranjero

    Casi el doble de viajeros y un 19% más de vacunas en un solo año. El Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) atendió en 2016 a 7.348 usuarios a través de los siete centros de vacunación internacional con los que cuenta en distintos hospitales de la región. Esta cifra supone un incremento del 38,9% respecto a 2015, cuando fueron 5.287 los viajeros atendidos.

    En total, fueron 6.464 las vacunas administradas durante el pasado año, frente a las 5.425 administradas en 2015, lo que supone un incremento del 19%.

    Imagen de archivo de una «consulta del viajero».

    Para poder atender a los ciudadanos que van a emprender un viaje a zonas en las que es necesaria una precaución especial en términos sanitarios, el Sescam cuenta con siete centros de vacunación internacional situados en el Hospital Universitario de Guadalajara, el Hospital Virgen de la Luz de Cuenca, el Hospital General Universitario de Ciudad Real, el Hospital General La Mancha Centro, el Hospital Virgen de la Salud de Toledo, el Hospital General Nuestra Señora del Prado de Talavera de la Reina y el Complejo Hospitalario Universitario de Albacete.

    Así, los viajeros que acuden a cualquiera de estos siete centros de vacunación internacional son atendidos de forma personalizada, de modo que se les administran las vacunas necesarias, se les informa de las vacunas recomendadas, y se ofrecen consejos de salud adaptados al destino al que vayan a desplazarse y a su propia situación personal y sanitaria.

    Los meses de mayor afluencia de viajeros son los previos a las vacaciones estivales, en concreto mayo y junio, siendo los destinos más habituales entre los viajeros que acuden a los centros de vacunación internacional del Sescam países de Centroamérica, Sudamérica y el Sudeste Asiático, pero también a países de África.

    Centros de vacunación

    Por centros de vacunación, en el Complejo Hospitalario Universitario de Albacete se atendió a 1.073 viajeros, un 3,5% más que en 2015, y se administraron 1.421 vacunas, un 11% menos que en el año anterior.

    Por su parte, el Hospital General Universitario de Ciudad Real fueron atendidos en 2016 hasta 1.013 viajeros, un 14,4% más que en 2015, y se administraron 797 vacunas, un 112% más que en 2015.

    En el Hospital General La Mancha Centro fueron 958 los viajeros atendidos en 2016, un 48% más que en 2015, administrándose 850 vacunas, un 23% más.

    Mientras, durante 2016 en el Hospital Virgen de la Luz de Cuenca fueron atendidos 666 viajeros, un 38,4% más que un año antes, siendo administradas 884 vacunas, un 21,4% más que un año antes.

    En el Hospital Universitario de Guadalajara se atendió durante 2016 a 1.330 viajeros, un 31,2% más que en 2015, a los que se administraron 805 vacunas, un 49% más.

    Por su parte, en el Virgen de la Salud de Toledo fueron atendidos 1.796 viajeros durante 2016, un 124% más que en el año anterior, y se administraron 1.342 vacunas, un 55% más.

    Por último, en el Centro de Vacunación Internacional del Hospital General Nuestra Señora del Prado de Talavera de la Reina fueron atendidos 512 viajeros durante 2016, un 20,7% más que durante el año anterior, y se administraron 365 vacunas, un 41% menos que un año antes.

    Aumentan los viajes por trabajo

    Tal y como explica la doctora Amaya Biurrun, responsable de uno de los centros de vacunación del Sescam, “es importante que los viajeros acudan a los centros de vacunación internacional para informarse de si es necesario administrarle alguna vacuna o algún tratamiento específico para poder viajar con mayor tranquilidad por su país de destino”.

    En cuanto al perfil de los viajeros, la doctora Biurrun apunta que, habitualmente, los desplazamientos están motivados o bien por turismo o por visitas a familiares, si bien en los últimos años se ha detectado un incremento considerable de los desplazamientos por motivos laborales a países en los que es necesaria o recomendable la vacunación ante distintas enfermedades.

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo