• Albacete, clave para reducir la mortalidad COVID

    Que Albacete se enfrentara al peor de los escenarios durante la primera ola del coronavirus tiene ahora, gracias a sus profesionales sanitarios, la mejor de las consecuencias. Y es que un estudio internacional, que firman los servicios de Geriatría, Reumatología, Medicina Interna, Neumología y Radiodiagnóstico, describe que un fármaco para la artritis reumatoide, el baricitinib, reduce en un 71% la mortalidad en pacientes COVID mayores.

    baricitinib COVID
    Imagen de archivo del Servicio de Geriatría.

    Cinco servicios participan en un estudio internacional

    Describe los resultados en pacientes COVID de un fármaco para la artritis reumatoide

    baricitinib COVID
    Pedro Abizanda, jefe de Geriatría.

    Albacete trató a 436 pacientes COVID mayores de 70 años, una cohorte única en el mundo

    Este logro internacional, publicado ahora, surge porque el Hospital Perpetuo Socorro de Albacete asumió en la primera ola de la pandemia a 436 pacientes COVID mayores de 70 años, lo que ha supuesto una cohorte de estas características única en el mundo. La clave está en que a 46 de estos enfermos hospitalizados se les administró baricitinib.

    Al ver que los resultados, dada la mortalidad en mayores, eran espectaculares, ya que la mejoría en pacientes graves era rápida, el jefe de Geriatría, el Dr Pedro Abizanda, tal y como ha recordado a este diario, se puso en contacto con revistas científicas que pudiesen mostrar al mundo lo que estaba viendo Albacete. Fue entonces cuando entraron en escena referentes internacionales en biología molecular, como son el Imperial College of London, y pacientes italianos, concretamente de Pisa, solo que más jóvenes que los de Albacete.

    Así se gestó un estudio internacional que encauza hacia un tratamiento exitoso. Y es que catorce pastillas de un fármaco para la artritis reumatoide, que se administra por vía oral y cuyo coste no supera los 500 euros, reducen la mortalidad en el 71% de unos pacientes mayores e ingresados con síntomas graves derivados del coronavirus, según han descrito en este estudio.

    Ginés Sánchez Nieva, jefe de Reumatología.

    El reumatólogo Sánchez Nieva fue el primero que vio el potencial de baricitinib

    No obstante, este logro, que firman cinco servicios albaceteños y más de cincuenta expertos internacionales, implicó a todo el Complejo Hospitalario y surgió del empeño del jefe del Servicio de Reumatología, el Dr Ginés Sánchez Nieva, que fue quien defendió la administración de un fármaco para la artritis reumatoide en pacientes COVID. De hecho, los servicios de Farmacia e Infecciosos tuvieron que afrontar toda la burocracia que supone reclamar para «uso compasivo» un medicamento.

    También un internista del Hospital General Universitario, el Dr José Luis Rodríguez, demostró en otro estudio que baricitinib reduce la necesidad de oxígeno de los pacientes después del alta hospitalaria.

    La primera embestida del coronavirus, que contagió a miles de albaceteños, colapsó al sistema sanitario y arriesgó la vida de sus profesionales, ahora ve resultados esperanzadores que, en un contexto globalizado, puede ayudar a millones de personas.

    De hecho, Lilly, la farmacéutica de baricitinib, tiene en estos momentos dos ensayos clínicos en los que el trabajo de Albacete tendrá mucho que ver.

    Hemeroteca

    Neurología sorprende al mundo con ALBACOVID

    Albacete y Ciudad Real sorprenden en el Congreso COVID

    Un comentario

    1. Hola amigos. Gracias por sacar a la luz esta noticia
      Es soplo de aire fresco, con sabor a bosque. Y un orgullo saber que tenemos unos paisanos tan humanamente capaces de saber frenar algo tan demencial como nos está pasando. Soy paciente de cardio de ese hospital. Me siento muy. orgulloso. Gracias. Gabriel Garcia. abenra1@gmail.com

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *