• Llega el hombre para el que no existe lo incurable

    El Autor

    Alberto Nájera López

    Profesor de Radiología y Medicina Física en la Facultad de Medicina de Albacete. Autor del blog radiandando.es

    «No existe lo incurable». Es lo que se puede leer en el cartel que anuncia una próxima “conferencia informativa”, en el Centro Sociocultural de Carretas, en Albacete. La imagen me la envió, el pasado sábado 21 de septiembre, un antiguo alumno de la Facultad de Medicina de Albacete, el doctor Alberto Juárez. Esta afirmación se atribuye al polaco-alemán Bruno Gröning (1906-1959), un predicador y “sanador espiritual” que prometía la curación de lo incurable. A pesar de sus poderes, murió prematuramente de cáncer de estómago en París a los 52 años, cuando estaba siendo juzgado por un tribunal de Múnich.

    El gran sanador murió de cáncer de estómago a los 52 años

    Bruno Gröning
    El ponente es un discípulo de Bruno Gröning.

    En 1958 ya había sido juzgado por el asesinato negligente de una joven de 17 años que padecía un cáncer de pulmón, pero que saldó con el pago de una multa.

    Los supuestos poderes divinos de Gröning, quien no pudo curarse a sí mismo, se basarían en el control de una energía superior universal, en la autocuración mediante la oración y la consciencia, culpabilizando al paciente en caso de fallecimiento. Premisas frecuentes en otros movimientos sectarios basados en el “origen emocional de la enfermedad”.

    Círculo de Amigos de Bruno Gröning

    Es gibt kein unheilbar!” es el lema que sus seguidores, 60 años después de su muerte, siguen utilizando como gancho desde el Círculo de Amigos de Bruno Gröning para difundir sus ideas, mágicos poderes, curaciones milagrosas en masa, casi bíblicas.

    El propio Gröning había fundado la Asociación para la Promoción de los Fundamentos Naturales y Mentales para la Vida Espiritual desde la que desarrollaba su actividad. Tras su muerte, ésta se escindió en tres corrientes, de las que desde 1979, el Círculo, de la mano de Grete Häusler (1922-2007), quien aseguraba haber sido sanada por el mismísimo Bruno de tres enfermedades incurables en 1950, es la más activa.

    Alerta de varios gobiernos

    En su web, que aparece en el cartel de la conferencia, se pueden encontrar múltiples supuestos testimonios de sanaciones milagrosas de numerosas enfermedades, desde el asma o la alergia, a la esclerosis múltiple o el cáncer. En 1998, una Comisión del Bundestag alemán, clasificó como secta este movimiento. En 2005, el gobierno francés alertaba también de su deriva sectaria.

    Si todo esto no es suficiente para encender todas las alarmas, una simple lectura del cartel debería ser suficiente para que, tanto el Ayuntamiento como el Colegio de Médicos de Albacete, actúen. En él se anuncian “curaciones médicamente documentadas” y testimonios de “personas curadas”. De fondo, “adornando” el cartel, aparecen los nombres de enfermedades como reuma, jaqueca, dolores de espalda, bulimia, bronquitis, hemorroides, osteoporosis, depresión, hernia discal o diabetes.

    Bruno Gröning

    Quién protege al enfermo de estas prácticas

    Como indica en este tuit Emilio Molina, vicepresidente de la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas (APETEP) y vocal de la Red de Prevención del Sectarismo y Abuso de la Debilidad (RedUNE), de acuerdo al RD 1907/1996, “es ilegal la promoción de propuestas terapéuticas en las que haya una certeza de curación o alivio”.

    ¿Qué mal puede hacer?

    Además, Isidoro Martínez, quien divulga desde hace años desde la cuenta “¿qué mal puede hacer?” (@qmph_es), nos alerta de que, en su perfil de Facebook, la Asociación Sendero Consciente Albacete (antes SATNAM, promotora de la charla), dispone incluso de un espacio en el Centro Sociocultural de Carretas de Albacete desde donde promocionan, al parecer, ésta y otras “terapias holísticas interesantes, todo relacionado, con la salud, la mente, las emociones y temas relacionados con el crecimiento personal y la espiritualidad”. Aunque podemos estar tranquilos, ellos mismos advierten de no ser una secta: “no hablamos ni llevamos ninguna religión en nuestros trabajos”.

    En qué lugar quedan los médicos

    Los médicos saben que la Medicina no lo cura todo. Se entrenan para ganar batallas, conscientes de que perderán la guerra pues, la gente, al final, tendremos que morir. Prometer la curación de lo incurable, ofrecer una falsa esperanza, aprovecharse del dolor y de la desesperación de quien ha sido diagnosticado de una enfermedad aterradora que no tendrá más que un terrible desenlace, es miserable.

    Es por esto por lo que el Ayuntamiento debe actuar con responsabilidad y contundencia.

    Actualización:

    El Ayuntamiento ha contactado con el profesor Alberto Nájera para comunicarle que ha constatado que no se ha realizado la preceptiva solicitud de cesión del espacio y que, por tanto, la charla no tendrá lugar. Además, revisarán la cesión del espacio.

    Aquí puede consultar otras publicaciones relacionadas con Alberto Nájera

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *

    Diario Sanitario · Sapere aude | Atrévete a saber

    Suscríbete a nuestra lista de correo

    Apúntate a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias de Diario Sanitario.

    Te has suscrito satisfactoriamente!