• promoción nuevo mini
  • Los ángeles de la guarda de Cenizate

    Personal sanitario de vacaciones se movilizó en una respuesta determinante para atender a los heridos atropellados en la cabalgata de Cenizate

    El pequeño pueblo albaceteño de Cenizate vive ahora pendiente de la evolución de los heridos atropellados el martes en la cabalgata, dos mujeres y dos niños de menos de 3 años, uno de ellos dado de alta. Pero también se analiza un accidente que no se podrá olvidar, tanto por las crudas imágenes como por la reacción del personal sanitario que se encontraba en esos momentos de fiesta en el municipio. Médicos, enfermeras y matronas reaccionaron, al momento, en una respuesta eficaz y coordinada que el pueblo no olvidará.

    cabalgata Cenizate

    Una respuesta cualificada y coordinada que permitió ganar tiempo a los heridos

    En un tiempo récord, el personal sanitario, la mayoría jóvenes disfrazados que se encontraban de fiesta en ese momento, pero también veteranos, demostraron, como cuenta un testigo, que «siempre estamos en guardia». Mientras sobraban manos para sacar a los atropellados de debajo de las ruedas, se improvisaron dos puestos médicos; se abrió el consultorio para coger todo el material de primeros auxilios e incluso se sacó medicación de las casas.

    En un pueblo de menos de 1.200 habitantes, los 800 que estaban en la cabalgata dieron un paso atrás en cuanto el personal sanitario presente empezó a actuar. Se despejaron calles para la llegada de la ayuda y cada persona estuvo donde se la necesitaba.

    Antes de que llegara la respuesta del 112, que según asegura el testigo fue rápida, los sanitarios ya habían cogido vías, administrado calmantes y limpiado heridas, así como habían cubierto las piernas de quienes más tarde entrarían por las puertas de Urgencias de los hospitales de Albacete y Ciudad Real. También atendieron y tranquilizaron a la familia. Y tampoco faltaron palabras de consuelo y medicación para las manos voluntarias que cargaron con los heridos, conmocionadas por una situación tan inesperada como trágica.

    «Aunque no estés alerta, respondes»

    Ver una respuesta sanitaria inmediata atenuó la tragedia y dio ventaja a los heridos, que ganaron tiempo en su traslado. De hecho, entre los voluntarios había médicos que ya se habían puesto en contacto con los hospitales para que activaran el Código Trauma y se prepararan para la situación de cada uno de los heridos, dos mujeres de 37 años y dos niños menores de 3 años.

    «El personal sanitario tiene una predisposición innata, esté dónde esté. Aunque no estés alerta, respondes. Ese estar siempre en guardia permitió atender a los heridos al momento. Se actuó con lo que había, con un personal sanitario cualificado que se coordinó desde el primer momento», recuerda ahora uno de los ‘ángeles de la guarda’ de la cabalgata de Cenizate.

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *