• El cambio de hora perjudica la salud

    Sí, otra vez llega el cambio de hora a España. A las tres serán las dos. Y eso que parecía que el cambio de 2018 podía ser el último, cuando se hizo pública la propuesta de la Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo manifestando la intención de poner fin a los cambios de hora estacionales en la Unión Europea. En ella se instaba a que cada estado escogiera el horario oficial que prefiriera mantener.

    María de los Ángeles Rol de Lama, Universidad de Murcia

    ¿Hasta 2026 así?

    Desde entonces ha llovido mucho. Pero, pese al tiempo transcurrido, lo cierto es que no se han producido avances efectivos sobre este tema.

    El Gobierno español nombró una comisión multidisciplinar de expertos para tomar una decisión informada. Pero entonces llegó la pandemia y, como no podía ser de otro modo, las prioridades cambiaron y la cuestión del cambio horario quedó sin resolver.

    Y así sigue a día de hoy. De hecho, se han publicado en el BOE las fechas en las que deberemos volver a cambiar las manecillas del reloj hasta al menos el año 2026.

    Un debate abierto

    No obstante, el debate del cambio de hora todavía no se ha cerrado, como ya han manifestado diversas asociaciones científicas. Tanto la Sociedad Española del Sueño (SES), como la Sociedad Portuguesa de Cronobiología y Medicina del Sueño, la Sociedad para Investigación en Ritmos Biológicos (SRBR) o la Sociedad Europea de Ritmos Biológicos (SRBR), e incluso la Sociedad Americana del Sueño (AASM) han expresado con rotundidad su posición a favor de eliminar el cambio horario. Estas tres últimas han unido además fuerzas bajo el paraguas de la Sociedad Europea de Investigación sobre Sueño (ESRS) para emitir un comunicado conjunto.

    Alteraciones del sueño

    ¿El motivo? Pues que desde el punto de vista de la cronobiología y el sueño no hay pruebas que indiquen que mantener el cambio horario sea beneficioso para la salud, pero sí evidencias de lo contrario. De hecho, pasar al DST o Daylight Saving Time (el llamado horario de “verano”, UTC+2 o GMT+2 en el caso de la España peninsular) provoca cambios agudos tales como alteraciones del sueño y del rendimiento al volante, así como un mayor riesgo (aunque modesto) de sufrir episodios cardiovasculares.

    En contraposición, el llamado “horario de invierno” u horario estándar (ST), también llamado Universal Time Coordinated (UTC+1 en el caso de la España peninsular), que se corresponde con la hora del meridiano de Greenwich (G_reenwich Mean Time_ o GMT+1), parece implicar un aumento de la duración de nuestro sueño. De ahí la unanimidad entre las distintas asociaciones científicas de poner fin al cambio de hora, aunque también es cierto que hay algún autor que lo defiende.

    Largas tardes de verano

    Con tanta sigla para indicar la hora es normal que nos hagamos un verdadero lío y al final nos entendamos con aquello de los horarios de invierno y de verano. Pero lo cierto es que estas denominaciones tienen per se ciertas connotaciones. ¡Cómo no! El verano lo asociamos con el descanso, las vacaciones y largas tardes sin que anochezca. Eso sí, todo hay que decirlo, seguirían siendo largas, aunque un poco menos, sin el cambio horario.

    Habría que reflexionar sobre la mejor forma de preguntar por el cambio horario cuando se realizan encuestas sobre la preferencias de la población. Porque la solución requiere un abordaje multidisciplinar que incluya aspectos sociológicos relacionados con la aceptación de la decisión a tomar.

    Si finalmente prescindimos de él, ¿nos olvidaríamos enseguida de que solíamos cambiar las manecillas del reloj dos veces al año? Y si es el caso, ¿con qué horario deberíamos quedarnos?

    María de los Ángeles Rol de Lama, Catedrática de Universidad. Codirectora del Laboratorio de Cronobiología. IMIB-Arrixaca. CIBERFES., Universidad de Murcia

    Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

    The Conversation

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *