• ¿Y las pertenencias de mi padre fallecido por COVID?

    Mi padre, Miguel Ángel Batista Guerrero, empezó a encontrarse mal el día 14 de marzo, pero pensó que era un simple resfriado porque sus síntomas no eran muy evidentes. Así, el día 15 de marzo fue a hacer un poco de compra (viven en Ugena, un pueblo pequeño). Cuando iba a pagar perdió el conocimiento y se cayó de boca al suelo. Enseguida, le atendió un señor que le conocía y llamó a la Guardia Civil, que se personó pronto, pero, a mi parecer, no actuó bien, porque después de tomarle la tensión y recuperarse de su pérdida de conocimiento, en vez de llamar a una ambulancia le indicaron que cogiera el coche y ellos le escoltarían a casa por si le pasaba algo, y así lo hicieron.

    carta pertenencias fallecido COVID
    Imagen de archivo.

    Va a hacer seis meses del fallecimiento de mi padre y seguimos sin tener nada de lo que llevaba encima

    Pasó el resto del día en casa con alguna décima de fiebre y mal cuerpo. Por teléfono, al día siguiente , entre mi hermano y yo le convencimos para que fuera al médico, ya que él no quería. Como nosotros no podíamos venir a llevarle y no queríamos que condujera el coche le dijimos que avisará a un amigo suyo y que con todas las medidas de seguridad lo acercase a un centro de especialidades que hay en Illescas para que lo mirasen.

    Enseguida activaron el protocolo, le aislaron, le tomaron saturación y lo derivaron en ambulancia al Hospital Virgen de la Salud de Toledo, y ahí empezó todo… 

    Llegó a Urgencias y le pusieron el oxígeno, le hicieron una placa y le hicieron las pruebas necesarias y le dejaron ingresado inmediatamente, pasó por todos y cada uno de los sitios de urgencias y le perdieron las zapatillas que llevaba puestas. Al día siguiente lo subieron a planta con las cosas que llevaba encima (teléfono móvil, llaves del coche y casa, cartera con su DNI, tarjetas de crédito etc..) Como se fue sin saber que se iba quedar ingresado, pues se lo llevó todo.

    También llevaba un reloj, una cadena y un sello de oro. Conseguimos enviarle una mochila con una bolsa de aseo y mudas para cambiarse y así pasaron los días. Estuvimos hablando con él por teléfono hasta el día 1 de abril, ya que le bajaron a la UCI a las diez de la noche. 

    Nos mantuvieron informados en todo momento de la evolución de mi padre durante su estancia allí, hasta que el día 24 de abril, día de su 68 cumpleaños, nos llamaron para darnos la noticia de que estaba muy mal y que fuéramos a despedirnos de él. 

    El momento de la despedida

    A las 13:15 horas nos avisaron, después de subir mi hermano y mi marido a verle, que había fallecido. En ese momento, estando en el hospital, reclamamos sus cosas y nos dijeron que no tenían nada, ni informes médicos, ni pertenencias de ningún tipo, a pesar de que mi marido y una enfermera del hospital se recorrieron todas y cada una de las estancias donde había estado mi padre durante todo ese tiempo. No encontraron absolutamente nada. 

    Demostrar que era mi padre

    Puse reclamaciones al Sescam, el cual me contestó haciendo un copia y pega con fecha incorrecta y sin hacerse responsables de nada. Volví a poner otra y me llamo por teléfono una señorita muy agradable la cual escuchó todas mis quejas y me recomendó que actuara legalmente. Hice un escrito detallando todas y cada una las cosas que habían sucedido y todo lo que llevaba mi padre en el momento de ingresar en el hospital y lo que se le llevó después. Envié denuncia interpuesta en el cuartel de la Guardia Civil y demás documentación, al tiempo me contestaron diciendo que tenía que demostrar el parentesco con mi padre. Y así lo hice, volví a hacer otro escrito presentando mi DNI y la página del matrimonio de mi padre y mi madre con sus apellidos y mi hoja de nacimiento, lo envié todo y me vuelven a contestar que tengo que volver a demostrar el parentesco con mi padre. Pensé: ¿En serio? 

    Bueno, pues ya mi último escrito fue cargando contra ellos, les dije de todo menos guapos. Presenté mi DNI, una fotocopia del DNI de mi padre, que es lo único que tengo de su documentación, el libro de familia etc… Me han vuelto a contestar y a la espera estoy de la resolución. Va a hacer seis meses del fallecimiento de mi padre y seguimos sin tener nada de lo que llevaba encima. Muy triste todo esto. 

    Soledad Batista Serrano.

    Hemeroteca

    Nace la Plataforma de Afectados por COVID-19

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *