• La causa de las causas del coronavirus

    El municipio albaceteño de Hellín ha tenido que asumir las restricciones de la Consejería de Sanidad para frenar los contagios por coronavirus. Los vecinos ven las causas en las reuniones de jóvenes en torno a la «no feria», pero profesionales sanitarios como el enfermero Miguel Ángel Sáez, que trabaja en uno de los barrios más desfavorecidos, suma la pobreza a la ecuación. Y es que los temporeros, en su mayoría inmigrantes, tienen serias dificultades para cumplir con las medidas de aislamiento.

    Imagen de archivo de la situación que provocó el brote de los asentamientos este verano en Albacete.

    El enfermero Miguel Ángel Sáez añade la pobreza a las causas de los contagios por coronavirus en Hellín

    En esta segunda ola, para tener el coronavirus a raya es fundamental el rastreo de las enfermeras de vigilancia epidemiológica. No obstante, antes, el paciente debe llamar a su centro de salud para advertir que tiene sintomatología compatible con COVID-19. Miguel Ángel Sáez ha visto que los temporeros son reacios tanto a pedir ayuda como a confinarse o dar sus contactos, ya que no se pueden permitir dejar de trabajar. Para empezar, no saben ni para quién trabajan y carecen de cualquier relación contractual con su empleador, lo que complica aún más el rastreo.

    En su zona, la del Centro de Salud Hellín 2, es frecuente que familias numerosas vivan en viviendas que no reúnen las condiciones mínimas. Así, el hacinamiento impide tanto aislar contagios como las medidas higiénicas a las que obliga el contexto del coronavirus.

    Además, los temporeros suelen desplazarse a trabajar en viejas furgonetas en las que viajan sin espacio ni ventilación suficientes para evitar contagios. Incluso el precio de las mascarillas es un freno, por lo que las reutilizan hasta un punto en el que pierden parte de su función.

    Para Miguel Ángel Sáez, conocedor del contexto sanitario al que lleva la pobreza, para frenar la pandemia hay que ir a la causa de las causas. Las «no fiestas» están detrás de muchos contagios, pero también la pobreza, de ahí que este enfermero aconseje que en Hellín actúen los Servicios Sociales.

    La pobreza, en cifras

    Según la Red Europea de Lucha Contra la Pobreza, una de cada tres personas de Castilla-La Mancha es pobre. En el año 2019, un total de 624.000 personas, lo que supone el 30,7 % de la población, vivía en riesgo de pobreza y exclusión social en la región.  A pesar de que esta cifra está casi tres puntos por debajo de la del año anterior, la tasa se mantiene en valores elevados: es un 21 % más alta que la media nacional (5,4 puntos porcentuales más) y la quinta más elevada de todas las regiones. Además, es previsible que en 2020 los datos empeoren ostensiblemente.

    Hemeroteca

    Hellín retrocede a Nivel 2

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *