• Conciliación familiar, virus y bacterias

    El Autor

    Juan Ríos Laorden

    Pediatra de Atención Primaria

    En la práctica de la Medicina se interacciona con el proceso vital de las personas a las que atendemos; interaccionamos con el tiempo libre, con los procesos biológicos naturales de sueño, vigilia, etc…, y también con la actividad laboral y familiar que en cada momento de nuestra biografía estemos desarrollando. 

    En la consideración de los Pediatras, que somos los médicos que atendemos a la población comprendida desde el momento del nacimiento hasta la adolescencia (en algunos países desarrollados hasta los 18 años) esta interacción se “duplica”, interactuamos con ellos mismos, pero también con sus cuidadores (generalmente los padres y familiares, en mayor medida con madres y abuelos) y también con el medio donde comienzan a ejercer su socialización (guarderías, centros de educación, centros de ocio, …). 

    La infancia supone el inicio de la socialización y del contacto con los virus

    Es en los primeros años de la infancia y sobre todo al comienzo de su socialización en la guardería cuando los procesos infecciosos banales hacen su aparición, la gran mayoría infecciones con un origen vírico que provocan fundamentalmente procesos respiratorios altos y digestivos (catarros, diarreas, …). 

    Es también en este momento cuando activan su inmunidad (coloquialmente conocido como defensas) y comienza la identificación y resolución por su sistema inmunitario en pleno momento de progreso. 

    ¿Qué tiempo es el recomendado para que nuestro hijo se ausente de la guardería o del colegio?

    Estas infecciones banales y el contacto estrecho con otros niños (generalmente de idéntica edad) hacen más difícil poder controlar su contagiosidad; el intercambio de objetos y su manipulación, las secreciones y una inexistente práctica a estas edades del “lavado de manos” como mejor forma de prevenir el contagio, va a ser el caldo de cultivo ideal para que unas veces de forma epidémica y otras de modo ocasional aparezcan casos de contagio (por vía fecal-oral, por vía respiratoria, por contacto con piel o con líquidos orgánicos como sangre, orina, saliva, lágrimas, …), muchos de ellos con periodos de incubación en los que no dan la cara los síntomas y signos de sospecha para poder evitarlos. 

    En caso de escarlatina el niño puede regresar al colegio 24 horas después de iniciar el tratamiento

    Todo esto en algunos casos puede prevenirse con normalidad, con el sentido común que tienen la inmensa mayoría de los padres y cuidadores que deben dejar de llevar al niño a la Guardería o al Colegio y así evitar que sigan multiplicándose los contagios y también para que su hijo tenga una superación mejor y completa en su propia casa; momento este en el cual se afectará la “conciliación laboral” de muchas madres y padres. 

    El niño con piojos puede regresar si ha iniciado el tratamiento

    La pregunta entonces que nos surge y que desde el campo de la Pediatría de Atención Primaria damos respuesta, es: ¿Qué tiempo es el recomendado ausentarse nuestro hijo de la guardería o del colegio?: 

    Ordenados los cuadros mayoritarios de contagiosidad y su tiempo de “exclusión” recomendado, en orden creciente, podemos aconsejar: 

    • Exantema Súbito, Hepatitis B y C, Infecciones Respiratorias banales (catarros), Megaloeritema o enfermedad de las mejillas abofeteadas, Oxiuriasis (lombrices), Tiña (excepto en piscinas) y VIH Sida = Habitualmente ninguna exclusión. 
    • Gingivitis, Estomatitis y Enfermedad Boca-Mano-Pie = Ninguno salvo afectación del propio afectado. 
    • Gripe = Hasta que ceda la fiebre. 
    • Piojos = Hasta iniciar el tratamiento. No debemos excluir por liendres. 
    • Sarna = Hasta completar el tratamiento. 
    • Amigdalitis, Escarlatina, Conjuntivitis purulenta e Impétigo = Hasta 24 horas desde el inicio del tratamiento. 
    • Diarrea, Gastroenteritis = Hasta 48 horas desde que se ha producido la última deposición diarreica o vómitos.  
    • Diarreas causadas específicamente por gérmenes concretos como Salmonella Typhi, Shigella y Escherichia Colli enterohemorrágico = Hasta disponer el paciente de los coprocultivos negativos.
    • Paperas, Rubeola y Sarampión = Hasta 5 días del inicio del exantema (manchas en la piel) o desde el comienzo de hinchazón de parótidas.
    • Hepatitis A = Hasta una semana después de que aparezca la ictericia (tinte amarillento de piel y mucosas). 
    • Varicela = Hasta una semana después de aparecida la erupción o que estén todas las lesiones ne fase costra.
    • Tosferina = Hasta 5 días desde elinicio del tratamiento antibiótico o tres semanas para los niños que no han recibid tratamiento antibiótico.
    • Tuberculosis = Hasta dos semanas después de iniciado el tratamiento. 
    • Meningitis o Sépsis = Mientras dure la enfermedad. 

    Nuestra misión es evitar el contagio innecesario

    Más información podemos encontrar en la bibliografía seleccionada que se puede encontrar en la sección para padres de la página web de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) y por supuesto de forma más cercana y con mayor confianza en tu Centro de Salud. 

    Nuestra misión como Pediatras, así como la de los padres y cuidadores, es mantener el bienestar de la población infantil, recuperarles y cuidarles de sus procesos infecciosos (unos banales y otros importantes) y evitar el contagio innecesario a sus compañeros.

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *

    Diario Sanitario · Sapere aude | Atrévete a saber

    Suscribete a nuestro newsletter

    Apúntate a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias de Diario Sanitario.

    Te has suscrito satisfactoriamente!