• Lanzan un protocolo para atender el COVID persistente

    La Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) -en colaboración con colectivos autonómicos de afectados de COVID-19 persistente-, elabora un Protocolo de atención detallado a esta enfermedad. El objetivo es mejorar la atención de los pacientes que, tras meses de haber sido contagiados por COVID, continúan presentando síntomas de la enfermedad.

    Como avance del protocolo, se ha elaborado el ‘Kit de atención básica al paciente COVID-19 persistente’ que recopila los elementos diagnósticos y de seguimiento, destacando el papel de la Atención Primaria como la parte vertebradora del proceso de asistencia compartida de estos pacientes con otros especialistas hospitalarios. Se elabora para dotar a los profesionales de una herramienta para poder atender en la actualidad a este tipo de pacientes, cada vez más frecuentes en sus consultas,

    La colaboración entre SEMG y los colectivos de afectados por COVID Persistente nace como consecuencia de la novedad de un proceso patológico desconocido que genera incertidumbre en los pacientes y en los profesionales que les atienden. Por ello, urge la necesidad de elaborar un protocolo que recoja unas pautas básicas de actuación ante este proceso y que ayude a la valoración de los síntomas, a conocerlos y tratarlos.

    La cara oculta de la pandemia

    En este sentido, el documento «intenta dar respuesta a estos pacientes huérfanos de una asistencia coordinada, de acuerdo a sus necesidades. Un colectivo de enfermos en apuros que es la cara oculta, pero cada vez más protagonista, de la pandemia de coronavirus», según apuntan desde Long Covid ACTS.

    En definitiva, «se trata de ayudar y acompañar a estos pacientes en este proceso hasta ahora desconocido, para eliminar esa sensación de orfandad y soledad que pueden sentir, y demostrar la comprensión y apoyo del colectivo sanitario ante las dudas que surgen en los pacientes», según explica el Doctor Lorenzo Armenteros, portavoz de la SEMG y uno de los autores del Kit.

    Como aspecto novedoso, el protocolo incluye un apartado dedicado a la Asistencia Compartida (AC) con otras especialidades del ámbito hospitalario. Este modelo de asistencia considera a la Atención Primaria como el eje vertebrador de la atención, siendo este nivel el que articule la necesidad de colaboración de otras especialidades, sin perder la perspectiva integral del paciente.

    La asistencia compartida proporciona a los pacientes una atención diferenciada de otros modelos de atención, al integrar la comorbilidad, la accesibilidad y la continuidad de la atención, que son elementos característicos de la Atención Primaria, combinadas con los beneficios de la Atención Hospitalaria que pueda necesitarse, de modo especifico, en determinados momentos del proceso de la enfermedad.

    Qué es el COVID persistente

    En la actualidad, no existe una definición normativa de esta entidad nosológica, ni su catalogación como enfermedad y/o síndrome. Por ello, con el único fin de tener una definición discriminatoria de esta patología, el documento define el término COVID Persistente como “el complejo sintomático multiorgánico que afecta a aquellos pacientes que han padecido la COVID-19 (con diagnóstico confirmado o sin él) y que permanecen con sintomatología tras la considerada fase aguda de la enfermedad, persistiendo los mismos en el tiempo”.

    El Kit de atención básica al paciente con enfermedad COVID-19 persistente incluye siete puntos que recopilan una batería de estudios recomendados para este tipo de enfermos.

    Además de las pruebas de laboratorio, estudios de imagen y pruebas funcionales, se recomienda la realización de una valoración del estado emocional, las comorbilidades asociadas y de la situación funcional y social de los afectados.

    Como último punto se incluye el ya mencionado concepto de asistencia compartida con otras especialidades hospitalarias en campos como la prevención, la rehabilitación respiratoria y muscular, así como la asistencia compartida en nutrición (dietas y/o suplementos) y ante signos de alarma.

    Afectaría a uno de cada 10 enfermos

    Se estima que la COVID persistente podría afectar a 10% de enfermos, lo que en nuestro país se traduciría en más de 50.000 afectados. Para poder empezar a caracterizarlos con mayor precisión, la SEMG lanzó el pasado mes de agosto una Encuesta sobre los síntomas persistentes, que ya ha sido contestada hasta la fecha por más de 1.800 personas que se encuentran en esta situación.

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *