• Desde Canadá hasta Albacete para estudiar Medicina

    Se apellida Martínez, pero es canadiense, de Ottawa. Ha trasladado su residencia más de 5.000 kilómetros para estudiar Medicina en la Facultad de Albacete. Y es que Ernest Martínez Schargel se había graduado en Biomedicina con unas notas brillantes, pero, como el laboratorio no colmaba su vocación decidió ir más allá.

    Ernest quería estudiar Medicina en Albacete.

    Ahora, Ernest Martínez estudia quinto en la Facultad de Medicina de Albacete. Ha dejado una ciudad bilingüe, de más de dos millones de habitantes, por la tranquila Albacete. Pero se ha encontrado con lo que buscaba, una facultad cercana, de clases reducidas y prácticas. Además, seguir estudiando en su país suponía hipotecarse.

    Encontrar un canadiense haciendo prácticas en un centro de salud de Albacete puede parecer una locura, pero si bien no conocía esta provincia de Castilla-La Mancha, España le resultaba tan cercana a este canadiense como que es la tierra de su madre.

    Ernest Martínez Schargel habla inglés, francés, español y alemán

    Ernest habla español a la perfección porque su madre es alicantina. Ella aterrizó en Canadá porque quería estudiar francés, pero conoció a un canadiense y acabó formando una familia a más de siete horas de avión de su país.

    Más de 5.900 kilómetros separan Ottawa de Albacete.

    El joven accedió a una universidad cara -en Canadá los estudiantes tienen que pedir préstamos para asumir el coste de la carrera- y masificada. Con 21 años tenía su título de Biomedicina y dominaba el inglés, el francés, el alemán y el español. Pero había decidido que quería ser médico.

    Eligió Albacete por sus resultados en el examen MIR

    Aprovechó la doble nacionalidad y la nota de Biomedicina para visitar las facultades españolas, desde Oviedo hasta Alicante, pero se quedó con Albacete por sus resultados en el examen MIR, por su prestigio y por las clases reducidas. Además, la ciudad estaba cerca de Alicante, la tierra de su familia materna.

    Ernest quería estudiar Medicina en Albacete.
    Martínez, con una paciente, durante las prácticas.

    Dar el paso de Canadá hasta Albacete no fue fácil por el papeleo, pero superada la burocracia, Ernest tiene claro que el año que viene será médico, se preparará el MIR en Oviedo y tratará de especializarse en Medicina Interna, Endocrinología o Hematología.

    Está a más de siete horas de avión de su familia, pero Martínez Schargel está cerca de conseguir lo que quería, un título de Medicina que le abra las puertas de toda Europa.

    También le puede interesar:

    Imbatible en el MIR

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Un comentario

    1. Aquí en España también tienen que hipotecarse por vida una familia para pagar una carrera de medicina o cualquier otra, no solo en Canada

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *

    Diario Sanitario · Sapere aude | Atrévete a saber

    Suscríbete a nuestra lista de correo

    Apúntate a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias de Diario Sanitario.

    Te has suscrito satisfactoriamente!