• El inventor de la epidural, de la tragedia a la fama

    El Autor

    Juan Javier Andrés

    Periodista económico

    “Sirviendo a la patria enalteció la ciencia”. Aquella placa coronaba uno de los quirófanos del antiguo hospital de Melilla hace casi un siglo, sirviendo además de conciso epílogo a la vida y obra de uno de esos españoles ilustres que durante años cayó en el olvido y al que se le birló durante mucho tiempo el colosal reconocimiento de un descubrimiento mundial que cambiaría para siempre los partos, menguando el dolor de las embarazadas en el momento decisivo. 

    Fidel Pagés.

    Bajo los pesados escombros de la Historia y muy alejado del inculto interés popular, aparece la figura de un médico militar, Fidel Pagés (1886-1923), al que el destino le reservó el invento de la epidural, esa inyección que anestesia la parte inferior del cuerpo y alivia al paciente en toda operación de esa zona, aunque le privó de fama por esos rocambolescos y trágicos giros que a veces da la vida. 

    Fidel Pagés, médico militar, fue el inventor de la epidural

    La suya es una vida con muchas aristas. Natural de Huesca, sin padre desde los siete años y con el título de Medicina en el bolsillo a los veintidós, Pagés se adentró en 1909 en el duro mundo del Ejército al obtener su plaza en las oposiciones al Cuerpo de Sanidad Militar. Ese puesto, que le permitió pisar, entre otros sitios, nuestra región al ejercer en Ciudad RealToledo, le enfrentó en Melilla a esa lucha diaria contra la muerte y el dolor de los soldados siendo testigo del descalabro de las tropas españolas en el desastre de Annual y, más adelante, tomando parte de la inspección de los campos de prisiones en Hungría en plena Primera Guerra Mundial, de la que regresó gravemente enfermo. 



    Le marcó el sufrimiento de los heridos en combate

    Esa desgarradora experiencia, entremezclada con la permanente ausencia de recursos médicos y anestesiológicos, fraguó su espíritu de incansable investigador para paliar el dolor de sus pacientes hasta el punto de asistir con su equipo de trabajo a los heridos en pleno combate, todo un avance para la época de lo que hoy son unidades móviles.  

    Lo bautizó con el complejo término de anestesia metamérica

    En esa incesante búsqueda este doctor, formado en la Universidad de Zaragoza, descubrió en plena operación como una inyección de anestésico local entre dos vértebras de la zona lumbar lograba paralizar las terminaciones nerviosas de la médula espinal. Lo refrendó con 43 operaciones, lo bautizó con el complejo término de anestesia metamérica y lo publicó en 1921 en la Revista Española de Cirugía que había fundado. 

    Pagés murió en un accidente de tráfico y un italiano hizo suyo el invento

    Su existencia fue tan intensa como efímera y sólo el accidente mortal de tráfico a los 37 años truncó una meteórica y abundante carrera cuya gran obra póstuma fue la epidural. Pero el plagio de un médico italiano, Achiles Dogliotti, haciendo suyo este hallazgo, dejó a nuestro ilustre médico en el olvido. Sólo la acertada intervención de un cirujano argentino años desbarató esta treta y devolvió a Fidel Pagés su lugar en la Historia. 

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *

    Diario Sanitario · Sapere aude | Atrévete a saber

    Suscríbete a nuestra lista de correo

    Apúntate a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias de Diario Sanitario.

    Te has suscrito satisfactoriamente!