• El TSJ confirma una condena al Sescam por un fallecido

    El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla-La Mancha ha confirmado una condena al Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) por la demora en el diagnóstico y tratamiento de un cáncer de vejiga con resultado de muerte para el paciente.

    condena sescam muerte paciente

    La cirugía de cáncer de vejiga se retrasó hasta que el paciente murió con 63 años

    La indemnización supera los 76.000 euros

    Así lo ha dado a conocer Asociación ‘El Defensor del Paciente’ en Castilla-La Mancha, que llevó el caso a los tribunales y que destaca que en la sentencia se reconoce, como ya hiciera el Juzgado de lo contencioso-Administrativo nº 1 de Ciudad Real, la condena al Sescam y a su aseguradora MAPFRE a abonar una indemnización de 76.690 Euros, así como los intereses legales desde los 6 meses desde la reclamación previa presentada.

    «Ha sido un largo camino para la esposa e hija de J.M.G.A. hasta la sentencia del Tribunal Superior de Justicia donde ha sido reconocido el retraso en el diagnóstico y tratamiento del cáncer de vejiga que padecía», valoran desde ‘El Defensor del Paciente’.

    Antecedentes

    Recuerdan que el fallecido, en el año 2012, acudió en varias ocasiones al Hospital General de Valdepeñas (Ciudad Real) a la consulta de urología presentando hematuria. Desde enero de 2013 el sangrado se hizo más frecuente. Continuó acudiendo a consultas y en abril de 2014 se le diagnosticó un pólipo en la pared de la vejiga.

    En junio de 2014 se le realizó una citoscopia que confirmó la lesión vesical compatible con tumor maligno. El 18 de Julio le practicaron un TAC fijándose la intervención para el 28 de julio. No obstante, cinco días antes se le suspendió remitiéndole al Hospital General de Ciudad Real donde se le puso en lista de espera para cirugía. Entonces, acudió al servicio de urgencias del Hospital de Ciudad Real los días 12, 20, 31 de agosto y el 2 de septiembre postponiendo su ingreso en medicina interna. Desde ese momento comenzó el empeoramiento hasta que en fecha 21 de septiembre falleció, a los 63 años.

    Como reconoce la sentencia y así defendió el letrado Francisco Fernández-Bravo, se ha producido un «diagnóstico tardío» del cáncer de vejiga que presentaba, así como el tratamiento del mismo, estimando la pérdida de oportunidad de haberse curado o mejorado si el diagnóstico se hubiese realizado a tiempo y se hubiera instaurado el tratamiento médico a su debido tiempo.

    El perito de esta parte y el perito judicial «reconocieron cómo desde 2012 había claros síntomas de que podía existir un cáncer de vejiga, siendo el síntoma más importante la hematuria que presentaba». El único perito que se opuso fue el perito de MAPFRE, en unas consideraciones que la sentencia califica de «opinión… cuando menos totalmente desinformada».

    Indemnización

    La sentencia de instancia reconoce ese retraso condenando al Sescam y a MAPFRE al abono de la indemnización de 69.021 euros para la viuda y 7.669 euros para la hija.

    Ahora el TSJ reconoce el daño y el retraso en la asistencia sanitaria, confirmando la sentencia, y destacando como, de la prueba practicada, queda acreditada esa falta de diagnóstico y tratamiento que hubiera permitido la curación o mejoría del paciente. Y condena en costas a la Administración por la temeridad del recurso.

    También le puede interesar:

    Condena por errar en un cáncer de próstata

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *