• Encarnación Rodríguez, el espíritu de Amiab

    La gala de los XXIII Premios de Inclusión Social se rinde a una mujer ejemplar

    Si Encarnación Rodríguez Cáceres hubiese nacido en el siglo XXI, no tendría que haber salido de su pueblo para sortear las escaleras de su instituto. Pero el destino quiso que tuviese que abandonar El Egido (Almería) para continuar sus estudios en un centro sin barreras arquitectónicas. Así acabó en una ciudad, Albacete, que hace tres décadas estaba a seis horas en coche de su casa.

    Encarnación Rodríguez Amiab

    La presidenta de Amiab se enfrenta a una enfermedad degenerativa

    Pero a base de estudio y esfuerzo, aquella niña de pueblo con distrofia muscular es hoy una mujer independiente y formada de la que dependen más de mil personas. Y es que Rodríguez Cáceres es la presidenta de Amiab, la asociación de personas con discapacidad de Albacete que se ha labrado un nombre a nivel nacional, con sus empresas, y suena en el ámbito internacional gracias a los éxitos de su equipo de baloncesto en silla de ruedas.

    Rodríguez Cáceres debe lo que es hoy a su tesón y al esfuerzo de sus padres, que no dudaron en llevar a su hija a Albacete, aunque les costara doce horas de viaje, igual que no escatimaron en consultas en Madrid y Granada para buscar las respuestas que aún no tiene su enfermedad.

    Hija de agricultor y ama de casa, Rodríguez Cáceres creció en una casa en la que eran siete hermanos, por lo que no le frenó la súper protección a la que podría haberse enfrentado una niña con discapacidad en los años setenta.

    El diagnóstico llegó a los 7 años, desde entonces sabe que sufre una enfermedad muscular degenerativa para la que, de momento, no hay cura. Pero eso no le impidió salir de casa con 14 años para estudiar el grado de Administrativo en el Centro de Recuperación de Minusválidos Físicos (CRMF), en Albacete. Entonces, Encarnación ya caminaba con dificultad, de ahí que la silla de ruedas haya sido su apoyo desde los 16 años.

    Con 29 años era independiente, tenía tres títulos, dos de ellos universitarios, y no le frenaba nada

    Después de la Formación Profesional, llegaron la diplomatura en Relaciones Laborales y la licenciatura en Derecho. Pronto quedó patente que Encarnación no era una joven normal. Con 29 años era independiente, tenía tres títulos, dos de ellos universitarios, y no le frenaba nada. Podía optar a una paga por su enfermedad o a cualquier trabajo por su sobrada preparación, pero vinculada a Amiab desde 1987, desde los inicios de la asociación, le ofrecieron trabajar ahí y no se lo pensó dos veces.

    En 1996, Amiab había creado el primer centro especial de empleo, su primera empresa para dar trabajo a la discapacidad. Encarnación Rodríguez entró en 1999 para hacer un poco de todo, pasando finalmente al área de recursos humanos.

    Más de mil personas esperando una oportunidad

    Por aquel entonces, la asociación empezaba con la desinfección, desinsectación y desratización, hoy, décadas después, cuenta con dieciséis actividades diferentes, con empresas en Albacete, Madrid, Murcia, Valencia y Almería e incluso con un laboratorio propio para su servicio de prevención de legionela.

    AMIAB ha creado una red de empresas de éxito en la que los beneficios se reinvierten en crecer y crear más empleo donde la discapacidad no sea una barrera. Así, aquella asociación que nació hace tres décadas para tener su propio equipo de baloncesto, hoy también crea empleo e invierte en proyectos sociales.

    «Trabajo con un equipo increíble»

    Y es que Encarnación Rodríguez asegura que, aunque ella dé la cara como presidenta, «trabajo con equipo increíble».

    Su agenda no le da respiro, pero cuando echa la vista atrás reconoce que se ha avanzado mucho. No obstante, cada vez que sale con su pareja, en silla de ruedas como ella, ve que aún queda mucho por hacer. Pequeños detalles como coger el autobús para ir al cine, ya es un hándicap, porque no pueden subir juntos. De todas formas, lo que más le preocupa es que, a pesar de todo el trabajo y de la importante expansión de los centros especiales de empleo, aún hay personas esperando una oportunidad.

    Encarnación Rodríguez Amiab

    Protagonista en la gala de entrega de los XXIII Premios de Inclusión Social

    Así, la gala de entrega de los XXIII Premios de Inclusión Social de Amiab ha reivindicado un mundo sin etiquetas. Se han entregado varios premios y reconocimientos, que, como ha destacado la presidenta de Amiab, Encarnación Rodríguez, que, a su vez, recibía un homenaje sorpresa por su dedicación y entrega, tienen un significado “muy especial porque son una forma de agradecer a las entidades y a la sociedad en general su apoyo y colaboración”.

    El Premio al Medio de Comunicación lo ha recibido el periodista Luis Castelo de Radio Marca, por su compromiso y dedicación al deporte inclusivo. El Premio a la Institución Colaboradora ha sido para la Dirección General de Formación de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, por la implicación con los colectivos más vulnerables, así como la creación de nuevas oportunidades para el desarrollo de competencias profesionales.

    Además, el Premio a la Empresa Colaboradora ha recaído en Gaviota, por su apoyo a la creación de empleo para personas con discapacidad; mientras que el Premio a la Entidad Colaboradora ha sido para CaixaBank, por su apoyo a las acciones de deporte para todos, los itinerarios de inserción a personas con discapacidad y al impulso de actividades comunitarias.

    Copa del Rey

    Asimismo, durante la gala se han realizado dos menciones, una para el BSR Amiab Albacete por su conquista de la Copa del Rey esta última temporada y otra mención para familiares, monitores y participantes en el primer trekking invernal inclusivo del Everest, por ser una actividad pionera para personas con discapacidad, así como por su esfuerzo y por el logro conseguido.

    El alcalde de Albacete, Emilio Sáez, ha destacado la apuesta del Ayuntamiento por la inclusión social para las personas con discapacidad, con actuaciones como el Plan de Accesibilidad Universal e Integral para garantizar una igualdad real y efectiva entre todos los albaceteños y albaceteñas.

    “Albacete apuesta por esa ciudad inclusiva y amable para el sector de la discapacidad»

    Encarnación Rodríguez Amiab

    Empleo para 1.600 personas

    “Albacete apuesta por esa ciudad inclusiva y amable para el sector de la discapacidad y, sobre todo, apostamos por el Plan de Accesibilidad Universal e Integral que viene a igualar las oportunidades entre hombres y mujeres tengan o no tengan discapacidad”, ha indicado Emilio Sáez, durante la gala de entrega de los XXIII Premios de Inclusión Social de Amiab.

    Sáez Cruz ha recordado que Amiab es una entidad asociativa nacional de Economía Social declarada de Utilidad Pública, que da empleo a 1.600 personas, y que no ha dejado de trabajar por la plena inclusión de las personas con discapacidad o en riesgo de exclusión social durante más de 30 años, incluidos estos meses tan complicados, “haciéndose incluso más fuerte ante la adversidad”. Así, el alcalde ha subrayado que “Amiab es un ejemplo a seguir y la ciudad de Albacete se lo reconoce”.

    Compromiso con la responsabilidad social

    De este modo, el edil ha tenido palabras de agradecimiento a Amiab, y en especial, a su presidenta, Encarnación Rodríguez, por su compromiso con la responsabilidad social y por trabajar incansablemente en no dejar a nadie atrás, en cualquier ámbito de la sociedad, priorizando el empleo, “tan importante para la dignificación de la vida de las personas con discapacidad y su autonomía”.

    Además, Sáez ha destacado que “Amiab sabe darle el lugar que se merece al deporte ‘sin etiquetas’, que juega un papel importante en la normalización de las personas con discapacidad”.

    En este punto, el edil ha destacado el logro histórico conseguido por el equipo de Baloncesto en Silla de Ruedas Amiab, que, con su conquista de la Copa del Rey esta última temporada, “ha llevado el nombre de la ciudad por toda España”.

    Encarnación Rodríguez Amiab

    «Hacéis de Albacete una ciudad mejor»

    El alcalde ha agradecido a todo el equipo, desde el cuerpo técnico hasta los deportistas su esfuerzo, que os ha reafirmado como “un referente deportivo dentro del ámbito nacional y, además, con vuestro sacrificio y dedicación hacéis de Albacete una ciudad mejor, ayudándonos a crecer como sociedad”. Por todo ello, el alcalde ha mostrado el apoyo decidido del Ayuntamiento de Albacete a Amiab, para hacer realidad una inclusión cada vez más real.

    En esta línea, el vicealcalde de Albacete, Vicente Casañ, que entregaba el premio a la empresa Gaviota, ha subrayado que “debe llegar el momento en el que no sean necesarios estos reconocimientos, porque hayamos superado todas esas brechas que remarcan que aún hay demasiadas diferencias”.

    “La brecha laboral en las personas con discapacidad sigue existiendo»

    Y es que, “la brecha laboral en las personas con discapacidad sigue existiendo y esta maldita crisis que nos ha traído la pandemia no ha hecho sino agravarla”. Por eso, ha continuado Casañ, “es de valorar que las empresas pongan también su empeño en acortar esta brecha y creen empleo para las personas con discapacidad”.

    A la gala también ha asistido una nutrida representación institucional y del tejido social de la ciudad, como la concejala de Atención a las Personas Juani García; el concejal de Participación Ciudadana, Manuel Martínez; de Movilidad y Educación, José González; de Deportes, Modesto Belinchón; la concejala de Emprendimiento e Innovación, Laura Avellaneda; el presidente de la Diputación, Santiago Cabañero; la consejera de Bienestar Social, Bárbara García Torijano y el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Francisco Tierraseca.