• La bibliotecaria de la pandemia

    La enfermera Ana María Ruiz López levantó la biblioteca ‘Resistiré’ en IFEMA

    Protagonista en los Premios Goya, no ha parado de recoger galardones

    El Autor

    Sonia Tortosa González

    Periodista

    El viernes 25 de junio Ana María Ruiz López recibía uno de los Premios Comunicación que concede cada año la Cadena Ser en Ciudad Real, donde se reconoce la innovación, la entrega y el talento. Era el último reconocimiento de los muchos que le preceden desde que en los primeros días de pandemia por coronavirus, decidiese hacer frente al dolor con los libros, en aquel improvisado hospital de campaña del IFEMA.

    enfermera biblioteca ifema

    Ana María Ruiz López, enfermera valdepeñera, que desempeña su labor en el servicio de emergencias SUMMA 112, puso en marcha una biblioteca en este centro a la que denominó  “Resistiré”, iniciativa con la que ganó el Premio Antonio de Sancha 2020. Su objetivo era acercar los libros a las personas ingresadas para hacer más confortable y llevadera su convalecencia.

    “Desde el primer momento que entro en el IFEMA, que es el 24 de marzo, en medio de ese colapso, en el que estamos todos corriendo, trabajando sin parar, sin tiempo real para permanecer al lado del paciente, en ese espacio tan hostil, tuve clarísimo que los libros nos iban a acompañar. Los libros son parte de mi vida, soy muy aficionada a la lectura y supe que iban a hacer una gran labor, y me consta que la hicieron”.  

    Pero Ana Ruiz no sabía la repercusión que iba a tener una idea que ella veía como algo suyo, acorde con su personalidad, y nada meritorio según sus palabras. Empezó llevando libros desde su casa, y pidió colaboración de su club de lectura, pero  “al día siguiente empezaron a llegar libros, gente que se unió a mi proyecto, una atención constante por parte de los medios de comunicación… En definitiva, algo muy bonito y muy especial en un momento de tragedia tan grande”.

    enfermera biblioteca ifema

    Libros que salvan vidas

    De su experiencia en el IFEMA surgió el libro ‘Libros que salvan vidas’, ganador del Premio Feel Good 2020, una obra que nació de la “gente que me quiere, que me animó a publicar lo que escribía”. Efectivamente, a Ana no solo le gusta leer, sino que escribe como terapia, como forma de grabar en su mente todos aquellos momentos memorables de su experiencia personal. La repercusión mediática tras su publicación fue inmediata, y desde entonces su aparición en periódicos, revistas, televisiones y radios ha sido una constante en su vida. El libro es un mensaje de esperanza en medio de tanto dolor, porque de eso se encargó la enfermera valdepeñera, de sacar a la luz los “ejemplos luminosos de solidaridad” que también irrumpieron con el coronavirus.

    Reconociendo la labor de la Enfermería

    Volviendo a los reconocimientos, el último fue el de Cadena Ser, con una gala en la que no faltó el recuerdo a los que ya no están y se puso en valor la labor de los sanitarios, como Ana Ruiz. “Como todos los premios sean más o menos vistosos, cualquier mención para mi es igualmente importante. Me halaga y me abruma, pero me hace muy feliz. Fue una gala preciosa y muy emotiva. El premio lo compartí con mis compañeros, especialmente con los que han perdido la salud e incluso la vida por atender a otros y lo dediqué sobre todo a mis pacientes, allá donde quiera que estén, porque ellos me han otorgado el don de su cuidado”.

    Premios Goya

    enfermera biblioteca ifema

    Tras el premio Feel Good que le permitió editar su libro, y el Antonio de Sancha que concede la Asociación de Editores de Madrid por la biblioteca ‘Resistiré’, consiguió el premio Admirables 2021 otorgado por Diario Médico y Correo Farmacéutico, y cómo olvidarlo, fue elegida para otorgar el premio a la mejor película en la pasada gala de los XXXV Premios Goya celebrada en Málaga. Ana Ruiz siempre ha relacionado la cultura con la sanidad y es, en su opinión, la raíz de todas estas menciones. “Es importante que la gente sepa que los sanitarios no solo hacemos cuidados biológicos, sino también sociales, culturales, emocionales, y eso es lo que ha llamado más la atención”.

    De toda esta vorágine de premios y reconocimientos  la enfermera valdepeñera piensa que se le está dando “visibilidad a la Enfermería. Cuidamos a muchos niveles, no solo realizamos técnicas. Si mi imagen pública sirve para eso, si sirve para representar a mis compañeros, estoy encantada”. 

    ¿Una broma?

    Los Goyas fueron sin duda uno de los hitos en toda esta historia. “Me llamó Rafael  Portela, vicepresidente de la Academia de Cine. Me plantea la conversación como una invitación… ‘Te invitamos a participar en la gala de los Goya, no te preocupes, solo tienes que entregar un premio, lo que pasa es que el premio es muy especial, el premio a la mejor película…’. Inmediatamente pienso que es una broma e incluso le felicito por lo bien que le estaba saliendo”.

    Cuando ya fue consciente de que de broma tenía poco, les propuso incluir unas palabras que le “salieron del corazón” y que los directores de la gala, Antonio Banderas y María Casado, entre otros miembros de la Academia, alabaron.

    Hubo muchos guiños a su tierra, nos cuenta Ana María. “El vestido que llevaba lo compré pero lo modificó mi madre, elaborando el bordado del pecho que es un racimo de uvas, símbolo de Valdepeñas”. Anécdotas tiene infinitas. “Justo cuando acabé la intervención me emocioné con las palabras de la ganadora de ‘Las niñas’, que me dijo: ‘Qué especial que una persona como tú nos dé un premio. Gracias’. Antonio Banderas me abrazó fuerte fuerte y me dio las gracias, ya ves tú, a mí… Carlos del Amor, Antonio, María Casado,  Marisa Paredes, todos ellos me abrazaban, me mostraban su cariño y su confianza en mí. Gestos muy bonitos que voy a recordar toda mi vida”.

    Un año después de que una enfermera levantara una biblioteca en IFEMA

    Echando la vista atrás, ¿qué ves? “Todos lo hemos pasado muy mal, no solo el personal sanitario, sino todo el mundo de una u otra forma hemos sufrido y estamos sufriendo esta pandemia. La fortaleza con la que he podido trabajar y salir adelante ha sido gracias al apoyo de mi gente: mi marido, mi familia, mi madre, mis hijos, la gente que me quiere. Veo muchas cosas si miro atrás pero intento impregnarme solo de lo bueno, es decir, me quedo solo con lo que suma y lo que ha sido bonito. De todo se aprende y he tenido suerte de poder contar y transmitir cosas buenas incluso en un momento tan dramático. También he tenido la suerte de poder trabajar sin parar y tener fuerza para tirar adelante y hacer lo que mejor se hacer, la enfermería”.

    enfermera biblioteca ifema

    «Mi pasión es la Enfermería»

    Y es que la palabra enfermera “me llena la boca. Colaboro, escribo, hago lo que haga falta, pero mi pasión es la Enfermería e intento hacerlo lo mejor posible”. Aunque es cierto que escribir también es su forma de cuidar y curar. “Nunca pensé que mi libro llegara a tantas manos. Ya van tres ediciones. Escribir es otra forma de cuidar. Llevar libros a los pacientes fue otra forma de llevar cuidados a los pacientes de otra manera, es un cuidado emocional”. Sobre proyectos editoriales futuros recurre a una frase de su hijo Gonzalo: “Mamá, por qué no…”.

    Ana María Ruiz López

    Nació en Valdepeñas, Ciudad Real, en 1978. Se formó como enfermera en la escuela de Enfermería de Ciudad Real. En el año 2000 continuó su formación en Madrid, cursando estudios de Cardiología y en Urgencias y Emergencias Extrahospitalarias a la vez que trabajaba en el antiguo servicio de Urgencias 061, hoy llamado SUMMA 112 (Servicio de Urgencias Médicas de la Comunidad de Madrid). Cursó también estudios de Antropología Social y Cultural en la Universidad Complutense de Madrid.

    ▶️ Aquí puede leer la sección ‘Protagonistas’ o la dedicada a ‘Enfermería

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *