• Piden una tercera dosis de vacuna para enfermos renales

    La asociación ALCER reclama junto a los profesionales de la Nefrología, la tercera dosis de vacunación frente al COVID para pacientes renales. Lamentan que «numerosos estudios han puesto ya de manifiesto la pobre respuesta a la vacuna en estos pacientes».

    enfermos renales tercera dosis

    Existe evidencia científica

    La Sociedad Española de Nefrología (SEN) y la Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha contra Enfermedades del Riñón (ALCER) han reclamado una tercera dosis de la vacuna contra la COVID-19 en pacientes renales. Esta solicitud ha sido trasladada a la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, para que sea analizada por su Comisión de Salud Pública. Han expuesto los argumentos y la evidencia disponible que, a su juicio, lo avalan.

    En una nota, han precisado que «existe ya una evidencia suficiente de la necesidad de una tercera dosis de la vacuna frente al SARS-CoV-2 en personas en tratamiento renal sustitutivo». «Como ya ocurre en otras vacunas, como la que se administra para evitar la infección por el virus de la hepatitis B, es necesario administrar una dosis mayor y en ocasiones además otra adicional en personas con enfermedad renal crónica avanzada». Y esto es así «dada su situación inmunológica y escasa respuesta», indican.

    «Esto lo sabemos desde hace años y así lo indicamos a las personas con enfermedad renal crónica avanzada, y en especial los que están en tratamiento renal sustitutivo, en los que la alteración inmunológica es aún mayor», ha defendido la presidenta de la SEN, Patricia de Sequera.

    Tener en cuenta su riesgo

    En una primera fase de la vacunación, cuando la escasez de vacunas hacía muy complicado determinar la priorización de los colectivos a vacunar, se optó por incluir a estas personas entre las preferentes por su alto riesgo de infección y muerte por COVID-19.

    Lamentan que «las dosis dosis de la vacuna actual no son suficientes en esta población de riesgo, dado que la incidencia de infección y su gravedad ha sido descrita como mucho mayor en trasplantados que en población general, ambos adecuadamente vacunados».

    485 veces más de riesgo

    «En un reciente estudio americano sobre más de 18.000 trasplantados de órgano sólido (TOS) adecuadamente vacunados, en comparación con 101 millones de adultos vacunados, se describe 41 a 82 veces más riesgo de infección y 485 veces más riesgo de infección asociada a hospitalización y muerte», argumentan.

    Para la administración de la vacuna se propone utilizar los servicios de Nefrología de los hospitales y las unidades de diálisis, lo que «evitaría sobrecargar a los profesionales de la atención primaria en su proceso de vacunación a la población general».

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *