Esmaltes de uñas, tan corrientes y tan peligrosos

La «dermatitis de contacto alérgica», una epidemia