• «España debe y puede mejorar»

    El científico hellinero Juan Carlos Izpisúa Belmonte no reniega de su tierra, aunque tuvo que dejarla por falta de apoyos para seguir investigando. Es más, no duda al afirmar: «Estoy orgullosos de mi país», pero tampoco le tiembla la voz al advertir de que en materia de investigación «España debe y puede mejorar». Izpisúa, que trabaja en California, en el Instituto Salk de Estudios Biológicos, ha regresado de visita y lo primero que ha hecho ha sido visitar su pueblo y a los alumnos del instituto que lleva su nombre.www.diariosanitario.com

    Acompañado de su hija Luna, Izpisúa se ha dirigido a los estudiantes con la humildad de un genio. Les ha insistido en que no se pongan límites, que trabajen por su vocación, que no tengan miedo, que viajen y aprovechen la juventud, el momento en el que las neuronas van a una velocidad que supera a la de los profesores.

    Los alumnos han tenido la oportunidad de preguntarle e Izpisúa no ha dudado en explicar que «un científico es aquel que tiene el privilegio de preguntar a la naturaleza y ser el primero en obtener la respuesta». Ha confesado que es un enamorado de su trabajo así como un defensor de la educación, a la que considera «lo más importante que tenemos para que el mundo sea mejor».

    A horas de anunciar al mundo un hito en su investigación sobre el envejecimiento, el científico ha enmudecido a una clase de adolescentes a los que ha insistido en que sean valientes, porque «sólo se vive una vez». Y es que si hubiera un futuro investigador entre su auditorio, Izpisúa le ha dado alas, ya que él es el ejemplo de que de una familia humilde y de un país tímido con la investigación, puede nacer un farmacéutico y bioquímico que trabaja en el cultivo de órganos y en la modificación genética con el fin de frenar multitud de enfermedades.

    La visita de Izpisúa ha sido la noticia del año en el instituto hellinero que lleva su nombre.

    ¿Se puede revertir la vejez? Izpisúa tiene la respuesta, aunque, a sus 56 años, confiese a las futuras generaciones de científicos que «aún no sé qué voy a ser de mayor».

    Ha recomendado al estudiante que sienta el gusanillo de la investigación que opte por Farmacia, su carrera, ya que contiene todo el abanico de asignaturas fundamental de cara a una futura especialización. «Viajad, conoced otra forma de hacer las cosas, aunque luego volváis a casa».

    Después de su reunión con los alumnos del IES Izpisúa Belmonte, el investigador se ha encontrado con un gimnasio lleno en el que cientos de hellineros esperaban escuchar la conferencia de su vecino más internacional.

    www.diariosanitario.com

    El primer encuentro del científico ha sido con los alumnos. Ha estado acompañado de su hija Luna, que es química.

    img_2221

    www.diariosanitario.com

    El gimnasio del instituto se ha quedado pequeño para escuchar la conferencia de Izpisúa sobre regeneración de órganos y reparación de genes.

    img_2223

    La suya es una historia de superación, la de un joven sin recursos que un día decidió que quería estudiar e investigar. Hoy es más famoso fuera que dentro de su país, pero no deja de escribir páginas en la Historia de la Ciencia.

    izpiimagina

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo