• Espirometrías, Neumología en los centros de salud

    La práctica de espirometrías en los centros de salud acorta distancias con Neumología, que se ha encargado de entrenar a los profesionales. Así, de enero a agosto, se han llevado a cabo más de 2.400 espirometrías con los 228 espirómetros distribuidos en los centros de salud y consultorios locales del sistema sanitario público de Castilla-La Mancha.

    espirometrías centros salud

    Hoy se conmemora el Día Mundial de la Espirometría, fecha impulsada por la European Respiratory Society (ERS), a través de su organismo de difusión la European Lung Foundation (ELF), para dar a conocer esta prueba diagnóstica y concienciar a la población de las medidas preventivas para evitar las enfermedades pulmonares.

    La espirometría -que mide la magnitud de los volúmenes pulmonares y la rapidez con que estos pueden ser movilizados- es, junto a la historia clínica y la exploración física, la base para el diagnóstico de muchos pacientes en los que se sospecha una enfermedad del aparato respiratorio. Además, permite la detección de la población de riesgo de padecer Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) y facilita su diagnóstico precoz. 

    Un estudio rápido e indoloro

    La espirometría es un estudio rápido e indoloro, en el que se utiliza un dispositivo denominado «espirómetro» para medir la cantidad de aire que pueden retener los pulmones de una persona (volumen de aire) y la velocidad de las inhalaciones y las exhalaciones durante la respiración (velocidad del flujo de aire), datos que son útiles para el diagnóstico y seguimiento de patologías respiratorias, que afectan a los pulmones y dificultan la respiración, como el asma y la fibrosis quística.

    También puede utilizarse para determinar la causa de la falta de aire, la tos o la sibilancia (silbidos que se oyen al respirar), monitorizar el tratamiento de problemas respiratorios o evaluar el funcionamiento de los pulmones antes de una operación.

    Espirómetro

    El espirómetro está formado por dos piezas: una boquilla y un tubo que se conecta a una máquina, que registra y muestra los resultados o se visualizan través de un programa informático. En general, la enfermera pide a la persona que se somete a esta prueba que inhale profundamente, se coloque el dispositivo en la boca con los labios sellados alrededor de la boquilla y después que exhale lo más rápido y fuerte posible, durante la mayor cantidad de tiempo posible.

    Profesionales experimentados

    Para que este proceso tenga éxito, los profesionales de Atención Primaria experimentados preparan y dirigen todos los detalles a lo largo de la prueba, pues necesita de una incentivación muy especial, para asegurar que la persona colabora y tenga el valor esperado. El estudio se puede repetir varias veces para confirmar la precisión de los resultados y, en ocasiones, la espirometría suele realizarse antes y después de inhalar un medicamento, que indicará si es posible tratar con él su problema respiratorio.

    Se ha demostrado que si hay una formación adecuada, el personal de enfermería está perfectamente capacitado para hacer esta prueba y la mayoría de los médicos de familia pueden interpretarla con resultados concordantes a los observados en la atención hospitalaria.

    Hemeroteca:

    ¿Asignatura pendiente?

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *