• Estudiantes de Medicina regresan “impresionados” de Lesbos

    lesbos-medicina

    Ni poniéndose en lo peor habrían acertado con lo que se iban a encontrar. Estudiantes de la Facultad de Medicina de Albacete acaban de regresar de un voluntariado en el campamento de refugiados de Lesbos. Volverían sin dudarlo, pero califican la situación de más de 8.000 personas de “devastadora y miserable”. Han regresado dos grupos y viajarán dos más. En equipos de cuatro, los estudiantes han pasado dos semanas cocinando, pintando, jugando con los niños y escuchando. Su profesor, Pedro Tranque, ha conseguido lo que pretendía, “despertar sus valores humanos”.

    lesbos-voluntariosMarta Sáez acabó el 6 de junio tercero de Medicina y por la noche cogió el vuelo a Grecia. De la noche a la mañana, pasó de las comodidades de Albacete a encontrarse con una ciudad de tiendas de campañas donde la población no tiene acceso al agua potable, duerme en el suelo y no tiene ni con qué calzarse. Ocho mil personas, incluidos niños, hacinadas en un campamento ideado para mil personas.

    CLINICA BAVIERA

    Con 20 años y todo el verano por delante para descansar, Marta, como el resto de sus compañeros, empezó las vacaciones trabajando de sol a sol, y no como médico, sino como una voluntaria más pelando verduras, repartiendo comida o jugando con los niños.

    Los voluntarios de Lesbos han cocinado, servido comidas, pintado y entretenido a los niños

    Marta apostó por el grado de Medicina porque siempre le había gustado ayudar. Después de perder a su madre víctima de un cáncer de mama cuando ella tenía 10 años, siempre ha pensado que la labor del facultativo debe ir más allá del tratamiento farmacológico, que hay que ponerse en el lugar del enfermo. Este verano, ponerse en el lugar de los refugiados le ha llevado a plantearse que su implicación debe ir más allá de dos semanas.

    lesbos-voluntariosLo mismo le ha pasado a Esther Colmena, voluntaria del segundo grupo, la implicación con los refugiados no debe quedarse en una experiencia temporal.

    Hasta el 7 de septiembre, la Facultad de Medicina de Albacete estará presente en Lesbos. Para ello, los alumnos han contado con el apoyo económico tanto de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) como de la facultad. Además de cocinar, repartir comidas, pintar o jugar con los niños, los alumnos han llevado más de 250 gafas recogidas en las ópticas de Albacete.

    La UCLM ha subvencionado una actividad que pretende despertar los valores humanos de los alumnos

    Los estudiantes se alojan en un pequeño apartamento y trabajan a las afueras del campamento, ya que las entradas a este suburbio de plástico están restringidas.

    Toda esta historia empezó cuando el profesor de la Facultad de Medicina de Albacete Pedro Tranque decidió, junto a una médico que había sido alumna suya, pasar la Semana Santa en el campamento de refugiados de la isla de Lesbos (Grecia). Beatriz Sánchez estaba haciendo un voluntariado en Atenas y Pedro Tranque buscaba una solución para los alumnos de Medicina. Y es que él había visto una inquietud por la cooperación que se veía frenada por el coste. Un estudiante medio no puede asumir la cuota de una ONG, los billetes de avión y el precio de la estancia, por lo que su inquietud humanitaria se veía frenada por la falta de recursos.

    Diario Sanitario · Sapere aude | Atrévete a saber

    Suscribete a nuestro newsletter

    Apúntate a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias de Diario Sanitario.

    Te has suscrito satisfactoriamente!