• La mitad de los fármacos deben protegerse del calor

    De cara al miércoles se espera la primera ola de calor del verano en Castilla-La Mancha, momento para tener en cuenta que hasta 7.500 fármacos dispensados en Farmacia Comunitaria -cerca del 50% de un total de 15.000 – precisan de especial precaución, especialmente aquellos para la diabetes.

    Hasta 7.500 fármacos dispensados en Farmacia Comunitaria -cerca del 50% de un total de 15.000 - precisan de especial precaución ante el calor

    Más de mil medicamentos no puede estar a más de 8 grados de temperatura

    En España hay comercializadas más de 1.000 presentaciones de medicamentos que deben conservarse en la nevera a una temperatura de entre 2 y 8 grados. De ellas, alrededor de 400 son dispensables en las Farmacias Comunitarias y el resto son de uso hospitalario. En estos casos, el Consejo General de Colegios Farmacéuticos recomienda utilizar una nevera portátil para transportarlos hasta casa y conservarlos a temperatura indicada, utilizándolos tan pronto como se hayan sacado del frigorífico, especialmente en estas fechas en las que más viajamos.

    Por su parte, en el de las vacunas que deben mantenerse en nevera, la operativa es la misma. Entre el centenar de vacunas comercializadas y disponibles en las farmacias se encuentran algunas vacunas antigripales, indicadas frente a la hepatitis B o C o frente al rotavirus, que es una de las principales causas de diarrea grave en niños menores de cinco años.

    Las recomendaciones de uso y conservación de los medicamentos y vacunas están recogidas en su prospecto. Desde el Consejo General de Farmacéuticos se recuerda la importancia que tiene su lectura antes de utilizarlos. Asimismo, ante cualquier duda que surja respecto a este ámbito, se debe preguntar al farmacéutico, especialmente en los productos que necesitan de conservación especial, sea en frío o una temperatura inferior a 20 o 30 grados.

    ¿Cómo afecta el calor a los medicamentos?

    Los medicamentos que deben conservarse a una temperatura por debajo de 25 o 30 grados tienen un límite superior de tolerancia, y el rebasar puntualmente estas temperaturas no tiene consecuencia sobre la estabilidad o la calidad de medicamentos. No obstante, hay que supervisar las condiciones de conservación de este grupo de fármacos que agrupa a cremas, pomadas, geles, supositorios y óvulos.

    Por ejemplo, en cremas o pomada se puede producir una separación de las fases, en las que el medicamento deja de tener un aspecto homogéneo y se puede distinguir una parte acuosa o semisólida; en el caso de los óvulos o supositorios se pueden reblandecer. En estos casos, se recomienda evitar utilizarlos.

    Asimismo, los estudios de los medicamentos que no comportan ninguna mención especial de conservación demuestran que no se degradan cuando son expuestos a temperaturas de 40 grados durante seis meses.

    Cuidado con diuréticos y antidepresivos

    Por otro lado, hay fármacos que pueden agravar los efectos de las altas temperaturas. Algunos favorecen la deshidratación o la pérdida de electrolitos, como los diuréticos. Otros afectan a la funcionalidad del riñón, como los antiinflamatorios. También existen medicamentos que interfieren con los mecanismos de pérdida de calor de nuestro cuerpo. Por ejemplo, los antihistamínicos o fármacos para el Parkinson. Por último, hay fármacos que pueden aumentar de forma directa la temperatura corporal, como analgésicos como tramadol o antipsicóticos para esquizofrenia.

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *