• El calvario de la hemodiálisis empieza en la ambulancia

    El tratamiento de hemodiálisis, junto con la ambulancia, se puede transformar en nueve horas al día tres veces a la semana, lo que suma 1.400 horas al año para el paciente. En el mejor de los casos, el enfermo renal que necesita hemodiálisis se pasa doce horas a la semana conectado a una máquina que tiene que hacer las funciones de sus dañados riñones. Y también en circunstancias «ideales»el viaje y la espera, en el caso de la provincia de Albacete, se pueden alargar horas en unas ambulancias poco o nada confortables.

    hemodiálisis ambulancia

    Está confirmado que las ambulancias del Sescam, aunque bajo compromiso de mejora, son viejas e incómodas, ruidosas, inestables y con problemas en la climatización. Pero el paciente de hemodiálisis no sólo sufre las deficiencias de los vehículos o los horarios maratonianos de los conductores.

    Dos centros para una provincia

    La provincia de Albacete sólo tiene dos centros de hemodiálisis, el público del Hospital General Universitario y el concertado, también en la capital, de Asyter. Si el paciente es, por ejemplo, de Villarrobledo, la ambulancia, por convenio, puede tardar hasta dos horas en llegar a Albacete y hasta treinta minutos en recogerlo después del tratamiento. Además, el vehículo puede dejar al enfermo una hora antes de que comience el tratamiento. Así, es fácil que los pacientes pasen nueve horas fuera de su casa tres días a la semana.

    Humanización, ambulancia y hemodiálisis

    La asociación de enfermos renales Alcer, que defiende los intereses de estos pacientes en la provincia de Albacete, reconoce el talante dialogante de la directora gerente del Sescam, Regina Leal, o del director médico Alberto Sansón, pero su presidente, Antonio Escribano, insiste en que el transporte sanitario está muy lejos de la «humanización» de la asistencia sanitaria.

    Asimismo, Escribano ha advertido que los dos centros de hemodiálisis de Albacete están al completo, lo que obligará, si en verano aumenta la demanda, a horarios más complicados.

    Alcer no entiende cómo Murcia tiene nueve localidades con hemodiálisis, Ciudad Real tres y la provincia de Albacete sólo cuenta con la capital, con la distancia y las horas que suponen para los pacientes de la Sierra. Por este motivo, la asociación seguirá reivindicando un centro en Hellín.

    En relación con el cambio de concesión del servicio de hemodiálisis, de Asyter a Avericum, Escribano ha recordado que está pendiente del dictamen de la Comisión Nacional de la Competencia.

    ¿Qué supone la hemodiálisis?

    Cada año aproximadamente 6.000 personas en España con insuficiencia renal progresan hasta la necesidad de conseguir uno de los tres tipos de tratamiento sustitutivo renal: hemodiálisis, diálisis peritoneal y trasplante renal.

    Sólo en Castilla-La Mancha, más de un millar de pacientes depende de la hemodiálisis. Este tratamiento, que suple la insuficiencia renal como si de un riñón artificial se tratara, tiene consecuencias tanto físicas como psicológicas. Para el paciente supone estar conectado a una máquina que limpia su sangre durante una media de doce horas semanales en tres sesiones

    También le puede interesar:

    Abusos en las ambulancias del Sescam

    Hemodiálisis baila

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *

    Diario Sanitario · Sapere aude | Atrévete a saber

    Suscríbete a nuestra lista de correo

    Apúntate a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias de Diario Sanitario.

    Te has suscrito satisfactoriamente!