• En busca de los 20.000 casos de hepatitis C sin tratar

    Sociedades científicas y asociaciones de pacientes se han unido en una campaña para hacer aflorar los 20.000 casos de hepatitis C que se estima que hay en España aún sin diagnosticar y tratar. La campaña, liderada por la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH), en la que han participado 17 organizaciones, informa de los factores de riesgo y de falsos mitos, así como anima a hacerse la prueba a todas las personas que tengan dudas sobre su estado serológico.

    Sociedades científicas y asociaciones de pacientes se han unido en una campaña para hacer aflorar los 20.000 casos de hepatitis C que se estima que hay en España aún sin diagnosticar y tratar
    • Hasta 2017, más de 1.752 pacientes con hepatitis C habían iniciado tratamiento con los nuevos antivirales de acción directa en los hospitales del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) desde el inicio del Plan Estratégico para el Abordaje de la Hepatitis C en el Sistema Nacional de Salud, en abril de 2015.

    Tratar la hepatitis C a tiempo equivale a evitar graves complicaciones

    La campaña cuenta con el testimonio de cuatro personas que fueron diagnosticadas de hepatitis C en momentos diferentes de los últimos 30 años. así, la campaña alientan a las personas con dudas a hacerse la prueba “porque hoy la enfermedad se cura”, explican, e inciden además en que no sólo desde el punto de vista del bienestar físico, sino también emocional y social, “merece la pena”.

    “Por sentirte mejor”, “por calidad de vida”, “por ganar confianza”, “por planificar tu futuro”, argumentan estos pacientes en un video común, que cierra el hepatólogo y presidente de la AEEH, Manuel Romero.

    En videos testimoniales individuales, los pacientes rememoran su experiencia, muy diferente en cada caso, pues vivieron momentos históricos muy distintos en el conocimiento de la enfermedad y en los tratamientos disponibles. A dos de ellos, Carmen y Rafael, se les detectó cuando aún faltaban muchos años para la aparición de los antivirales de acción directa, que curan la enfermedad en más de un 95% de los casos.

    Desde cirrosis hasta un trasplante

    Carmen se le detectó el virus en 1993 y a Rafael en el año 2000, por lo que solo pudieron beneficiarse de estos tratamientos cuando ya la hepatitis C les había provocado daño hepático: Carmen convive con su cirrosis y Rafael acabó trasplantado. Ambos coinciden en que “ojalá” les “hubiera pasado ahora”, avisan que la hepatitis C se presenta sin síntomas y espolean a los pacientes que hayan podido estar en situación de riesgo para que se hagan la prueba, un sencillo análisis de sangre.

    Los otros dos protagonistas de la campaña pudieron curarse y recuperar su vida normal. Ambos también coinciden en que sobran las razones para curarse y animan a todos a hacerse la prueba en,caso de haber pasado por situaciones de riesgo como compartir material (jeringas y otros) para el consumo de drogas, sexo sin protección en entornos de riesgo como el chemsex, como cuchillas de afeitar o cepillos de dientes, tatuajes, pendientes o piercings realizados con material sin esterilizar, o transfusiones de sangre o intervenciones quirúrgicas anteriores a 1992.

    La fortuna de Paco

    Diego, que vivió el doble estigma de la coinfección por VIH y hepatitis C y fundó la ONG Adhara para ayudar a los pacientes en esa situación, recuerda que los nuevos tratamientos fueron la “salvación absoluta” para personas como él y se congratula de que la coinfección esté por debajo del 0,85% actualmente en España. Gracias también a los nuevos tratamientos, la hepatitis C no hizo mella en la exitosa trayectoria profesional de Paco, uno de los directores de escena y escenógrafos más reconocidos y premiados de nuestro país, con trabajos operísticos en el Teatro Real de Madrid, Teatro de la Zarzuela, Gran Liceo de Barcelona el Festival de Mérida, entre otros muchos.

    La campaña cuenta, por último, con el testimonio del hepatólogo sevillano Manuel Romero, presidente de la Asociación Española para el Estudio del Hígado, AEEH. Según Romero, “la historia de la hepatitis C en nuestro país supone un sueño hecho realidad: nunca pudimos pensar en poder curar una enfermedad crónica en apenas tres meses y que esto impactara de tal modo en la calidad de vida de las personas”.

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *