• Los nombres del hipertiroidismo autoinmune

    El Autor

    José Joaquín Alfaro Martínez

    Servicio de Endocrinología y Nutrición del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete

    El hipertiroidismo primario debido a la presencia de autoanticuerpos estimulantes del receptor de TSH se conoce habitualmente en España e Iberoamérica como enfermedad de Graves-Basedow, aunque ni Robert Graves ni Carl Adolph von Basedow fueron los únicos ni los primeros que describieron esta enfermedad.

    Robert Graves

    Robert Graves nació en Dublín (Irlanda) en 1796 y era descendiente de Richard Graves, a quien Oliver Cromwell donó tierras en Irlanda en agradecimiento por los servicios prestados. Tras graduarse como médico en 1818 viajó por Inglaterra, Escocia y la Europa continental para completar su formación. Dominaba varios idiomas hasta el punto de ser detenido en una ocasión en Austria bajo la acusación de ser un espía alemán, ya que las autoridades no creían que un irlandés pudiera hablar el alemán tan correctamente.

    hipertiroidismo autoinmune

    Robert Graves.

    Hizo notables aportaciones a la medicina de su época. En 1824, durante una epidemia en el condado de Galway Graves llamó la atención sobre el hecho de que la localidad de Claddagh sufría las consecuencias de dicha epidemia en menor medida que el resto del condado, y sugirió que al ser una localidad costera sus habitantes tenían acceso al consumo de pescado, por lo que se encontraban menos expuestos a la desnutrición que los habitantes del interior, dependientes de la agricultura. Quizá basándose en esta experiencia, cuando atendía a pacientes de una epidemia de fiebre tifoidea, agravada por los estragos de una de las hambrunas de la patata que sufrió Irlanda, promovió el concepto de “alimentar la fiebre”, es decir, proporcionar alimento a los enfermos, en oposición a la práctica habitual en su tiempo de dejarlos en ayunas.

    ¡Qué actuales se ven esas ideas de Robert Graves en nuestro tiempo, cuando se ha demostrado que la desnutrición empeora el pronóstico de la enfermedad, a pesar de lo cual nuestros pacientes siguen siendo sometidos al ayuno en los hospitales por los más diversos motivos!

    Fue innovador en el campo de la educación médica, defendiendo que los estudiantes de medicina aprendieran la profesión a pie de cama

    También fue innovador en el campo de la educación médica, defendiendo que los estudiantes de medicina aprendieran la profesión a pie de cama, acompañando al profesor en el pase de visita y siguiendo la evolución de la enfermedad de los pacientes de principio a fin, en un tiempo en el que lo usual era que la Medicina se explicara a base de lecciones magistrales con un contenido puramente teórico.

    En una de las sesiones clínicas del curso 1834-1835 Robert Graves describió varios casos de mujeres con bocio y taquicardia, uno de ellos con exoftalmos. Curiosamente, Graves atribuyó el crecimiento del tiroides a una alteración funcional del corazón, y no al revés. Unos 30 años después Armand Trosseau propuso el nombre de “enfermedad de Graves” para la entidad.

    Robert Graves falleció a los 56 años víctima de un tumor abdominal.

    Carl Adolph von Basedow

    Carl Adolph von Basedow nació en 1799 en Dessau, ciudad alemana situada en el actual estado federado de Sajonia-Anhalt. Hijo de una familia aristocrática, estudió Medicina en la universidad de de Halle y completó su formación durante dos años en París. En 1822 se estableció como médico general en Merserburgo, donde pronto fueron admiradas sus habilidades clínicas. Un año después se casó con la hija del notario local, con quien tuvo 3 hijas y un hijo. Era aficionado a la música, el senderismo y la caza.

    hipertiroidismo autoinmune

    Carl Adolph von Basedow.

    En 1848 publicó los hallazgos de una autopsia de un paciente que falleció de “caquexia exoftálmica”

    Realizaba la descripción de las enfermedades que atendía, muchas veces complementada con los hallazgos de las autopsias que él mismo realizaba. Como médico general ningún aspecto de la Medicina le era ajeno, llegando a publicar unos 60 trabajos de disciplinas que iban desde la Medicina Social y Salud Pública, hasta la Cirugía o la Obstetricia. En 1840 publicó un trabajo titulado “Exoftalmos debido a la hipertrofia del tejido celular de la órbita”. La triada de exoftalmos, bocio y taquicardia se conoció como la “triada de Merserburgo”. Ya en 1848 publicó los hallazgos de una autopsia de un paciente que falleció de “caquexia exoftálmica”. También describió la mejoría que experimentan las pacientes hipertiroideas durante el embarazo y el empeoramiento después del parto.

    Basedow falleció a los 55 años de edad de septicemia, tras herirse en un dedo durante una autopsia.

    Caleb Hillier Parry

    Caleb Hillier Parry nació en Cirencester (Inglaterra) en 1755, aunque su familia procedía de Gales. Cursó los primeros estudios en su ciudad natal, donde estableció una amistad que duraría toda la vida con Edward Jenner, descubridor de la vacuna antivariólica. Estudió Medicina entre Edimburgo y Londres, graduándose en 1778, tras lo cual viajó al continente para completar su formación.

    A su regreso a Inglaterra se casó con Sarah Rigby, de cuyo matrimonio nacieron 10 hijos, y se estableció como médico en la ciudad de Bath.

    Se adelantó a Mendel

    Además de una actividad incansable en el campo de la Medicina, Parry era un empedernido lector, sobre todo textos de Historia y viajes, hablaba varias lenguas, era aficionado a la geología (llegó a tener una colección con más de 20.000 fósiles), hizo experimentos con globos aerostáticos llenos de hidrógeno y tuvo una importante actividad como ganadero, obteniendo un rebaño de ovejas productoras de lana merina a partir de un solo carnero de raza merina española que cruzó con una oveja de raza Ryeland calculando, décadas antes del nacimiento de Mendel, que mediante una adecuada selección, tras el sexto cruce solo 1/64 de lana Ryeland quedaría en la descendencia.

    Entre sus aportaciones a la Medicina destaca la afirmación de que la angina de pecho se debía a la estenosis de las arterias coronarias y por lo tanto a la isquemia miocárdica, llegando a diseñar una especia de “prueba de esfuerzo” utilizando las escaleras de su casa.

    Atendió a una mujer que presentaba exoftalmos, palpitaciones y bocio

    En 1786 atendió a una mujer que presentaba exoftalmos, palpitaciones y bocio, e hizo una breve descripción del cuadro en el primer volumen de “‘Elements of Pathology and Therapeutics”, publicado en 1815; pero la descripción completa de varios pacientes con la misma entidad hubo de esperar a 1825 cuando su hijo publicó póstumamente escritos de Parry que no habían visto la luz previamente.

    Parry padeció a lo largo de su vida varios ataques de gota y cólicos nefríticos. En 1816 sufrió un ictus que lo dejó hemiparético, y finalmente falleció en 1822 a los 67 años de edad.

    Giuseppe Flajani

    Giuseppe Flajani nació en Ancarano (Italia) hacia 1770. Cursó los estudios elementales en su ciudad natal y a los 17 años marchó a Roma, donde estudió Medicina graduándose en 1761. Avezado anatomista, trabajó en el hospital San Spirito de Roma, del que llegó a ser cirujano jefe en 1772. En 1776 fue nombrado médico personal del papa Pío VI.

    hipertiroidismo autoinmune

    En 1802, en el tercer tomo de su “Collezioni di osservazioni e reflessioni di chirurgia” describió el caso de un joven pintor español que sufría un cuadro de bocio y palpitaciones que le obligó a dejar sus actividades. Al contrario que Graves, Flajani postuló que el origen del cuadro estaba en el tiroides y lo trató aplicando sobre el mismo compresas con sales amoniacales.

    Falleció en Roma de patología pulmonar en 1808.

    Antonio Giuseppe Tèsta

    Antonio Giuseppe Tèsta nació en Ferrara (Italia) en 1756. Hijo de un médico, siguió los pasos de su padre estudiando Medicina en Bolonia. Tras su graduación acompañó a un senador italiano en un viaje de tres años por Francia, Inglaterra y Holanda, lo que le sirvió para ampliar sus conocimientos médicos. A su regreso obtuvo diversos nombramientos para puestos asistenciales y académicos, llegando a ocupar la cátedra de Clínica Médica de la Universidad de Bolonia en 1803.

    Además de su actividad médica y académica era un gran aficionado a la Literatura (llegó a escribir obras literarias) y a las Bellas Artes, reuniendo una modesta colección de pintura. Entre 1810 y 1812 público su gran obra, “Delle malattie del cuore, loro cagioni, specie, segni e cura” en la que describe la asociación de bocio y palpitaciones. Falleció en Roma en 1814

    Como vemos, al menos cinco autores describieron en la primera mitad del siglo XIX el hipertiroidismo primario por anticuerpos estimulantes del receptor de TSH. Aparte de este hecho, casi todos tuvieron en común el completar su formación fuera de sus países de origen, el interés que mostraron en divulgar sus hallazgos mediante publicaciones científicas y el que, además de su dedicación a la Medicina, encontraron tiempo para emplearlo en otras ramas del saber, poniendo de manifiesto una vez más que, como decía Letamendi, “el que solo sabe de Medicina ni de eso sabe”.

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *

    Diario Sanitario · Sapere aude | Atrévete a saber

    Suscríbete a nuestra lista de correo

    Apúntate a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias de Diario Sanitario.

    Te has suscrito satisfactoriamente!