• ¿Por qué la hospitalización en casa?

    El Autor

    Dr Manuel Mirón

    Presidente de la SEHAD

    La actividad de hospitalización a domicilio surge en España en el año 1981 en el Hospital Provincial de Madrid, actual Hospital General Universitario Gregorio Marañón. En los años siguientes se crearon unidades en los hospitales de Cruces en Barakaldo (1983), Virgen del Rocío de Sevilla (1984), Marqués de Valdecilla de Santander (1984), General Yagüe de Burgos y Juan Canalejo de A Coruña (1987).

    La actividad de hospitalización a domicilio surge en España en el año 1981 en el Hospital Provincial de Madrid.

    La actividad de hospitalización a domicilio surge en España en el año 1981

    Desde entonces se han ido incorporando nuevas unidades a la red de hospitalización a domicilio en España y en la actualidad existe más de 130. Las comunidades autónomas con un mayor desarrollo de servicios de hospitalización a domicilio son País Vasco, Cataluña, Comunidad Valenciana, Galicia, Madrid y Canarias.

    En otras regiones, aunque el número de unidades es menor, se da servicio a gran parte de la población como es el caso de La Rioja, Navarra y Cantabria.

    A nivel internacional, las primeras experiencias se desarrollaron en Estados Unidos a finales de los años 40 del siglo pasado desde donde progresivamente se extendieron a países como Francia, Canadá, Suecia, Australia y Reino Unido.

    En la actualidad, existe una comunidad internacional de hospitalización a domicilio donde están representados, además de los países mencionados, otros pertenecientes a Asia y Latinoamérica.

    SEHAD

    En España, la hospitalización a domicilio está articulada a través de la Sociedad Española de Hospitalización a Domicilio (SEHAD) y Grupos de Trabajo de otras sociedades científicas. La SEHAD se constituyó formalmente en 2006 en el congreso nacional celebrado en El Escorial. Anteriormente existía una federación española de hospitalización a domicilio en la que se compartían experiencias y se organizaban congresos bianuales.

    La SEHAD cuenta con más de 500 socios con perfiles profesionales multidisciplinares (principalmente médicos y enfermeras) y multiespecialidad (medicina interna, medicina familiar y comunitaria, geriatría, neumología). Más recientemente se han incorporado otras especialidades como pediatría, hematología y psiquiatría.

    Desde hace años, la SEHAD ha desempeñado un papel central en el desarrollo de la hospitalización a domicilio en España. En el año 2016 se presentó en el Congreso de Las Palmas de Gran Canarias el plan estratégico HaD2020 a cuatro años vista. Con la participación de socios y líderes de opinión en hospitalización a domicilio, en ese plan se dibujaron las líneas estratégicas que la sociedad consideraba prioritarias. Desde entonces, las sucesivas Juntas Directivas han ido desplegando muchas de esas líneas estratégicas con el objetivo de convertirse en una organización de referencia para la sociedad civil, los profesionales sanitarios, los gestores y decisores, las autoridades políticas y la industria farmacéutica y otros proveedores.

    2020

    Fue en el año 2020, a consecuencia de la pandemia de COVID-19, cuando la hospitalización a domicilio tomó una mayor relevancia y protagonismo al facilitar la atención a los pacientes en un entorno más amigable, contrarrestar el colapso de los hospitales, atender a los pacientes en las residencias de mayores y, también, a facilitar una muerte digna en el domicilio rodeados de sus seres queridos a los pacientes que, a pesar de las medidas terapéuticas aplicadas, no lograron sobrevivir.

    Desde entonces, la hospitalización a domicilio ha despertado un mayor interés entre profesionales, gestores y políticos. En la actualidad, hay una corriente favorable para potenciar este modelo asistencial. Sin embargo, todavía existen numerosas carencias y limitaciones. Hay comunidades autónomas donde la hospitalización domicilio está poco (o nada) implantada. Esto crea un clima de inequidad y perjuicio entre los ciudadanos y sus familiares.

    Tampoco existe un currículum formativo específico para la formación de los profesionales. Además, existen numerosas carencias regulatorias y lagunas legales respecto al ejercicio de la hospitalización a domicilio. Los próximos años serán determinantes para avanzar hacia un modelo de hospitalización domicilio más justo y equitativo, seguro y de calidad; y, en ese proceso, la SEHAD debe posicionarse como organización líder frente a la sociedad y frente a los profesionales.

    Ventajas

    Las ventajas de la hospitalización a domicilio son múltiples, como múltiples son los estudios científicos que las avalan. Sin duda, las de mayor relevancia son las que atañen a pacientes y familiares. Para ellos, la hospitalización a domicilio representa la oportunidad de ser atendidos de sus enfermedades con la misma intensidad que si estuviesen en el hospital. Para ello, es necesario que el paciente no se encuentre en situación de gravedad, que se haya establecido un diagnóstico que permita la aplicación de los tratamientos que necesite y, en la mayoría de los casos, que cuente con un cuidador que atienda las necesidades “no sanitarias”.

    La consecuencia de este tipo de atención es una mayor intimidad y comodidad para los pacientes y una normalización del entorno familiar, ya que se evitan tiempos en desplazamientos y los inconvenientes de los acompañamientos hospitalarios. Pero, además, numerosos estudios han puesto de manifiesto que los pacientes atendidos en casa presentan menos complicaciones que los atendidos en el hospital.

    Entre esas complicaciones se encuentran: el deterioro funcional, cognitivo y emocional; el síndrome confusional y los estados de agitación (sobre todo en personas mayores); las úlceras por encamamiento y las infecciones por microorganismos de elevada resistencia a los antibióticos.

    Menores tasas de mortalidad

    Como consecuencia, algunos trabajos científicos también han reportado menores tasas de mortalidad y reingresos tras el alta hospitalaria en los pacientes atendidos en sus casas. Además, tratar a los pacientes en sus respectivos domicilios permite aumentar la capacidad de atención de los hospitales sin la necesidad de construir costosas infraestructuras, y dedicar los recursos hospitalarios a los pacientes muy graves con los que se necesita una elevada intensidad de cuidados y tratamientos complejos.

    En este sentido, es importante destacar que los recursos que utilizan las unidades de hospitalización a domicilio son proporcionados por el propio hospital, y que los pacientes mantienen el mismo orden de prioridad en la realización de estudios y pruebas que si estuviesen ingresados en una planta de hospital.

    De esta manera, los pacientes reciben tratamientos por vía intravenosa con antibióticos, diuréticos, corticoides, hierro, quimioterápicos, etc., sueroterapia, transfusiones sanguíneas, terapias respiratorias, así como cuidados y curas de todo tipo de heridas complejas, muy especialmente las ocasionadas por intervenciones quirúrgicas, y cuidados paliativos agudos. Los pacientes tienen acceso a cualquier recurso diagnóstico y a cualquier médico especialista hospitalario como cualquier otro paciente ingresado.

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *