• “Necesitamos una unidad de investigación hematológica”

    El Autor

    Sara Manzano

    Periodista y profesora

    Jesús Lorenzo Algarra, hematólogo del Hospital General Universitario de Albacete, reflexiona sobre la necesidad de crear una unidad de investigación hematológica durante una charla mantenida con el equipo directivo de la asociación Yo me pido vida.

    investigación hematológica
    La Unidad de Investigación Hematológica de Albacete debería iniciar su andadura en 2020. El freno es económico.

    Cinco ensayos clínicos avalan un proyecto que está en el aire

    Hace ya seis años que el Servicio de Hematología del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete comenzaba a reportar datos y a adecuarse a los protocolos de la Fundación PETHEMA (Programa Español de Tratamientos en Hematología) para iniciarse en la investigación clínica. Desde entonces, tal y como relata el hematólogo Jesús Lorenzo Algarra, ha finalizado el periodo de reclutamiento de un total de tres ensayos clínicos y hay otros dos vigentes en la actualidad centrados en la Leucemia Mieloblastica Aguda (LMA), a los que se suma un par más, dedicados al Mieloma Múltiple. Sin embargo, pese al trabajo realizado, todavía hoy no se han dado las circunstancias para que vea la luz una unidad de investigación en el centro hospitalario.

    Algarra insiste en la necesidad de que este 2020 sea el año en el que comience esta andadura porque si se echa un vistazo a los datos “solo un 25% de pacientes con LMA, consigue una curación siguiendo un protocolo de tratamientos estándares”, mientras que el resto requiere tratamientos no comercializados, dependientes de ensayos clínicos. Aunque asegura que el Hospital de Albacete siempre ha tenido muy buenos contactos con el Hospital Universitario y Politécnico La Fe, de Valencia, dotado de una potente unidad de investigación, y al que se suele derivar a aquellos pacientes que lo precisan, es consciente de que los albaceteños, y los castellano-manchegos en general, necesitan este nuevo empuje para “tener la oportunidad de ser tratados aquí”, y evitar así los trastornos que conlleva un traslado, tanto para el paciente como para las familias, en una situación tan delicada.

    El freno económico

    El motivo de que aún no se haya puesto en marcha tan deseada unidad es, como suele ser habitual, de calado económico. El hematólogo asegura que el primer paso es recaudar fondos para aumentar en número el personal de área, pues los pacientes que entran en un ensayo “requieren de unas atenciones y cuidados que conllevan un aumento de tiempo y trabajo”. Concretamente, traduce ese primer paso en la contratación de una enfermera coordinadora de ensayo, “que vendría a costar unos 38.000 euros”.

    Yo me pido vida

    investigación hematológica

    En este punto, Algarra pone en relieve la labor “fundamental” de asociaciones como la albaceteña Yo me pido vida, porque es esencial “la recepción de aportes económicos”, que en muchas ocasiones no aparecerían si no es mediante esta fórmula. Destaca que para este tipo de enfermedades, “los fármacos requieren una gran inversión que hace que salgan al mercado a precios muy altos” y, además, “su aprobación tarda mucho tiempo y muchos de nuestros pacientes no tienen tiempo”.

    Desde Yo me pido vida ya se realizó una primera donación de 10.000 euros al servicio de hematología del Hospital de Albacete y se trabaja por aumentar esa cifra para que este 2020 sea el año en que el vea la luz esa unidad de investigación para la cura de las enfermedades hematológicas.

    Hemeroteca:

    Fundación pública, la fórmula que necesita la investigación

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *