• Ciudad Real: área sanitaria con más sellos de calidad

    El centro de simulación clínica avanzada del Hospital General Universitario de Ciudad Real ha recibido la certificación ISO 9001. Se trata del primer Centro de Simulación del país que recibe la certificación cumpliendo con los requisitos de la norma UNE‐EN ISO 9001: 2015.

    El centro de simulación clínica de Ciudad Real ha recibido la certificación ISO 9001

    Así lo ha anunciado el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, durante una visita al centro ciudadrealeño en la que ha destacado la importancia de seguir siendo un referente en calidad con un “proyecto docente único en nuestra región que ha abierto una nueva dimensión en la docencia sanitaria”.

    Contar con la certificación ISO 9001 bajo la norma europea de calidad sitúa a Castilla-La Mancha como “la primera región que tiene un centro de simulación clínica avanzada acreditado en nuestro país”. Un proceso que, tal y como ha subrayado el consejero, “será publicado próximamente en la revista de factor de impacto Clinical Simulation in Nursing”.

    Es el caso, ha añadido el consejero de Sanidad, de la atención al paciente diabético del centro de salud de Bolaños, que ha obtenido también la ISO 9001. “Contar con una certificación en Atención Primaria es ejemplo de la calidad con la que se trabaja en nuestros centros de salud y consultorios”, ha manifestado Fernández Sanz.

    La Gerencia con más áreas certificadas

    Durante la visita, el consejero de Sanidad ha estado acompañado por el gerente del área, Alberto Jara, quien ha puesto en valor los 19 dispositivos acreditados con la norma ISO 9001, que sitúa a Ciudad Real como la Gerencia de Área Integrada con mayor número de acreditaciones de calidad de nuestra región, entre las que destacan la primera conseguida por un centro de Atención Primaria, como es el caso de Bolaños que cuenta con la evaluación de calidad del proceso de atención al paciente diabético, así como la reciente del centro de Simulación clínica avanzada que “nos sitúa en el mapa nacional con un nuevo modelo formativo pionero y de futuro”.

    Jara ha avanzado que se está trabajando para conseguir nuevas certificaciones de calidad en distintas áreas. Una de las que han empezado a dar pasos es el biobanco, según ha subrayado el responsable del área.

    Proceso de certificación

    Por su parte, uno de los instructores responsables del aula de simulación, el doctor Víctor Baladrón, ha expuesto el proceso que se ha seguido hasta conseguir la certificación. “Recibir este tipo de certificación implica que el Centro ha sido reconocido de acuerdo a la norma por su trabajo por procesos, cumpliendo todos los requisitos de la misma, lo cual implica una garantía de mejora continua, cuantificable y evaluable”, ha destacado.

    Para recibir la certificación, explica el coordinador de Investigación, Docencia, Formación y Calidad, Francisco Javier Redondo, el primer paso es que exista una valoración por parte de la dirección del centro, completa, adecuada y ajustada a la realidad de la organización y del sistema de gestión, incidiendo en el margen de mejora que pueda existir.

    Auditoría interna 

    También ha de someterse a una evaluación interna por personal del Sescam (auditoría interna), adecuadamente cualificado y externo al hospital. La auditoría externa evalúa que los procesos desarrollados estén implantados y se desarrollen de forma adecuada y continuada siguiendo los requisitos de la norma y evolucionando en pro de una mejora continua. También que sea posible evaluar si existen deficiencias para poder solventarlas, ha añadido Redondo.
     
     El trabajo por procesos permite al centro tener una misión, visión y valores junto a unas líneas estratégicas con unos objetivos de mejora que seguir y monitorizar por todos sus integrantes, siempre atendiendo a las expectativas de los diferentes grupos de interés.
     
     Trabajar por procesos (procesos estratégicos, operativos y de soporte) garantiza que las actividades que se desarrollan en el mismo se van a realizar de forma homogénea independientemente del personal que intervenga en ellas y atendiendo a las expectativas de los diferentes grupos de interés teniendo siempre en cuenta el ciclo de mejora continua de la calidad.

    Detección de problemas y debilidades

    También permite cuantificar la actividad y medir diferentes parámetros que ayudan a la detección de posibles debilidades o problemas con el fin de poder ser estudiados y corregidos lo antes posible. Todo esto es fundamental cuando la actividad de este tipo de centros crece, haciendo posible si no se siguen estas normas, que puedan aparecer problemas, diferencias de criterio o de actuación ante diferentes situaciones, que sin embargo pueden corregirse de forma global si se detectan con estas herramientas.

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *