• Izpisúa apoya una Academia de Medicina para Albacete

    El investigador hellinero Juan Carlos Izpisúa ha hecho escala en Albacete, en su periplo entre China y Estados Unidos, para asumir la presidencia de honor de la Sociedad de Medicina y Cirugía, que cumple medio siglo. El científico ha defendido una reivindicación histórica de esta sociedad, que Albacete tenga una Real Academia de Medicina, la primera de Castilla-La Mancha.

    Izpisúa, junto a miembros de la directiva de la Sociedad de Medicina y Cirugía de Albacete.
    Izpisúa junto a la directiva de la Sociedad de Medicina.

    Este investigador, de trato humilde y mente brillante, no ha cambiado su discurso. Ha insistido es que es fundamental «para la salud de todos nosotros, que se valore la investigación». Y es que en su laboratorio comprueba a diario que «la curación pasa por la investigación». 

    Izpisúa destaca el potencial de la investigación albaceteña

    Juan Carlos Izpisúa ha hecho hincapié en la calidad de las líneas de investigación con las que cuenta la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), como la del catedrático José Manuel Juiz, con quien colabora. No obstante, ha insistido en que estos grupos, que tienen el potencial, podrían hacer más si el apoyo de las administraciones públicas fuese mayor. 

    «La curación pasa por la investigación»

    Ahora la insignia de oro de la Sociedad de Medicina y Cirugía de Albacete la tiene el hombre que aspira a prevenir y curar más de 10.000 enfermedades monogénicas reparando la mutación que las provoca. Está convencido de que, «con las ayudas apropiadas», la curación de la retinosis pigmentaria o de las distrofias musculares está cerca. De hecho, el éxito en animales de laboratorio ya lo tiene. 

    En la imagen, Izpisúa, junto al presidente del Colegio de Médicos.
    Izpisúa también es colegiado de Honor del Colegio de Médicos de Albacete. En la imagen, con el presidente del colegio, Miguel Fernando Gómez.

    El investigador hellinero aspira a curar y prevenir más de 10.000 enfermedades

    El investigador, reciente Doctor Honoris Causa por la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), ha demostrado en ratones que puede corregir el libro vital de cualquier persona, el genoma, y curar la ceguera o la artritis. 

    Izpisúa ha insistido en que «quiero mucho a España», pero, de momento, no regresará de forma definitiva. Mantendrá su trabajo entre la Universidad Católica de Murcia (UCAM) y el Laboratorio de Expresión Génica del Salk Institute (La Jolla, EE UU). 

    También le puede interesar:

    Izpisúa, el triunfo de una madre

    Entre los más influyentes

    Academia de Medicina, asignatura pendiente

    Luz verde a la Ley de Academias

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *