• Los momentos más duros de nuestra vida profesional

    El Autor

    José Luis Cortés Monedero

    jefe de servicio de Medicina Intensiva

    En estos momentos, en que titulares periodísticos interesados y deplorables manifestaciones políticas parecen cuestionar la actuación de los profesionales de este hospital, los médicos del Servicio de Medicina Intensiva manifestamos:

    José Luis Cortés

    La pandemia del COVID-19 nos ha hecho enfrentarnos a una situación nueva, inesperada, que ha superado nuestra capacidad de respuesta como sociedad, como sistema sanitario, como hospital y como Servicio y puesto de manifiesto nuestras carencias asistenciales, por una parte, pero también la firmeza de nuestros valores y nuestra vocación de servicio en momentos muy difíciles.

    Nos han faltado monitores, respiradores, infraestructuras, tomas de gases…

    Lo que no nos ha faltado ha sido la ayuda de nuestros compañeros de todos los servicios

    En este hospital pequeño y envejecido, el Servicio de Medicina Intensiva ha tratado de dar el máximo de sus posibilidades, en línea con el resto de servicios y profesionales de todas las categorías. Nos han faltado monitores, respiradores, infraestructuras, tomas de gases… pero hemos tratado de sacar el máximo provecho de todos los recursos que el hospital y la sociedad han puesto en nuestras manos. Hemos multiplicado por cuatro las camas disponibles para tratar de atender las necesidades del mayor número de pacientes. Usando, por ejemplo, monitores de veterinaria, respiradores de transporte, cedidos, prestados, donados, en una gran corriente de solidaridad, sin la cual no hubiese sido posible. Hemos vivido, junto a muchos otros profesionales de este hospital, los momentos más duros de nuestra vida profesional por estrés, agotamiento y compartiendo el sufrimiento de pacientes y sus familiares alejados. Lo que no nos ha faltado ha sido la ayuda de nuestros compañeros de todos los servicios ni el apoyo de nuestra sociedad.

    Esta crisis no ha terminado

    Hemos superado una primera fase de crisis gracias a los recursos de profesionalidad, colaboración, compañerismo, calor humano y solidaridad y no por los recursos materiales. Vamos a tratar de mantener estos valores, trabajando junto al resto de nuestros compañeros porque esta crisis no ha terminado y no sabemos si lo peor ha pasado o está por venir.

    Albacete, 3 de mayo de 2020.

    En nombre de todos los miembros del Servicio:

    José Luis Cortés Monedero, jefe de servicio de Medicina Intensiva.

    Un comentario

    1. Así, la gratitud hacia los profesionales sanitarios, por su fantástica obra de arte y labor, y también, a la sociedad por su gran solidaridad y apoyo, que no se olvide, por ello, es conveniente, grabar esto en nuestro corazón y aprendamos la lección de cada crisis y problema.
      «Así, que esta gratitud ARRAIGUE en nuestro CORAZÓN».

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *