• “La muerte debería ser una asignatura en las facultades”

    “Todos vamos a morir”. Así suele empezar sus intervenciones el médico albaceteño Vicente Arráez. Y es que, aunque nadie duda ni desconoce esta afirmación, se evita de tal manera que, cuando llega el momento, se multiplica el sufrimiento. Este intensivista considera que el personal sanitario se centra en la enfermedad y, sin embargo, no sabe cómo resolver el proceso de morir.

    “La muerte debería ser una asignatura en las facultades”

    Arráez ha intervenido en la II Jornada sobre el proceso de la muerte y el buen morir, organizada por el Servicio de Anestesia y Reanimación del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete. Ante un auditorio de 300 personas, en su mayoría profesionales sanitarios, este gurú de la muerte ha hablado sin tapujos de un paso que, aunque inevitable, “no es patrimonio del sistema sanitario”.

    Convencido de que “morimos continuamente”, el doctor Arráez ha insistido en la importancia de que la muerte, junto con las habilidades de comunicación, sea una asignatura en las facultades.

    “Morimos continuamente”

    Para este médico, el hecho de ser facultativo, enfermera, celador o técnico no te prepara para resolver el proceso de morir, ya que el hecho de convivir con él no hace sino ponerlos a diario enfrente de su vulnerabilidad.

    Vicente Arráez ha tratado de compartir con su auditorio sus experiencias, así como ha descrito las aptitudes que deben tener los profesionales ante la muerte.

    Arráez considera que la clave está en la compasión

    Como médico de Cuidados Intensivos, con amplia expriencia en el proceso de la muerte, el doctor Arráez considera que la clave está en la compasión. Considera que “todos los seres humanos tenemos una esencia bondadosa”, a la que él apela.

    “En la práctica debemos ponernos delante de la persona que sufre, estar disponible, centrarnos en la persona y no solo en la enfermedad”.

    “Debemos centrarnos en la persona y no solo en la enfermedad”

    En su opinión, en todas las facultades, todo el entrenamiento se centra en tratar la enfermedad, pero hay un proceso constante sobre le que no se trabaja. De hecho, en los hospitales se evita el dolor físico con un arsenal de fármacos, pero no tanto el psicológico que acompaña a la muerte.

    Lo que ha dejado claro es que para Vicente Arráez la muerte no es el final. En su caso, no es un paso que le preocupe, ya que, tal y como confiesa, incluso “tengo curiosidad”.

    Sin entrar en creencias religiosas, este médico ha conseguido que la muerte, el histórico tabú, entre en el debate. “Morimos continuamente; está en el futuro y, sin embargo, en el ámbito sanitario nos queda mucho por trabajar”. Hablar de ella, de la muerte, ya es un paso.

    Vicente Arráez es autor del libro “La muerte y el morir”

    También le puede interesar:

    Profesionales sanitarios se forman en el buen morir

    Lassus - Asociación de Ayuda contra el síndrome depresivo

    Un comentario

    1. Dr. Lescano Ps Cl-Md

      Lo referido x el dr. Arráez es preciso, puntual y «puntilloso» x q nos ubica a enfermeras, médicos y psicólogos y, con mayor contundencia a estos últimos, en aquellos casos que hay que tomar decisiones consistentes y contundentes. Nos posiciona ante familiares y pcte para «metabolizar», mentalmente, la decisión que tomó Albert Einstein cuando le ofrecieron el marca-pasos y dijo: «gracias, es suficiente».

    Comentar

    Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

    *

    Diario Sanitario · Sapere aude | Atrévete a saber

    Suscríbete a nuestra lista de correo

    Apúntate a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias de Diario Sanitario.

    Te has suscrito satisfactoriamente!