• promoción nuevo mini
  • Los fisioterapeutas aconsejan que se ponga «en buenas manos»

    El Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España (CGCFE), ha lanzado una campaña publicitaria digital, a la que se suma el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Castilla-La Mancha (Coficam), para defender la profesionalidad en el ámbito de la Fisioterapia y luchar contra el intrusismo, bajo el eslogan: “En cada momento, en cada etapa. Siempre en buenas manos”.

    La campaña se dirige a la mayor parte de la población, para concienciar sobre las diversas especialidades que abarca la Fisioterapia y que ayudan a las personas en cada momento y etapa de la vida. Por otro lado, se quiere informar sobre las numerosas especialidades y el carácter multidisciplinar de esta profesión sanitaria, muchas veces desconocido en la sociedad, razón por la cual muchos pacientes no son conscientes de los beneficios que la Fisioterapia puede aportar a sus patologías.

    Esta acción, elaborada por el Grupo de Trabajo Divulgación de la Profesión, está compuesta por diversos materiales gráficos y audiovisuales, que se difundirán en soportes digitales y redes sociales. El spot principal de la campaña engloba todas las etapas y todas las especialidades, pero, además, la campaña incluye varias piezas específicas para algunas de las disciplinas: Fisioterapia geriátrica, Fisioterapia deportiva; Fisioterapia para suelo pélvico, Fisioterapia pediátrica y Fisioterapia respiratoria. Estos spots se complementan con banners y otras piezas gráficas.

    La campaña durará dos meses y con ella se espera ampliar el conocimiento y consolidar la percepción de la Fisioterapia como disciplina sanitaria en la sociedad. Según Miguel Villafaina, Presidente del Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España: “Los fisioterapeutas, como profesionales sanitarios y expertos cualificados en las alteraciones del movimiento, empleando el ejercicio terapéutico como uno de los procedimientos terapéuticos esenciales, ayudamos a prevenir enfermedades, a superar limitaciones físicas y a gestionar el dolor mediante programas específicos, adaptados a las necesidades y características de cada paciente. Por ello es fundamental que la sociedad amplíe su visión sobre nuestra profesión, sus especialidades y sus funciones terapéuticas”.